• Regístrate
Estás leyendo: Adiós celuloide, bienvenido lo digital
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 12:23 Hoy

Adiós celuloide, bienvenido lo digital

Expertos en la industria del cine en México afirman que las opciones que brinda la era digital cada vez son más asequibles y avanzadas, de manera que la cinta, como herramienta, pronto quedará en el pasado.

Publicidad
Publicidad

Sandra Rivera

En la actualidad filmar en celuloide de 35 y 16 milímetros es un proceso difícil, lento y caro, debido al revelado así como a la corrección de color. Además los laboratorios especializados cada vez son escasos en México y la mayoría, para sobrevivir, están migrando a lo digital.

Ante la presencia del nuevo formato para la elaboración de contenidos audiovisuales, el reto de las compañías dedicadas a la posproducción es actualizar su tecnología.

A pesar de todo, los expertos consideran que el celuloide no desaparecerá debido a que es un proceso fiel, estable y con calidad de filmación. Raymundo Osorio, gerente de comercialización de la compañía NewArt, quien desde hace trece años trabaja para la empresa que se dedica a posproducción de imagen y sonido considera que en pocos años en México el proceso de producción en celuloide, los proyectores y cámaras para filmar se exhibirán solo en los museos y dichos aparatos serán un acervo de los realizadores.

Sin embargo, explicó que varios de los directores de cine de antaño lo que extrañan es trabajar la profundidad, el cortar, la moviola y la colorimetría.

Debido a esto la nueva generación de cineastas ha dejado de filmar en nitrato de celulosa y realizan sus trabajos cinematográficos con sofisticadas cámaras digitales.

Raymundo Osorio explicó que Javier Leal, quien era colorista y ahora es director creativo de la compañía NewArt fue quien tuvo la visión de importar el proceso que se realizaba en Estados Unidos para transferir todo el material en formato digital con la finalidad de evitar que el negativo se deteriorara, rayara y se ensuciara.

El proceso consistió en transferir en alta definición para ya no volver a tocar el negativo.

Javier Leal fue pionero al implementar el sistema en México, el primer trabajo que realizó fue el programa especial La fábrica de Sueños, de Televisa, en la que se utilizó el formato de Alta Definición.

Para Raymundo Osorio, una de las desventajas de la migración a lo digital es que ante el bajo costo los cineastas graban demasiado sin cortes, realizan tomas de diversos ángulos y generan bastantes archivos que almacenan en el disco duro, sin embargo corren el riesgo de perderlo todo cuando no está respaldado o se magnetiza. Además es más complicado porque tienen que abrir cada archivo y encontrar las escenas.

Otro problema es que se está perdiendo la especialización durante el proceso, antes había un experto en cortado de negativos, actualmente ese trabajo lo realiza un editor.

Recordó al comúnmente llamado Cácaro, o proyeccionista, que escuchaba un grito o silbidos de enojo cuando la cinta se atoraba en el proyector, en plena función.

Ahora, a quien cumple tal oficio se le conoce como Cinepolito y sólo tiene que apretar un botón. Antes, el llamado Cácaro cargaba las pesadas latas de 45 a 60 kilos con los rollos y manipulaba las cintascolocándolas en bobinas o platos. Y también había intermedio para hacer tiempo y poder cambiar los rollos. Ahora las películas se cargan en un disco duro del proyector y se utiliza una llave digital KDM que es la contraseña para autorizar que la cinta se pueda exhibir.

Por su parte, Pavel Ayala, encargado de las ventas de posproducción Labo Digital, empresa hermana de Labo Films, que se dedicaba a elaborar las copias para distribuirlas en las diversas salas, explicó que los nuevos cineastas ya se adaptaron a filmar en digital. También explicó que la diferencia entre los formatos se percibe en las imágenes debido a que en Alta Definición la resolución es mayor y se detecta cuando se exagera en el maquillaje. Para Pavel la decisión de trabajar con algún formato determinado depende del proyecto fílmico, por ejemplo afirmó en un documental es más viable utilizar lo digital porque se generan más imágenes, en cambio en un proyecto de ficción la opción podría ser filmar en 35 milímetros.

“Lo ideal es que haya varios formatos, depende de cada proyecto que es lo que busca. Es una decisión que tiene que ver con el tipo de película que deseas filmar y lo que estás buscando. Hay directores que no les gusta lo digital”, aseguró Pavel.

También las salas de cine, han tenido que actualizarse y modificar sus aparatos de proyección y pantallas de exhibición en Alta Definición y en tercera dimensión. La empresa Cinépolis ya emigró todas sus salas a cine digital y Cinemex está en esa transición de modernización.

Rodolfo Guzmán. Cineasta y Director de la Comisión de Filmaciones de Jalisco

“En mis primeras experiencias en cine trabajé con ocho y 16 milímetros. Mis maestros de la vieja guardia nos sembraron el gusto y placer por el celuloide. Pero con los años esto va evolucionando y las nuevas tecnologías han hecho el trabajo increíble y lo más interesante es la facilidad o el acceso para estudiantes o gente que desea hacer sus propias producciones. Ahora con un celular puedes hacer un corto, pero lo más importante es el guión, es la base sea video, cine o cómic finalmente lo importante son las historias”.

Gabriel Retes. Cineasta

“Voy a extrañar al celuloide, pero ya llegamos con lo digital al mismo nivel. Una cosa es química y otra electrónica. Las cuatro recientes películas que he filmado las he hecho en digital cada vez con mejores cámaras y más modernas. Ya realmente es muy poca la diferencia. Lo extraño al celuloide, pero no me molesta lo digital. Al principio las cámaras no tenían profundidad total y no tenían esa posibilidad de hacer enfoques y desenfoques había limitantes. El siglo pasado todo lo filmé en celuloide y este siglo todo ha sido digital”.

Diego Luna. Cineasta y actor

“ César Chávez la filmamos en súper 16 milímetros tiene un look de los setentas y sientes que estás viendo un documento histórico. Mi hijo de cinco años ve la imagen y no le gusta, dice que está sucia. Antes eso era lo que nos gustaba. Ahora los chavitos ven todo en HD, pantallas planas y en los teléfonos. “Se nos complicó el rodaje, cada vez hay menos laboratorios en el mundo que funcionen, ya todos están cerrando. Ahora es una terquedad hacer las cosas en cine y te complica la operación de todo, pero valió la pena”.

Ricardo Alcalá. Cineasta

“Antes de rodar me pregunté cómo quería hacerlo. En mi caso no se podía hacer con celuloide porque es difícil viajar con las bobinas y lo único accesible era filmar con cámaras digitales. Si no hubiese sido por ese formato hubiera sido muy difícil y caro. La calidad al final es buena. De filmar en una sola ciudad lo haría en celuloide, pero no hay que adaptarse el mercado o la industria, sino a lo que la historia te pide. En Europa ya no existe el celuloide, pedimos presupuestos y nos enviaron de HD”, afirmó el director del documental A ras del cielo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.