• Regístrate
Estás leyendo: La libertad creativa es lo mejor para todos: Yoshua Mintz
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 00:19 Hoy

La libertad creativa es lo mejor para todos: Yoshua Mintz

El asesor de la Presidencia de Tv Azteca, habla de su desempeño en esa televisora, de que la innovación es su principal herramienta y de su satisfacción por colocar a Telemundo como líder en EU.

Publicidad
Publicidad

Adriana Jiménez Rivera

Yoshua Mintz, quien ocupa el cargo de asesor de la Presidencia de Tv Azteca, y ha trabajado por años en la televisión. Televisa, Telemundo, Argos son algunos de los sellos a los que ha aportado su creatividad, pero sobre todo la herramienta que asegura siempre lo ha acompañado para alcanzar el éxito, “la innovación”.

En su historial hay títulos que se han convertido en clásicos, aunque reconoce que El señor de los cielos siempre será una historia de la que se acordará porque apostó por ella, al grado de jugarse su trabajo en Telemundo, cadena que llevó al liderato en Estados Unidos.

Desde 2016 se desempeña en Tv Azteca, cadena que al contratarlo generó su retorno “a mi país, luego de 15 años de trabajar fuera”, lo cual agradece porque ha vuelto en el momento en el que se dio el término de las exclusividades y la apertura a la creatividad. Realidad que celebra “porque con ello se acabo el freno que tenía la creatividad en la televisión”.

Ya llevas varios meses trabajando para Tv Azteca, ¿cómo ha sido tu regreso a México, se han cumplido las expectativas?

Lo primero es que he tenido la confianza y el apoyo de la Dirección General de la compañía, si no tuviera la confianza y el apoyo de Benjamín Salinas no estaría pasando nada. Para empezar no estaría aquí. La razón principal por la que trabajo tan contento y a gusto en Tv Azteca es que tengo la confianza y la guía de Benjamín porque tengo una misión, me lo han dicho muy claro: entretenimiento de alta calidad e innovador.

Y teniendo esas premisas muy claras es más fácil lograr las metas. Hay ciclos porque el desarrollo del entretenimiento no es inmediato, lleva tiempo; en lo que encuentras las ideas, desarrollas las historias, algunas te funcionan en el desarrollo, otras no; el proceso de maduración normalmente es entre seis meses y un año.

Te he visto reír al ver algunas de las producciones a tu cargo, como "Tres familias", ¿Después de tantos años ¿te sigues emocionando?

El día que no ría, no llore, que no me divierta, o no me enamore de lo que esté haciendo, no lo estaré haciendo bien.

Las escenas las sigo viendo, y te digo la verdad, veo sus perfecciones, pero también sus imperfecciones, pero de esas no me río, me quedo callado. Gozo mucho lo que hago, creo que lo más te da la experiencia en este negocio es lo que te dice tu estómago. Normalmente si tu estómago te dice que algo está mal, es porque seguramente algo está mal. Ya cuando ves que está bien, bueno, ahí la audiencia tiene mucho que ver.

Yo veo 7 u 8 veces los capítulos de una producción y me siguen pareciendo que le van a cumplir a la audiencia. Finalmente, yo hago televisión para la audiencia que me ve, no hago televisión para mí.

Haciendo una autovaloración, ¿qué es lo que consideras que te distingue como productor?

La innovación. Cuando me doy cuenta de que estoy haciendo algo que no está innovando es cuando normalmente me ha ido mal. Cuando veo algo que digo: ‘mmm esto me aburre, creo que ya pasó antes’, sé que no va a ser necesariamente un éxito, pero cuando estoy viendo que hay innovación es cuando más satisfecho estoy.

¿De dónde surgen tantas ideas? Fuiste creativo de la serie "El Seños de los cielos" que ha derivado en muchas historias con esa temática, ahora estás en Azteca y ya has propuesto historias como "Tres familias", "La hija pródiga" y "Las malcriadas".

Estoy expuesto, tengo un equipo de gente muy creativa, y estoy expuesto a lo que pasa en el mundo; y los años que tengo me dan la sensibilidad para saber qué puede caminar y qué no.

Pero definitivamente creo que la gente que escribe es la clave de la semilla más importante. Sin una buena historia, sin un buen libreto no hay un punto de partida.

Mucha gente lo dice, y estoy de acuerdo con la premisa de que de un muy buen libreto, así seas un productor regular, vas a tener un producto bueno; pero si no tienes un buen libreto, por más buen productor que seas y recursos que tengas, no vas a hacer un buen producto. Entonces, la parte literaria es donde más me concentro.

Dices que cuando haces televisión piensas en para quién va dirigida pero ¿a ti que te entretiene?

Como yo tengo la cabeza el 95 por ciento metido en ficción, el tiempo que me queda o que no estoy pensando en ficción, se lo dedico a mi familia y el otro poquito de tiempo que me queda, me dedico a leer no ficción, sobre todo historia.

Cuando veo televisión en mi tiempo libre, trato de ver las producciones más importantes del resto del mundo; a veces veo un programa finlandés, uno francés o uno alemán...

Hablabas de ciclos y te está tocando ver el término de las exclusividades en las televisoras ¿crees que será una acción que beneficiará a la audiencia?

Sí, la libertad creativa es lo mejor que le puede pasar a todos los que estamos metidos en el proceso de generación de contenido: los directores, los productores, los actores, los escritores; al final de cuentas todo esto hace que haya innovación y mejores productos, y el público se verá beneficiado.

En ningún país industrializado existe el mercado cerrado; en donde se genera entretenimiento de altísima calidad no existe el sistema de mercado cerrado, de exclusividades, no puedes porque no estás generando ni impulsando creatividad; si no hay competencia, no hay manera de mejorar los productos; y súmale a eso los cambios que están pasando en la manera de consumir y desarrollar programas de entretenimiento.

El monopolio de la creatividad fue un freno muy importante para el desarrollo de la televisión en México, creo que ese freno se ha quitado y creo que todos los creativos están buscando, no televisoras, sino proyectos donde puedan escribir en las mejores ideas, en donde puedan actuar los mejores planes y donde puedan encontrarse de una manera artísticamente cómodos.

¿Cuál es tu reto en Tv Azteca?

El reto de Tv Azteca y de cualquier televisora es ganar una audiencia, es lograr una consistencia programática importante; la palabra clave definitivamente es innovación.

¿Cómo definirías tu historia en el mundo del entretenimiento?

Partamos de una premisa muy importante: la televisión es muy efímera, es de momentos. Yo diría que la gente se va a acordar de mí, en mi paso por la televisión. Primero de haber llevado a un canal (Telemundo), que estaba en un lejano segundo lugar, a ser líder en su mercado, y eso fue en Estados Unidos; con muchísimas limitaciones, David le ganó a Golliat. Y pasó, y no una vez, sino que se logró metódicamente y lo logré innovando y generando un monstruo, que es lo que es ahora ese canal. También me voy a acordar de El señor de los cielos porque fue el riesgo más grande que tomé, que prácticamente me iba a costar mi trabajo si no salía bien, pero la apuesta por el proyecto, por el actor principal (Rafael Amaya) que tomé, pago muy bien, y de 60 capítulos, ahora es una franquicia. Creo que se van a acordar de mí por haber inventado las franquicias en la televisión, porque ningún otro lugar ha hecho franquicias de 5 o 4 temporadas como ahora se hace.

Y espero que se acuerden de mí porque trabajé en Tv Azteca e hice un trabajo importante al regresar a mi país después de 15 años de haber trabajado afuera, pero espero que se acuerden de mí por haber sido una buena persona, un buen ejecutivo; espero que nunca se diga que pise a alguien para crecer, ni que fui injusto; mira, con que digan que fui una buena persona y tuve un par de éxitos, me voy a dar por bien servido.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.