• Regístrate
Estás leyendo: “Cuando uno se pone a recordar es que ya no tiene nada que hacer”: Helena Rojo
Comparte esta noticia

“Cuando uno se pone a recordar es que ya no tiene nada que hacer”: Helena Rojo

Entrevista

Su trayectoria en tv, desde La venganza, Las secretas intenciones y El privilegio de amar habla por sí sola. Además es actriz esencial del cine setentero (inolvidable en Más negro que la noche) y del teatro mexicano.
Publicidad
Publicidad
Sarah Brightman
Guadalajara
22 de Enero
Afrojack
Cancún
24 de Enero
Whitechapel
Ciudad de México
24 de Enero

Por segunda ocasión el nombre de Helena Rojo se lee en la marquesina que anuncia la obra El cartero, ahora en el teatro San Jerónimo, donde ya llevan unos meses representando la trama con gran éxito.

Ella interpreta a “una viudita”, Doña Rosa, que, dice, “me divierte mucho”; de hecho en un receso que tiene previo a la función, la actriz se sincera y dice que la condición para realizar un personaje “es que me divierta, que sea diferente a lo que he hecho, que me rete”.

Aunque también reconoce que en este caso compartir la escena con Ignacio López Tarso es otro factor que ayudó para que haya aceptado la propuesta del productor Daniel Gómez Casanova y seguir en el medio que desde que inició su carrera le apasiona, pues si bien es cierto que inició haciendo cine y en la televisión encontró “un mundo fascinante”, siempre busca la forma de estar arriba de un escenario.



Es la segunda vez que están presentando El cartero; en la primera temporada tuvieron mucho éxito…

Sí, gracias a Dios sí. Y, bueno, creo que cuando uno repone una obra, sobre todo una obra tan importante como ésta, espera que haya una generación que no la haya visto o que alguien se haya quedado rezagado y nos hagan el favor de asistir y disfrutar con nosotros esta maravillosa historia.

En lo particular, considero que la obra es muy hermosa, si no fuera así, no le vería el caso de volver a hacerla. Ahora espero que se siga corriendo la voz y la gente venga a disfrutarla con nosotros, sobre todo porque tenemos al señor López Tarso, entonces tenemos a uno de los actores más importantes de México, que sigue dando, dando y dando en escena, es una cosa impresionante la fuerza y energía de este hombre. Yo creo que hay que aprovecharla y disfrutarlo.

Usted habla de la trayectoria de López Tarso, pero usted también tiene su historia…

Sí, más o menos.

Viendo hacia atrás, ¿qué le queda, qué le gusta y qué no, de toda esa historia que ha escrito en sus películas, telenovelas y obras?

Yo gracias a Dios no tengo tiempo de recordar, eso es bien importante, porque cuando uno ya se pone a recordar es que ya no tiene nada que hacer; y la verdad, yo siempre tengo trabajo, y cuando hay un pequeño lapso por ahí, de que no estoy en la pantalla o en escena, tengo familia, a la que adoro, que la disfruto mucho, entonces no tengo tiempo de recordar. Yo no, p ara qué, dicen que ‘recordar es volver a vivir’, pero si todavía estoy viviendo y con muchas ganas de disfrutarlo, para qué me pongo a recordar.

¿Qué tiene que tener un personaje o una historia para que lo acepte

Bueno, depende, muchas veces puede ser el reto, el reto que te representa el personaje, para mí la prioridad es que haya algo diferente, que nunca haya hecho. Yo he tenido esa fortuna, he hecho personajes muy diferentes, tanto en la televisión, como en el teatro; entonces eso me parece muy divertido, porque nada tiene que ver la viudita con la otra viuda que estoy interpretando en El cartero, o con la loca que está hablando mal del marido y puedo hacer en otra historia. Eso es una suerte para el actor, estar escarbando en las distintas partes de los sentimientos de un personaje, y luego de otro y luego de otro, eso es muy divertido, así que la paso muy bien. De modo que lo que pido es que sea diferente a lo que he interpretado.

¿Qué medio le gusta más para trabajar?

Disfruté mucho haciendo cine al principio de mi carrera, encontré un mundo fascinante en la televisión, y el teatro siempre me ha gustado, me la paso muy bien haciendo teatro, intento hacerlo en donde me divierta y la pase bien. No me gusta tirarme al suelo a llorar, aunque me ha tocado hacerlo. Pero me gusta divertirme.

¿Ha logrado sus objetivos?

Esa ha sido otra cosa que nunca me planteé demasiado porque gracias a Dios tenía trabajo, siempre se presentaba algo nuevo y eso me llenaba, me hacía sentir que estaba haciendo algo y no pensaba en lo que pudiera venir más adelante; nunca le di demasiado vuelo a esos pensamientos de si logré o no lo que me propuse.

A veces con una carrera tan absorbente es difícil encontrar el equilibrio, ¿no es su caso?

Bueno así es, pero yo trato de disfrutar lo que hago, de eso se trata porque si no, viviríamos en la infelicidad, y cualquier tipo de trabajo si te gusta lo disfrutas. Siento que lo importante es que si uno la pasa bien, el público la va a pasar mejor, en cambio si a una uno le gusta su trabajo es más probable que al público le guste; y si uno lo hace de mala gana no vamos a llegar muy lejos.

¿Es feliz?

Sí, bueno.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.