Los religiosos solo tendrán mil 100 boletos para eventos

Distribuirán los pases “privilegiando la participación de superiores mayores” . “Los otros miembros de sus congregaciones pueden hacer la solicitud a través de las vicarías”.

México

A la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos en México (Cirm) tan solo le designaron mil 100 boletos para asistir a los encuentros con el papa Francisco, 800 para Morelia y 300 para la Basílica, los cuales, informaron, ya están agotados.

La Cirm, a través de su página web, informó que para la celebración para la vida consagrada que se realizará el martes 16 de febrero en el Estadio Venustiano Carranza a las 10:00 horas en Morelia, Michoacán, estarán disponibles 800 boletos.

Entregarán cinco boletos por congregación, "privilegiando la participación de superiores mayores y sus consejos o bien a quienes ustedes designen. Los otros miembros de sus congregaciones pueden hacer la solicitud a través de las Vicarías de Vida Consagrada de sus Diócesis".

También se les comunicó que para la misa de la Basílica de Guadalupe el 13 de febrero solo se destinarán 300 boletos, éstos se entregaron a los primeros que los solicitaron y se les recomendó que asistan con hábito y con credencial de su congregación.

Ayer, en la Basílica de Guadalupe, el nuncio apostólico Christophe Pierre presidió la misa de los miembros de la Vida Consagrada, a quienes llamó a "no dejarse confundir por las propuestas mundanas que nunca faltan, hay quienes por ejemplo pretenden comparar la vida consagrada con un algo al cual hay que añadir algún ingrediente, se habla entonces de vida consagrada en la enseñanza, en medios de comunicación, de opción por los pobres, en el mundo de los itinerantes, se siente entonces que la sociedad nos desvincula de las tierras y de las personas".

Por ello, agregó, "en esta nueva época que quisiera arrastrar también a los consagrados hacia dentro de las fronteras del secularismo, del individualismo, es fundamental tomar renovada conciencia, para que su fidelidad se sostenga siempre vibrante y arraigada".

Los integrantes de la vida consagrada, dijo, se encuentran presentes con los pobres en escuelas, hospitales y otros lugares.