• Regístrate
Estás leyendo: Isabel Preysler y Vargas Llosa, la pareja del verano
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 17:15 Hoy

Isabel Preysler y Vargas Llosa, la pareja del verano

Un escándalo mediático y muchas páginas en la prensa del corazón ha provocado el posible divorcio del Premio Nobel y la relación que sostiene con la celebrité española.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Carlos Rubio Rosell

Como don Rigoberto en Elogio de la madrastra, para Mario Vargas Llosa la perspectiva de encontrar en el lecho a Isabel Preysler, esperándolo en una semimodorra sensual, todas sus turgencias alertas y prontas a ser despertadas por sus caricias, lo escarapeló de la cabeza a los pies. Quizá también haya murmurado: "Has cumplido 64 años y nunca has sido más bella". Y luego, casi con toda seguridad, a sus propios 79 años: "Te amo, Isabel". Pero un segundo antes de que todo eso fuese posible, don Mario tuvo que advertir en uno de los espejos del tocador donde se afeita por las mañanas, que sus emociones y devaneos trocarían su humanidad en una silueta beligerante, porque su romance con la celebrité española de origen filipino, ha despertado a la bestia de la prensa del corazón y los chismes sobre su vida privada corren en aluviones de ríos de tinta sobre papel cuché.

Eso, más el dolor y la ira de su hasta ahora inseparable Patricia, con quien estaba unido desde hace 50 años en un matrimonio que parecía blindado, a prueba de famas y cronopios, y al que finalmente una mujer exquisita, elegante y viuda, que fuera pareja de un marqués (de Griñón), de un cantante (Julio Iglesias) y de un político (Miguel Boyer), ha puesto fin con guante blanco, filtrando la noticia en su revista de cabecera, Hola!

Una noticia que ha sorprendido a propios y extraños, y que desde entonces es la comidilla del reino español. La socialité y el escritor habían sido sorprendidos a la salida de un restaurante de Madrid, momento que fue reproducido por la revista, confirmando así la relación. Pero el romance, que podría haber comenzado hace cuatro meses, es sin duda el inicio de una batalla legal entre el Nobel y su mujer, Patricia Llosa, para repartir la fortuna y el patrimonio que comparten, valorado en 10 millones de euros, aunque la madre de sus tres hijos ha dicho que ese divorcio, por el que le correspondería la mitad de la fortuna del escritor —en la que se incluyen varios inmuebles de lujo situados en Lima, Manhattan, París, Madrid y Londres—, no será un camino de rosas. La idea de Vargas Llosa, dicen en los mentideros, es ofrecer a su mujer varias propiedades así como una pensión compensatoria, que podría corresponder a la mitad de sus ingresos por derechos de autor.

Y a medida que pasan los días y la bestia alimenta el morbo popular y los personajes se esfuman de la prensa, se van conociendo más detalles de cómo ha surgido la relación. Algunos cronistas sostienen que el flechazo surgió en febrero pasado, durante el estreno teatral de la obra del Nobel Los cuentos de la peste, un inédito basado en el Decamerón que protagonizó el propio don Mario en las tablas del Teatro Español al lado de la bella Aitana Sánchez Gijón. Tras una función, la Preysler visitó el camerino del escritor para saludarlo y quedaron en volver a verse, aprovechando la ausencia de Patricia, quien en esas fechas viajó a Lima.

Más tarde, en marzo, Vargas Llosa se trasladó a Perú para continuar con sus compromisos profesionales y, en todo momento, su mujer le acompañó y parecía mantenerse la férrea unión. De hecho, la pareja celebró a finales de mayo sus bodas de oro en Nueva York, acompañados de sus más allegados, y Susana Abad, mujer de Álvaro, el primer hijo de la pareja, publicó en su cuenta de Twitter dos fotografías de la celebración en la que se podía ver a la pareja sonriente y brindando por el medio siglo de su matrimonio. El jueves 25 de junio la web española del ABC reveló un video casero de esa celebración, realizada en uno de los restaurantes más lujosos de Nueva York y a la que asistieron sus hijos con sus respectivas parejas y sus siete nietos.

Durante la reunión, es María Josefina, una de las nietas, quien felicita a don Mario y a Patricia por sus 50 años de casados. "Agradecerles a mis abuelos, estamos muy orgullosos de ustedes. Imagino que llegar a los 50 debe ser muy difícil. Nadie casi llega hoy en día. Les deseo felicidades. Les queremos agradecer todo lo que hacen por nosotros, los queremos mucho y espero celebrar muchos aniversarios más", dice María Josefina.

Patricia emitió un comunicado en el que asegura que estaba dolida y sorprendida, porque este video desmiente la versión del escritor, quien aseguró que se trataba de una graduación y no la celebración por sus 50 años de matrimonio.

En cuanto a don Mario, fue prácticamente "cazado" en un acto público y dijo ante la cámara que lo sugerido por la prensa, su relación con Isabel Preysler, era cierta. Y ciertos son los encuentros que sostienen a diario y la separación física de Patricia. Como declaró una de las hijas de Isabel y hermana de Enrique Iglesias, "son pareja y están felices e ilusionados". Asimismo, aseguró que las fotos publicadas por la revista no fueron sorpresa para ninguno de los dos, pues la pareja autorizó que se hicieran públicas. La hija de Preysler declaró que "es una relación firme y cada paso que se ha dado, desde el viaje a Londres hasta la fotografía de espaldas de la pareja, está perfectamente orquestado por los protagonistas de la historia. Él no se ha desayunado con una sorpresa", agregó.

El circo mediático no se ha hecho esperar. En este momento hay ofertas para que la pareja ofrezca alguna entrevista exclusiva, por lo que se manejan sumas descabelladas que se podrían pagar si en ella participan ambos y que suben de cotización como en la Bolsa: empezaron en 600 mil euros, pero hoy se pagaría, dice algún cronista social, hasta un millón de euros, aunque si solo es ella pagarían menos, pero pagarían también.

Pocos días antes de la publicación de la portada de la revista Hola!, Vargas Llosa quiso dar un golpe de efecto y comunicó a su mujer e hijos su decisión de separarse, en un gesto para intentar reducir el impacto que podría tener en su familia la portada de la revista; a pesar de ello, la publicación fue un mazazo para su ex mujer, que se vio empujada a hacer público un comunicado manifestando su desconcierto y su tristeza por las fotografías publicadas, y que tendría esperanzas en que don Mario recapacitara y volviera. En declaraciones a La otra crónica del diario madrileño El Mundo, varias amigas de Patricia cuentan que "es probable que no se divorcie tan deprisa". "Patricia está esperanzada porque Mario está acostumbrado a ser el centro absoluto de la atención, y ella era además de esposa, su más fiel secretaria", añaden las mismas fuentes.

Vargas Llosa y Preysler son calificados como "la pareja del verano" y el asedio mediático va en espiral ascendente, rodeándolos de polémica. La última, una simple cancelación, con menos de 24 horas de antelación, de la asistencia de la hija de Isabel, Tamara Falcó, porque se encontraba indispuesta por una afección estomacal y tuvo que ser sustituida por Elsa Pataky. Pero igual algunos medios de comunicación han insistido sobre si realmente Falcó estaba enferma o pretendía evitar las preguntas de los reporteros sobre su madre y Vargas Llosa.

El divorcio será una agonía en manos de tinterillos ávidos. Pero, como Fonchito, don Mario no tendrá remordimientos. Esperemos que no le ocurra lo que a don Rigoberto, a quien el rico y original mundo nocturno de sueño y deseo en libertad, que con tanto empeño había erigido, acabó por reventar como una burbuja de jabón. Y súbitamente, su maltratada fantasía desee, con desesperación, transmutarse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.