• Regístrate
Estás leyendo: “El cáncer fue una vivencia que me preparó para algo más”: Bertha Aguilar
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 01:35 Hoy

“El cáncer fue una vivencia que me preparó para algo más”: Bertha Aguilar

La presidenta de Fundación Cim*ab, quien es sobreviviente de cáncer de mama, habla de su experiencia, la cual se dio en un momento en el que no existía información ni apoyo suficientes, de ahí su intención por hacer de su padecimiento algo po

Publicidad
Publicidad

Hace 18 años Bertha Aguilar empezó a vivir una fuerte experiencia al enterarse de que tenía cáncer de mama; sin embargo, lo que en un momento fue el detonante de un gran dolor, con el paso de los años se ha transformado en una tarea aleccionadora.

Tras superar el mal, en mancuerna con Alejandra de Cima, creó la Fundación Cim*ab, cuyo mensaje, “el cáncer de mama no es igual a muerte”, lleva por todos lados para que las mujeres al igual que ella puedan ser parte de la estadística que puede contarlo.

Sin embargo, la tarea que emprendió para ayudar a la prevención del mal y para apoyar tratamientos, de forma material, pero también desde el ángulo emocional, no ha sido fácil, “pues los tratamientos son costosos” y la información “aún sigue siendo carente”, asegura Aguilar.

No obstante, ella mantiene su lucha aun cuando también destaca que “las políticas públicas en nuestro país no van acorde con lo que se requiere para esta enfermedad. Y prueba de ello es el recorte que se ha anunciado para el sector salud, lo cual repercutirá en la atención que se dirige al cáncer. Por eso siempre estamos buscando el apoyo de la iniciativa privada.

“Y es un placer sumar esfuerzos año tras año con empresas responsables, porque gracias a estos apoyos podemos continuar la labor que estamos realizando.

“Ahora hemos hecho una alianza con la marca Cloe, a quien Fundación Cim*ab agradece profundamente su generosidad; ya tenemos desde 2006 trabajando juntos, hemos pasado por algunos productos hermosísimos y este año me enorgullece presentar la cartera, cuyos fondos nos ayudarán a nuestra causa.

“Además la presencia de famosos, como es el caso de Andrea Torre y Luz Elena González en esta campaña, también es de gran ayuda por la proyección que tienen ellas con el público”.

Octubre se ha considerado como el mes del cáncer y se habla de la enfermedad, de las personas que lo padecen, de los avances, de las medidas de prevención, también de las personas que han perdido la batalla y forman parte de la estadística; tú eres una sobreviviente, si miraras hacia atrás ¿qué le dirías a la gente de acuerdo a tu propia experiencia, qué te dejo el cáncer?

Yo veo hacia atrás y solo puedo tener agradecimiento, un profundo agradecimiento a tanta gente, a tantas empresas, patronatos, voluntarios, a toda la sociedad que se ha sumado a este movimiento, porque yo creo que realmente esto ya es un movimiento. A la gente que se ha sumado, que ha pasado el mensaje por un México y por un mundo más saludable. Desafortunadamente sí se siguen muriendo 15 mexicanos al día y esto es un tema delicado de la pirámide que se está invirtiendo, hay más cáncer de mama también.

Mi mensaje es que el cáncer de mama detectado a tiempo puede ser curable, pero se requiere regresar a los estilos de vida saludables, creo que a veces nos centramos mucho en todo lo que no podemos hacer, que puede que sea mucho. No controlamos el tráfico, no controlamos la contaminación, el petróleo, etc., pero si controlamos no fumar, comer frutas y verduras, hacer ejercicio, visitar al médico. Hay que concentrarnos en lo que sí podemos hacer, de esta manera siempre será más fácil combatir cualquiera de las enfermedades no transmisibles.

“Los seres humanos ya dejamos atrás diversas enfermedades contagiosas, el cáncer desafortunadamente sigue presente y tenemos que estar preparados ¿de qué manera? De manera responsable”.

Tras padecer cáncer, tu realidad cambió, ahora tú trabajas a través de tu fundación con el tema del cáncer, pero ¿cómo surge esa inquietud, en qué momento decides transformar esa experiencia en una misión tan positiva, como la que haces a través de Cim*ab?

Yo fui diagnosticada hace 18 años, cuando tenía 31, en un México en donde el cáncer de mama no existía, eso se vivía como un mito, no era padre decir que estabas enferma de cáncer. Conocí a varias señoras mayores con las que siempre tuve agradecimiento, pero no tenían empatía de lo que yo vivía.

“En ese entonces, yo tenía a Renata (su hija) de seis meses; aproximadamente ocho meses después de mi tratamiento a través de Mónica, conocí a Alejandra (De Cima) que era mi socia y juntas empezamos este camino hace 14 años. Hace 10 años que estoy en fundación Cim*ab con un gran equipo de trabajo y con gente muy fuerte que me ha apoyado estos últimos años; y así empieza Fundación Cim*ab, como un centro de internación; y a través de un proceso institucional por el que yo pasé, la fundación hace también política pública.

“La política pública hace que realmente cambie la situación en México, sin política pública lo único que pasaría es que seguiríamos recibiendo mujeres sin fin y no tendríamos la capacidad de darles calidad y tratamientos”.

¿Qué es lo que hace tu fundación, quién se puede acercar a ella?

La fundación está en la colonia Condesa y tenemos grupos de apoyo emocional todos los miércoles y es gratuito de 11 a 1 de la tarde; y grupos de apoyo en la pagina www.cimab.org, y cualquier persona que necesite información sobre el cáncer de mama puede visitar nuestra página.

Si bien es cierto que el cáncer es una enfermedad física, también es cierto que es una enfermedad muy emocional, ¿qué te sacó adelante, cómo le hiciste para tener una actitud positiva ante una situación tan complicada?

En mi experiencia, he visto gente muy linda, positiva, emprendedora y he visto gente súper negativa que no sale nunca adelante; lo que sí me parece muy respetable es la actitud.

“Una actitud positiva no solo te ayuda a ti, si no a tu familia y es entendible que la actitud a veces decaiga, porque hay momentos donde no hay ánimos, donde anímicamente no hay fuerzas, no tienes ganas de hacer cosas; pero me parece que soy una mujer afortunada, que tuvo el apoyo de mucha gente que estuvo ahí para mí y esto no lo vemos a diario en la fundación.

Hay gente que se olvida de sus pacientes. Yo les recomiendo que se acerquen a grupos de apoyo emocional, de fundaciones serias, donde si hay ese apoyo para acompañarlas en ese camino.

“Yo no lo tuve en ese caso, pero hoy lo ofrece Fundación Cim*ab, entonces ojalá se acerquen ahí, para vivir este proceso que es único, cada quien tiene que encontrar su camino”.

Hablabas un poco de la solidaridad de la gente, de la sociedad, ¿qué ha sido más complejo para ti al buscar el apoyo para ayudar a los demás?

Fíjate que lo más difícil es cuando ves mujeres en un país donde no son atendidas con tratamientos de calidad, lo más difícil es ver que los cuidados no llegan a las personas que sienten dolor, lo más difícil es ver los tiempos de espera para los pacientes. Yo creo que esa es la realidad que a veces dices ´híjole´ pues todavía hay mucho por hacer, por la parte presupuestal.

“Cuando no cubrimos las necesidades de las pacientes, eso es lo más difícil, porque la generosidad se demuestra en la calidad de resultados que se presenta, afortunadamente esa parte siempre ha sido beneficiada”.

¿Se tiene una postura diferente hacia la vida cuando se ha vivido una experiencia como la que tuviste?

Sí, a mí me tocó sacar adelante a mis hijos muy pequeños, enfrentar mi sexualidad como mujer a los 30 años, el reinventarme sin un seno, el entender que estoy aquí para aprender y que esto fue una situación de vida que me preparó para algo más, y que estoy muy agradecida.

“Yo tengo mi vida para ver crecer a mis hijos y estoy agradecida, y agradezco mucho a ustedes los medios el interés y la difusión que le dan al cáncer de mama”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.