• Regístrate
Estás leyendo: "He vivido todas mis canciones": Luis Álvarez, 'El Haragán'
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 21:45 Hoy

"He vivido todas mis canciones": Luis Álvarez, 'El Haragán'

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Luis Álvarez, El Haragán, empezó con la guitarra cuando tenía 10 años. Dejó la escuela y se subió a tocar en los camiones que iban de Indios Verdes a Ciudad Universitaria. Desde entonces, el músico no se ha bajado del redil y es líder de una de las bandas emblemáticas del rock urbano —aunque reniegue del término—. Su disco más reciente, Raíz, contiene puro blues, por ello convocó a dos viejos lobos de mar: Denis Parker y Junior Boy Jones.

Antes del rock era el blues…

Se dice que el rock es el único hijo del jazz y del blues. De la base del rock, surge toda la música popular que conocemos ahora.

¿Y el rock urbano?

Todo el mal llamado rock urbano es rock en su base. Cualquier ramificación, ya sea pop, rock urbano, psicodélico, heavy-metal, tiene que ver con Elvis Presley y los Beatles.

¿Será que la revolución apenas le hace justicia?

Haragán siempre ha sido un grupo familiar. Tocamos igual en prepas que en reclusorios. La revolución nos hace justicia en tanto que tenemos seguidores que van desde los tres hasta los 100 años de edad. Ojalá algún día uno de nuestros fans llegue a ser presidente para que me eche la mano.

No imagino a políticos escuchando su música…

Me he encontrado a algunos que aseguran haberme visto en la prepa o el CCH.

¿Quién se lo ha dicho?

A diario conozco mucha gente y es difícil memorizar los nombres, pero recuerdo que son diputados, presidentes municipales. Eventualmente encuentro doctores o dueños de restaurantes que no me cobran. Esa es la parte bonita.

¿Cuál es la parte fea?

No hay partes feas pero sí cansadas. A veces tienes que desvelarte mucho, en ocasiones preferirías estar en casa o en el mar descansando.

Dicen que el rock no hace caricias…

No las hace, pero tampoco ha sido agresivo conmigo. La experiencia más “chida” consiste en tocar el corazón y la conciencia de la gente.

¿Cuántos grupos de rock mexicano pueden presumir de haber vendido siete millones de discos?

Tal vez Caifanes y nosotros, nada más. Hace años un reseñista hablaba de un grupo que había superado las ventas de cualquier banda con medio millón de discos, se refería a La Maldita Vecindad. Para entonces nosotros vendíamos un millón con un solo cd. La diferencia es que unos estaban expuestos a los medios.

Lo dice con resentimiento.

Ya no me incomoda ni me molesta. No niego que me hubiera gustado mostrar mi música en más lugares, pero no se nos dio la oportunidad. Afortunadamente hay oasis para nuestra propuesta. Después de todo, no hemos pasado desapercibidos, en la película Hecho en México, Meme, de Café Tacvba me invitó para representar a la contracultura mexicana.

¿Se siente contracultural?

Un poco. No somos un grupo planeado sobre una mesa de trabajo. Nos juntamos por la necesidad de comunicar el momento histórico que estábamos viviendo. En ese sentido, tomamos al rock como lo que siempre ha sido: algo que está en contra de las modas y las músicas que se imponen en la radio y la televisión.

¿Tuvo que rebelarse ante su familia?

Mi padre me dijo que si me gustaba la música, le diera y que me bendijera Dios. No viví reglamentos militares en casa. Cuando dejé la escuela y me puse a tocar en camiones no me regañó.

¿Cuál ha sido su concierto más extraño?

En una ocasión estábamos tocando “La muñequita sintética”, en Chimalhuacán. De pronto llegó una persona con una pistola. Nos apuntó a todos y se armó la balacera. Recuerdo que veía todo como en cámara lenta, gente herida. Estuvo muy loco porque llegamos al autobús y la autoridad nunca se apareció.

¿Con qué canción le gustaría ser recordado?

Gran velocidad”. Se la compuse a mi padre y se la canté a un amigo que vivía a tope. Pero también habla de mí, de mi adolescencia. He vivido todas mis canciones de principio a fin.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.