• Regístrate
Estás leyendo: Circo, maroma y música con Ricardo Arjona
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 11:11 Hoy

Circo, maroma y música con Ricardo Arjona

El Auditorio Telmex se convirtió en una carpa de circo con la llegada de la primera de dos noches del Circo Soledad del cantante guatemalteco que deleitó a más de 8 mil personas


Publicidad
Publicidad

El Auditorio Telmex se convirtió en una carpa de circo con la llegada de la primera de dos noches del Circo Soledad de Ricardo Arjona en Guadalajara, gira que deleitó a más de 8 mil personas con un espectáculo temático e interactivo donde no faltaron las acrobacias, los malabares y por supuesto, las rebeldes letras del cantante.

El lema "Porque el circo lo llevamos dentro" llegó hasta los pasillos del Auditorio, que se inundaron de una atmósfera circense al ofrecer a los asistentes distintos sets fotográficos con escenografía referente al Circo Soledad; el acceso a dicha actividad tenía un costo de aportación de 50 pesos, los cuales serán destinados a Fundación Adentro, causa del cantante. Además, con este precio los afortunados podrán disfrutar de la plataforma Mundo Arjona por un mes

Por su parte, el merchandising oficial de la gira se vendió como pan caliente, destacando entre las ventas las camisas conmemorativas con la imagen del cantante. Asimismo, los artículos que más llamaron la atención fueron los zapatos de payaso, los cuales tenían un precio de $300. El souvenir más accesible eran los llaveros de payaso con un costo de $100.

La primera y segunda llamada anunciaron a los presentes que el maestro de ceremonias estaba por salir al escenario; una carpa circense cubría el escenario mientras una caja de música, un tiro al blanco y un gramófono custodiaban lo que había detrás; una escenografía teñida y basada en un concepto clásico y urbano al más puro estilo del circo francés.

Repentinamente, un simpático payaso apodado Panchorizo salió en un pequeño triciclo para encender el gramófono del que emanaron los primeros acordes de Circo Soledad, marcando el inicio de lo que serían dos horas de nutrido repertorio y agasajo visual.

El reloj dio las 21:21 cuando por fin el circo se descubrió ante los ojos de las más de 8 mil almas ansiosas de recibir al guatemalteco. Su voz aún sin cuerpo sonó sin temor al ritmo de "Ella" mientras ascendía como figura de porcelana desde una cajita de música, desatando la euforia de sus fanáticos donde predominó el género femenino.

Una vez concluida esta interpretación, el también compositor bajó de su melódico artefacto para deleitar a sus espectadores con “Señorita” y “El Problema”, siendo estos últimos los primeros temas coreados de la noche.

La compleja producción que constó de una pantalla gigante plegable que proyectaba visuales en 3D, una tarima de circo, zapatos de payaso gigantes, y una taquilla deslumbró las pupilas del público tapatío, quien además atendía el talento de los seis músicos y una corista que complementaban la escenografía.

"¡Guadalajara, gracias por dejarnos volver! Estamos felices en esta celebración que contradice todo, absolutamente todo, esto es una muestra real que dice que estamos vivos de verdad, porque la gente piensa que respirar es estar vivo, vivir, vivir es golpear la roca con el agua hasta que se haga arena, eso es vivir, cualquier pendejo respira, Donald Trump respira... ¿están listos para empezar?" fueran las tajantes y serias palabras con las que Arjona saludó al público tapatío.

La efervescencia lírica del músico dejó a un lado la soledad nativa de su espectáculo para interpretar "Acompáñame a estar solo", tema que protagonizó desde un costado del escenario para dar crédito a los elegantes movimientos de una bailarina y desesperadas acciones de una silueta a contraluz debajo de ella.

El cantautor de 53 años hizo una pequeña pausa y desapareció del escenario; durante su breve su ausencia, un peculiar taxi de caracterizas antiguas salió tras bambalinas para dirigir el tema "Historia de Taxi" y cuyos estribillos se convirtieron en orgasmo verbal para los asistentes que corearon sus letras a todo pulmón.

Con las emociones de los más cercanos a flor de piel, la "Apnea" se hizo presente en el escenario mientras éste se sumergía en el agua, escena que se acompañó por el descenso de una acróbata que sorprendió por su impecable actuación en danza aérea sobre telas.

La fiesta se adueñó del circo en tanto Arjona interpretaba "Te quiero", canción que aprovechó el público fanático para demostrar el cariño por su ídolo.

Panchorizo regresó sobre monociclo para realizar un breve acto de malabares. En seguida, el cantautor volvió a hacer gala de su voz para presentar un medley de los temas "Cuando", "Dime que no" y "Como Duele", dejando sin aliento a las almas presentes que ya se mostraban extasiadas frente a la habilidad en piano del guatemalteco.

Fue entonces cuando el cantante regresó a sus intensos discursos para reclamar la presencia de alguna mujer de cuatro décadas; no pasó ni un segundo cuando las hormonas revolotearon en el aforo, pero no fue hasta que una asistente de nombre Melissa subió al escenario para sentarse en las piernas del cantante mientras él interpretaba "Señora de las cuatro décadas".

Luces azules destellaron con “Fuiste tú”, la cual fue interpretada a coro con su cantante de apoyo, quien lució un vestido blanco.

El circo, maroma y teatro concluyó su espectáculo con dos falsas despedidas y el tema “Mujeres”, llevándose un gran aplauso y la promesa de un regreso para el próximo sábado, día que recibirá de nueva cuenta el Circo Soledad de Ricardo Arjona.

MC

¡Consigue tus boletos para ver a Ricardo Arjona!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.