Papa llega a la Nunciatura Apostólica

A bordo de un vehículo descubierto, el papa Francisco tardó 45 minutos en su recorrido desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. En la ruta saludó a cientos de feligreses.

Ciudad de México

El papa Francisco llegó a la Nunciatura Apostólica a las 20:55 horas, donde pasará la noche, tras su llegada a la Ciudad de México y después de reunirse en privado con el presidente Enrique Peña Nieto en la sala de espera del hangar presidencial.

El sumo pontífice tardó 45 minutos en el recorrido desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a bordo de un vehículo descubierto.

Las campanas de la Catedral Metropolitana repicaron en celebración a la llegada del papa Francisco, a tres minutos de que descendiera del avión en el que llegó al país.

Aproximadamente a las 20:10 horas, el pontífice salió del aeropuerto capitalino en el papamóvil, en el que recorrió 19 kilómetros hasta llegar a su destino, en la colonia Guadalupe Inn.

En su trayecto, decenas de personas que se congregaron desde varias horas antes en la ruta que recorrería, le dieron la bienvenida con porras, ondeando banderas, con lámparas y las pantallas de su celular prendidas. En otros sitios los asistentes entonaron el "Cielito lindo".

La ruta que recorrió el Papa en el vehículo fue Santos Doumont, Fuerza Aérea Mexicana, Circuito Interior, Río Churubusco e Insurgentes Sur, vialidades que fueron cerradas a la circulación desde las 16:30 horas.

Decenas de fieles llegaron a la avenida Río Churubusco en su cruce con División del Norte para observar el paso del Papa, donde hubo un importante dispositivo de seguridad integrado por policías de la SSP de la Ciudad de México y elementos del Ejército mexicano.

Jóvenes integrantes de vallas humanas, identificados con un chaleco representativo, ambientaron el lugar con porras: “Francisco, te quiere el mundo entero, y Francisco, tú eres misionero”.

Las calles aledañas a este sitio fueron cerradas a la circulación de automóviles, y en una de ellas se ubicó un puesto de servicio médico del gobierno capitalino ante cualquier contingencia.

Espera en banquetas, con bancos

Familias completas esperaron el paso del pontífice sentados sobre la banqueta y algunos otros en bancos que llevaron para hacer más cómoda la espera.

La primera visita a México del jerarca de la Iglesia Católica no pasó desapercibida y fue aprovechada por vendedores ambulantes que ofrecieron banderas de color amarillo con blanco con la imagen del pontífice y el escudo del Vaticano, así como lámparas para alumbrarle el paso por el precio de 20 pesos.

Policías capitalinos resguardaron los puentes peatonales ubicados sobre Canal de Churubusco, en tanto que los fieles buscan el mejor lugar en la referida avenida para observar el paso del pontífice y del papamóvil.

Con enormes banderas mexicanas, megáfonos para entonar cánticos y pequeñas lámparas de mano, cientos de personas se ubicaron en los camellones laterales de avenida Río Churubusco, casi esquina con Canal de Tezontle, para recibir al papa Francisco en su primera visita a México.

La familia Reyes, que llevó una enorme colchoneta para poder sentarse en el suelo, señaló que vive "aquí cerquita", en la Unidad Habitacional Infonavit Iztacalco, y llegó desde las 17:00 horas para poder recibir la bendición del papa Francisco, a quien cree que es "más buena onda que los anteriores" porque es latino.

El frío de la noche tampoco mermó el ánimo de la gente, que con enormes chamarras y bufandas cantó el “Cielito Lindo”, “La Guadalupana” o a gritar a coro: "Por decreto, divino, el Papa es latino" y "Se ve, se siente, el Papa está presente", entre otros.

Francisco dormirá cinco noches en la Nunciatura Apostólica, en el cuarto donde se quedó Juan Pablo II.

Durante la estancia del Papa en México, la calle Juan Pablo II, donde está la sede vaticana, estará resguardada por el Estado Mayor Presidencial, por lo que el acceso estará restringido.