Jesús nunca los invitaría a ser sicarios: Papa a jóvenes

Durante un encuentro con jóvenes en el estadio Morelos, el Papa dijo que es mentira que la única forma de vivir sea dejando la vida en las manos del narcotráfico.

Morelia, Michoacán

El papa Francisco aseguró a los jóvenes que se dieron cita en el estadio Morelos que es mentira que la única forma de vivir sea dejando la vida en las manos del narcotráfico.

"Es mentira que la única forma de vivir es ser joven y dejando la vida en las manos del narcotráfico; es mentira y lo decimos de la mano de Jesús. Es mentira que la única forma que tienen de vivir los jóvenes es la pobreza y la marginación. Es Jesucristo el que desmiente los intentos de hacerlos inútiles. Son las ambiciones ajenas las que a ustedes los marginan en todas esas cosas que dije y que terminan en la destrucción".

Ante miles de seguidores el pontífice aseguró que "Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios sino nos llamaría a ser sus discípulos".

Francisco dijo que uno de los mayores tesoros de México son los jóvenes, a quienes hizo un llamado a no perder la esperanza, pese a las adversidades que viven.

El Papa reconoció que es difícil sentir la riqueza de una nación cuando no hay oportunidades de trabajo o cuando se ha sufrido la pérdida de amigos y familiares a causa del narco, pero dijo que el valor debe comenzar a sentirse desde el interior de las personas.

"A veces se vuelve difícil sentir la riqueza cuando hemos sufrido la pérdida de amigos o de familiares en manos del narco, de las drogas, de los criminales que siembran el terror; es difícil sentir la riqueza de una nación cuando no hay trabajo, pero la riqueza la llevan adentro. No me voy a cansar de decirlo: ustedes son la riqueza de México".

Dijo que una de las amenazas de la esperanza es hacerle creer a los jóvenes que son valiosos únicamente porque visten al "último grito de la moda".

"Otra amenaza de la esperanza es hacerte creer que empiezas a ser valioso cuando te disfrazas de ropa de marca, del último grito de la moda o cuando tiene prestigio por tener dinero, pero tu corazón no cree que sean digno de esta vida de amor".

También pidió a los jóvenes "no dejar de soñar". Dijo que la palabra de esperanza que puede dejar a los mexicanos es Jesucristo, porque "cuando parezca que el mundo se nos viene encima abracen su cruz, a él, por favor nunca se suelten de su mano".

Al llegar al estadio José María Morelos, Francisco se acercó a saludar a las personas que se encontraban cerca de la valla de seguridad, colocada en el escenario principal, lo que ocasionó que varios fieles intentaran llegar al Papa.

Minutos después, una persona en silla de ruedas intentó pasar la valla, pero las personas encargadas de la seguridad del pontífice no lo permitieron. Quienes sí lograron hacerlo fueron dos mujeres con Síndrome de Down quienes pudieron abrazar al pontífice.

Al iniciar el evento, el Papa escuchó con atención a los cuatro jóvenes que hablaron a nombre de los habitantes de Morelia quienes destacaron la falta de oportunidades en materia de educación y trabajo; además de destacar sus ganas de vivir en paz.

Pide Papa a niños no dejarse pisotear por nadie

Horas antes, el papa sostuvo un encuentro con un coro de niños en la Catedral de Morelia, a quienes pidió no dejarse pisotear por nadie.

"Sigan siendo creativos, sigan así buscando la belleza, cosas lindas, las cosas que duran siempre y nunca se dejen pisotear por nadie. Les pido que recen por mí y que me canten una canción aunque esté lejos".

En un breve mensaje que el pontífice dirigió a los niños, destacó que "la vida no es linda con enemigos".

"Que los cuide que los bendiga, sobre todo a cada uno de ustedes, piensen en la familia que tienen, en los amigos y si están peleados con alguno también piensen en él, también le vamos a pedir para que la Virgen los cuide. La vida no es linda con enemigos", dijo Francisco.

En la catedral, el pontífice se reunió exclusivamente con niños y escuchó la interpretación de dos coros infantiles, uno de los cuales tiene entre sus integrantes a 17 que fueron rescatados del albergue de Mamá Rosa, en Zamora.

Entre las canciones que los menores entonaron al pontífice se encuentra "Quiero verte sonreír", un tema compuesto especialmente para su visita a la catedral.

Minutos después del encuentro con los menores, el alcalde de Morelia, Alfonso Martínez Alcázar, entregó las llaves de la ciudad al papa Francisco, mientras un coro de niños entonaba el Himno a la Alegría.