• Regístrate
Estás leyendo: Freud les quita sus creencias en escena
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 07:17 Hoy

Freud les quita sus creencias en escena

Sergio Klainer y Darío T Pie  han hecho una gran mancuerna, como lo demostrarán esta noche al estrenar "La última sesión de Freud".

Publicidad
Publicidad

María José Cantú

Ni la lluvia ni el tráfico ni el tiempo contrarreloj detienen el curso de Darío T. Pie y Sergio Klainer, quienes hace poco más de un mes pasan las tardes enteras dentro de un salón de ensayos perfeccionando los rasgos de S.C Lewis y Sigmund Freud, respectivamente, para La última sesión de Freud, la obra que estrenan esta noche.

Con guión en mano llega Darío T. Pie a la cita y toma asiento en el sillón principal del espacio que simula el estudio de Freud, donde se desarrolla la historia; minutos más tarde aparece Sergio Klainer portando una gorra negra que oculta la nueva hazaña que realizó para el personaje.

“Tuve que raparme la frente”, dice el primer actor dejando al descubierto su cabellera blanca despeinada y su frente, que ahora es más amplia.

Preocupados en entrar completamente en personaje, los actores ensayan a marchas forzadas el texto que recrea la plática entre el psicoanalista y el creador de las Crónicas de Narnia referente a la fe.

La transición de piel que experimenta Klainer a cada ensayo le permite encarnar lo más fielmente posible al padre de la psicología, lo que solo logra a través de su experiencia actoral, que a la fecha suma 52 años.

“Poder dejar de ser Sergio Klainer y llenarme de la sangre, el pensamiento y los sentidos de este personaje. Tienes que renunciar a tu mundo íntimo, a tu cultura, a tu época, a tu forma de pensar y de ser, para introducirte en la creencia y la actitud del personaje que representas. Él es el que va a vivir y va a decir lo que quiere decir, lo que siente. No soy yo”, dijo el primer actor.

La dificultad que representa desprenderse de sus ideales propios en escena es un ejercicio que los años le han ayudado a dominar.

“Me ha tocado hacer diversos personajes, algunos en los que estoy muy identificado, como don Quijote de la Mancha, pero también me ha tocado hacer a un nazi, y si algo repudio en esta vida es el racismo y esa nefasta época de la historia que ojalá no se vuelva a repetir, la Segunda Guerra Mundial”.

Pero La última sesión de Freud lo regresa a la misma guerra, cuando en el primer acto aparece Sigmund en su departamento escuchando en la radio la declaración de la Segunda Guerra Mundial: minutos más tarde toca a su puerta Lewis para comenzar el debate religioso que se desarrollará a lo largo de toda la obra.

Darío está acostumbrado al monólogo que practica con su proyecto La roña; sin embargo, trabajar con Klainer hace más liviano el reto de entender la psicología de su personaje, un intelectual que tiene herramientas para defenderse sobre las tablas.

“Es interesante cómo una teoría de la mente y el alma se puede llevar a la parte plástica. Estoy tratando de representar sus ideas y pensamiento (de Lewis), imaginarme cómo lo diría él y al mismo tiempo ser sincero y entregado al trabajo”, dijo el actor, que a través del personaje ha conseguido ampliar su fe personal.

“Hablar de religión es complicado, encontrar la fe que él tenía. Yo tengo mi propia fe, pero me ha servido para ampliar mis propios conceptos. Por tiempo y espacio a Lewis le hubiera sido de enorme ayuda tener internet, podría ser para él una gran herramienta”, dijo T. Pie riendo.

Los detalles

Darío visitó a Freud tiempo atrás en el papel de Salvador Dalí, por lo que tiene bases del personaje.

Este mes Klainer cumple 52 años de que inició su carrera en el teatro experimental de Jalisco.

La puesta se presentará viernes, sábados y domingos en el teatro Helénico.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.