• Regístrate
Estás leyendo: Daniel Day-Lewis va por su cuarto Oscar; podría ser el último
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 18:17 Hoy

Daniel Day-Lewis va por su cuarto Oscar; podría ser el último

El actor compite en los premios de la Academia en la categoría de Mejor Actor, en la que se enfrenta a Timothée Chalamet, Daniel Kaluuya, Gary Oldman y Denzel Washington. 

Publicidad
Publicidad

Daniel Day-Lewis alcanzó su sexta nominación al Oscar esta mañana, al ser anunciado como contendiente en la categoría de Mejor Actor, por su papel en El hilo fantasma.

De llevarse la estatuilla, ésta podría ser la cuarta y última para el intérprete, tras haber anunciado su retiro de la actuación en junio del año pasado. El actor debe vencer en la categoría a Timothée Chalamet (Llámame por tu nombre), Daniel Kaluuya (¡Huye!), Gary Oldman (Las horas más oscuras) y Denzel Washington (Roman J. Israel, Esq.)

En cerca de 30 años, Day-Lewis hizo historia al convertirse en el actor hombre que más premios Oscar ha recibido.

El primero lo obtuvo gracias a Mi pie izquierdo, de Jim Sheridan, en 1989; el segundo galardón lo recibió por Petróleo sangriento, de Paul Thomas Anderson, en 2007; y el más reciente lo obtuvo en 2012 por Lincoln, de Steven Spielberg.

TE RECOMENDAMOS: Greta Gerwig se convierte en la quinta mujer nominada a Mejor Dirección

Este año, el actor regresa con su sexta —y quizá última— nominación, esta vez con El hilo fantasma, en la que unió fuerzas nuevamente con Anderson, y que compite en un total de cinco categorías, incluidos Mejor Dirección y Mejor Película.


>>¿De qué va El hilo fantasma?

La cinta, que el propio actor ha declarado como su despedida de las pantallas, está ambientada en Londres luego de la Segunda Guerra Mundial y narra la historia de Reynolds Woodstock, un diseñador de moda que se encuentra en el momento más exitoso de su carrera cuando conoce a Alma (interpretada por Vicky Krieps), quien se convierte en su musa y amada.


>>Los otros Oscar de Daniel Day-Lewis

Daniel Day-Lewis ha competido en la categoría de Mejor Actor en seis ocasiones. Películas como como Pandillas de Nueva York o En el nombre del padre lo acercaron a la estatuilla, pero fueron tres las que lo hicieron brillar.

Era 1989 cuando sorprendió a los jueces de la Academia con Mi pie izquierdo y su papel de Christy Brown, un poeta, pintor y escritor irlandés aquejado por una triple apoplejía, quien gracias a una perseverancia insólita aprende a utilizar su pie para expresar su arte.

Con esta película, Day-Lewis se encasilló en lo que es conocido como actor de método: el tipo de intérprete que se sumerge de lleno en sus papeles, estudiándolos y preparándose, antes de saltar a la pantalla.

En este caso, pasó un buen tiempo visitando hospitales y haciendo amistad con gente discapacitada antes de comenzar las grabaciones, en las que se rehusó a salir del personaje todo el tiempo que duraron.


Pasaron casi 20 años antes de que repitiera la hazaña con Petróleo sangriento en la que dio vida a Daniel Plainview, un ambicioso hombre de negocios que no temía arriesgarlo todo por convertirse en alguien importante y que en el proceso se enfrenta contra el pastor local y provoca la sordera de su propio hijo.


Cinco años más tarde, una película de Spielberg lo hizo acreedor de su tercera victoria. Lincoln, una biopic sobre el ex presidente de Estados Unidos, llegó a los cines con uno de los papeles más intensos para el actor. Tan intenso que en un principio ni siquiera quería aceptarlo.

El director tenía contemplado primero a Liam Neeson para este papel, pero incluso cuando él lo rechazó, Day-Lewis no estaba dispuesto a tomar su lugar. ¿La razón? "El peso del guión y de los eventos monumentales" a los que hacía referencia.

En una carta dirigida a Spielberg —y que más tarde él mismo publicó—, le explicaba que a pesar de su fascinación por el personaje, "es una fascinación de espectador que anhela ver la historia contada, más que la de alguien que desea ser parte de ella".

Aun así, el tiempo lo hizo cambiar de opinión y se integró al elenco para crear historia dentro de Hollywood.



>>¿El adiós a un grande?

Tras más de 30 años de carrera, Daniel Day-Lewis sorprendió a todos en 2017 cuando anunció que El hilo fantasma sería última película.

Esta declaración ya había sido hecha antes. Después de su participación en Lincoln dijo que se alejaría del cine. Y lo cumplió, pues pasaron cinco años antes de que aparecer nuevamente en una película.

Pero esta ocasión, parece que lo hizo oficial a través de una carta publicada por su agente en la que se despedía del cine y agradecía a todos por su apoyo. Más tarde, en una entrevista para W Magazine, reveló las razones.

El hilo fantasma había sido "abrumadora", confesó. "Paul (el director) y yo nos reíamos mucho antes de grabar. Luego dejamos de reír porque nos invadió una sensación de tristeza. Nos tomó por sorpresa: no nos habíamos dado cuenta de a qué le estábamos dando vida".

El propio actor declaró que ésta era una forma poco convencional de retirarse, pero no quería verse "absorbido en otro proyecto", por lo que decidió marcar la línea antes de que ocurriera.

"¿Ya me siento mejor? Todavía no. Siento una gran tristeza, y ésa es la forma correcta de sentirse", comentó.

Si la retirada es definitiva o no, todavía está por verse, mientras tanto queda el misterio de qué ocurrió en la grabación que convenció a uno de los grandes actores de esta época de decirle adiós al cine.

En México, podremos tener una idea de qué pasó en el estudio de grabación hasta el 16 de febrero, cuando El hilo fantasma llegue a las salas de cine.


ehh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.