Migrantes esperan "encontrar algo reconfortante" en mensaje del Papa

Más de dos mil migrantes acudirán a la misa binacional que el pontífice oficiará esta tarde en Ciudad Juárez, Chihuahua; muchos de ellos aseguran que Francisco les ha dado un lugar en la Iglesia. 
Más de dos mil migrantes de los 70 albergues del estado asistirán a la misa que oficiará el Papa.
Más de dos mil migrantes de los 70 albergues del estado asistirán a la misa que oficiará el Papa. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Los migrantes quieren escuchar en la voz del papa Francisco ánimos y esperanza. Así lo asegura el sacerdote Javier Calvillo, responsable de la Casa del Migrante de la Arquidiócesis de Ciudad Juárez.

"Saben que él (Francisco) siempre pide por ellos, saben que los defiende en todos lados y que les ha dado un lugar en la Iglesia, en la sociedad y en el mundo entero", dijo Calvillo vía telefónica.

Más de dos mil migrantes, de los 70 albergues del estado y las diócesis de todo el país, asistirán a la misa multitudinaria que el pontífice oficiará en el recinto ferial de Juárez, cerca de la frontera con Estados Unidos. Aunque lo vean de lejos, quieren escucharlo.

"Ellos solo buscan escuchar su voz y encontrar algo reconfortante en ella", dijo el padre Calvillo. Está previsto que a la misa asistan 100 mil personas.

- ¿Y a ellos no le importa ver al Papa sólo de lejos?

- No, generalmente todos esos refugiados, centroamericanos, deportados y niños muestran la misma respuesta. Ellos saben que el Sumo Pontífice está con ellos, a la distancia, pero ahí está.

El tema de la migración no le es ajeno al Papa, de hecho es un asunto recurrente en sus sermones y discursos.

En julio de 2013, poco tiempo después de haber sido elegido Papa, Francisco realizó un viaje a la isla italiana de Lampedusa, en donde cientos de migrantes pierden la vida todos los dìas en su intento de cruzar el Mediterráneo para buscar mejores condiciones de vida.

La frontera entre México y Estados Unidos también es de particular interés para el pontífice. El año pasado, cuando viajó a EU, quiso entrar justo por Ciudad Juárez, pero desistió porque consideró como una ofensa estar en México y no visitar a la Virgen de Guadalupe.

A principios de este año, en su dicurso anual, el pontífice dijo que en la actualidad hay un espíritu individualista que genera la indiferencia hacia los demás y dijo, lleva al hombre a tratar a su semejante como “puro objeto de compraventa”. 

"¿Acaso no son estas las actitudes que frecuentemente asumimos frente a los pobres, los marginados o los últimos de la sociedad? ¡Y cuántos últimos hay en nuestras sociedades!2, dijo aquella vez frente a embajadores de todo el mundo.