• Regístrate
Estás leyendo: ¿El escándalo de Harvey Weinstein afecta a los Oscar?
Comparte esta noticia

¿El escándalo de Harvey Weinstein afecta a los Oscar?

Tanto la audiencia como los millonarios anunciantes, que hacen la ceremonia posible, lejos de alejarse de la marca del Oscar, están apostando a ella más que nunca, indicó un estudio. 

Publicidad
Publicidad

A pocos días de la entrega número 90 de los Oscar, la industria del cine de Estados Unidos ha tratado de asumir un tono reflexivo y humilde, en respuesta a los escándalos que han azotado a Hollywood en los últimos meses, entre ellos el lento progreso en temas de diversidad y, sobre todo, las decenas de acusaciones de acoso sexual contra el productor Harvey Weinstein, quien hasta antes de octubre del año pasado fue una de las figuras más poderosas del mundo del cine.

Tal era su influencia que muchas de las más importantes estrellas de Hollywood —Jennifer Lawrence, Ben Affleck, Meryl Streep, Matt Damon y Oprah Winfrey, entre muchas más— trabajaron con él. Tras el escándalo, en los meses siguientes todos ellos se han pronunciado contra el acoso sexual, ya sea bajo el movimiento #MeToo o #TimesUp.

TE RECOMENDAMOS: El declive de Harvey Weinstein día a día

Sin embargo, hay sectores que ponen en duda la veracidad de estos movimientos en Hollywood. Tan sólo esta tarde, el artista británico Plastic Jesus colocó en pleno Hollywood, cerca del teatro donde se llevarán a cabo los Oscar, una escultura inspirada en Weinstein.

La figura es Harvey Weinstein en bata, sentado en un sofá sosteniendo un Oscar, todo en dorado. "La idea es que la gente venga, vea la estatua y pueda sentarse en el sofá, de manera que puedan sentir lo que se sentiría sentarse al lado de un monstruo", dijo el artista, para quien la cultura de abuso sexual en Hollywood continúa.

"Habrá gente yendo a los Oscar este año que seguro sabía de la conducta de Harvey y debe haber gente que fue abusada por él y aún no habla", agregó Plastic Jesus.



>>¿El escándalo de acoso sexual afectó a los Oscar?

Tanto la audiencia como los millonarios anunciantes, que hacen la ceremonia posible, lejos de alejarse de la marca del Oscar, están apostando a ella más que nunca.

"No hay dudas de que el Oscar ha dado un giro total", dijo el experto en marcas de celebridades Jeetendr Sehdev, autor de un reciente estudio sobre actitudes hacia el clímax de la temporada de premios de Hollywood.

"Es un logro fenomenal para los directivos de la Academia, no sólo porque su marca ha sido muy desacreditada y cargada de desconfianza en los últimos años, sino también por el ambiente políticamente cargado en Hollywood", agregó.

TE RECOMENDAMOS: Lupita Nyong'o narra su historia con Harvey Weinstein

El académico mantiene un estudio desde 2012 en el que solicita opiniones sobre los ricos y famosos a una selección al azar de 2 mil adultos en Estados Unidos.

En su más reciente encuesta, titulada El poder del Oscar, 71 por ciento dijo que confiaba en la marca Oscar —superior al 51 por ciento obtenido en 2015— y 75 por ciento coincidió en que el show era "innovador".

Los anunciantes siguen apostando por la ceremonia a pesar del escándalo Weinstein, la controversia #OscarsSoWhite, el envelopegate de Moonlight o, quizás lo más importante, la disminución de las cifras de audiencia que en 2017 fue de 33 millones, un mínimo en nueve años.

ABC, que transmitirá la gala, vendió todos los espacios publicitarios, supuestamente a 2.6 millones de dólares por 30 segundos.



>>¿Qué esperar de la ceremonia este año?

En la ceremonia del año pasado, varios discursos estuvieron dirigidos al presidente Donald Trump, que recién había tomado el cargo, así como a su idea de construir un muro en la frontera entre EU y México.

Asimismo, los Oscar debieron defender su credibilidad, luego del envelopegate, que se refiere al momento en que Warren Beatty y Faye Dunaway recibieron un sobre incorrecto y entregaron el premio de Mejor Película a La La Land, cuando en realidad la estatuilla era para Moonlight.

TE RECOMENDAMOS: Salma Hayek: Harvey Weinstein también fue mi monstruo

Además de implementar nuevas reglas para el manejo de sobres, es casi seguro que los discursos de los presentadores de este año —entre ellos los mexicanos Eugenio Derbez, Eiza González y Lupita Nyong'o— aborden problemáticas como el acoso sexual y la falta de equidad para las minorías: mujeres, afroamericanos, extranjeros y la comunidad LGBTI.



>>Un recuento

La publicación que el New York Times hizo de un reportaje en el que varias mujeres acusaban al fundador de The Weinstein Company de agresiones sexuales marcó el inicio de un efecto dominó en Hollywood, donde diversas actrices dieron testimonio de los episodios de acoso sexual que vivieron al trabajar en la industria.

Ashley Judd, Asia Argento, Rose McGowan, Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Salma Hayek y Lupita Nyong'o son sólo algunas de las voces que denunciaron los actos de Weinstein.

La caída de Weinstein dio pauta para que se destapara la cloaca del acoso sexual en Hollywood.

TE RECOMENDAMOS: Weinstein investigó a 91 personas para evitar escándalo

Menos de un mes después de que el New York Times publicara el reportaje sobre Harvey Weinstein, el actor de Broadway Anthony Rapp acusó a Kevin Spacey de acoso. Según dijo a BuzzFeed News, el episodio ocurrió en 1986, cuando él tenía 14 años y el protagonista de House of Cards, 26.

A las acusaciones contra Weinstein y Spacey se sumaron otras contra Michael Douglas, Jeffrey Tambor, George Takei, Louis C.K., y James Franco, entre varios más.

Decenas de actrices incluso se agruparon en el movimiento #MeToo, el cual inició luego de que la actriz Alyssa Milano pidiera hiciera un llamado a mediados de octubre para que todas aquellas que hubieran sufrido acoso sexual compartieran sus experiencias en Twitter.

A #MeToo siguió #TimesUp, que además de criticar la cultura del abuso sexual señala la falta de equidad entre hombres y mujeres en la industria de Hollywood.


Con información de AFP.


ehh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.