• Regístrate
Estás leyendo: El Hell & Heaven se apodera del Autódromo con fiesta de metal
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 19:33 Hoy

El Hell & Heaven se apodera del Autódromo con fiesta de metal

Cuando de metal se trata la división entre el cielo y el infierno no es palpable, o al menos no lo fue anoche en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

1 / 5
Publicidad
Publicidad

Cuando de metal se trata la división entre el cielo y el infierno no es palpable, o al menos no lo fue anoche en el Autódromo Hermanos Rodríguez, donde más de 80 mil personas se apoderaron del mismo espacio con un solo ritmo como religión.

La jornada del Hell & Heaven Metal Festival inició desde las 12 horas, cuando los primeros fans del metal llegaron a la curva 4 para iniciar la jornada.

Pese a lo potente del sol, predominaban los atuendos oscuros: playeras con logos de diversas bandas, chamarras de cuero, medias rasgadas y botas resistentes a los saltos y pisotones.

En total fueron 59 bandas las que se presentaron en los cinco escenarios del lugar, pasadas las 19 horas Sepultura pisó el True Metal Stage con buen público, pues, como prometieron fueron anfitriones de la gran fiesta para celebrar 30 años de carrera y 20 de Roots, que es considerado su mejor disco.

Casi al mismo tiempo Epica hacía suyo el Hell Stage, donde la audiencia se dejó enamorar por su metal sinfónico y también por la belleza de Simone Simons, la vocalista, quien lució un atuendo de piel que enloqueció al género masculino.

Ya entrada la noche Ghost llegó al escenario principal y el Papa Emeritus IIl y sus Nameless Gholus se apoderaron de las almas de la audiencia con temas como “Cirice” y “Monster Clock”, pero fue pocos minutos antes de cerrar su presentación cuando provocaron una catarsis general al grito de “Fuck you, Donald Trump”.

Otra de las agrupaciones más esperadas fue Suicidal Tendencies, pues era la primera vez que visitaba México con Dave Lombardo en la batería.

El ex integrante de Slayer consiguió robar un considerable público a Ghost, que tocaba en paralelo en el Heaven Stage, pero no defraudó, pues el estruendo de su batería complació a quienes no paraban de alabarlo con ovaciones y gritos.

“Can’t Bring me Down”, “Subliminal” y “Freedumb” fueron algunas de las canciones que la banda tocó.

Al cierre de esta edición Twisted Sister había salido al escenario, en lo que sería su última presentación, ya que anunciaron su reitro. La clausura estaría a cargo de Rammstein, que regresó a México después de cinco años de ausencia, y pese a que no proporcionan nuevo disco era suficiente saber que traerían sus éxitos y su nuevo sencillo “Ramm 4”.

Además, la noche aguardaba un gran espectáculo visual a cargo de la banda, pues Till Lindemann, su vocalista, es pirómano certificado y su show prometía un gran despliegue de pirotecnia y llamas en el escenario.


Festival incluyente

Tal como anticiparon los organizadores, el festival tuvo accesos especiales para los discapacitados. Una tarima permitía que sillas de ruedas se acomodaran para tener una mejor vista.

También se pensó en quienes iban en familia, pues hubo actividades para los más pequeños en un área con juegos inflables y actividades dinámicas, aunque se mantuvieron pegados con sus padres disfrutando del evento.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.