La casa de los Jaguares, lista para recibir a Francisco

El gobierno de Chiapas instalará decenas de pantallas gigantes en las inmediaciones de la Ciudad Deportiva, así como otras más distribuidas en la Calzada de las Etnias.
Escenario del Papa en Chiapas
(Especial)

Tuxtla Gutiérrez

El encuentro con las familias que encabezará el papa Francisco en Tuxtla Gutiérrez será uno de los actos de la visita pastoral en el que se concentrará una mayor cantidad de personas, pues se espera que más de 227 mil fieles acudan al estadio Víctor Manuel Reyna.

Para este encuentro, el gobierno de Chiapas instalará decenas de pantallas gigantes en las inmediaciones de la Ciudad Deportiva, desde el estadio de beisbol Panchón Contreras, hasta el propio estacionamiento de la casa del equipo de futbol Jaguares, así como otras más distribuidas en la Calzada de las Etnias.

El arribo del pontífice se espera alrededor de las 15:55 horas procedente de San Cristóbal de las Casas, donde habrá oficiado una misa para las comunidades indígenas.

Ahí será recibido por autoridades tanto del gobierno estatal como del municipal, así como por representantes de la Arquidiócesis de la ciudad capital de Chiapas.

Abordará el papamóvil, que hará un recorrido por el centro del estadio de beisbol Panchón Contreras y será observado por 2 mil personas en gradas y otras 18 mil a ras de campo.

A las cuatro de la tarde ingresará al estacionamiento del estadio Víctor Manuel Reyna, que estará dividido en once cuadrantes, entre los que pasará Francisco; se calcula que al menos 70 mil personas presencien el recorrido.

Diez minutos después ingresará al campo, donde cada 15 días juega el equipo de futbol local, Jaguares, haciendo un recorrido por la pista de tartán, donde ya lo esperarán 133 mil fieles. Minutos después su vehículo ingresará por la rampa derecha del escenario.

El estrado principal constará de dos niveles y, en el más alto, el potífice quedará a cinco metros de altura junto con los concelebrantes que lo acompañen.

Adicionalmente, el primer nivel, que tiene una altura de dos metros, cuenta con una rampa reforzada de casi 100 metros de largo para que el papamóvil pueda dejar al pontífice frente a la escalera principal que lleva a su lugar.

El escenario que está atrás de la silla papal fue fabricado con bastidores de madera y herrajes forrados con hojas de triplay, con acabados en tela sublimada que simula chapa de madera, mientras que los bastidores laterales están forrados con hojas de triplay que fueron pintadas para simular un patrón textil típico chiapaneco.

Además, se colocará una réplica de la Cruz de Copoya, fabricada en madera con estructura de herrería y con acabado en color gris perla.

De acuerdo con las autoridades estatales, esta representación de del crucifijo es una de las favoritas de Francisco, debido a que no contiene la imagen flagelada y herida.

En la parte trasera del escenario principal se instalará la sacristía para el papa, que consta de un resguardo acústico y contiene un baño con comodidades como una salita de estar y un perchero.

En el primer nivel también se colocarán 70 sillas de aluminio con asientos de tela negra tipo trineo para los obispos que acudan a la ceremonia.

A las 17:30 horas Francisco abordará nuevamente el papamovil para salir del estadio y, tras quince minutos de recorrido, arribará a la catedral de San Marcos, donde bendecirá una imagen de san Juan Pablo II.

Las autoridades tienen todo dispuesto por si Francisco desea descender del papamóvil y tomarse unos minutos para la ceremonia de bendición, aunque es posible que lo haga desde el mismo vehículo.

El pontífice continuará el recorrido en el papamóvil proporcionado por la empresa Chrysler —se calcula que sea presenciado por 93 mil personas en las vialidades de Tuxtla Gutiérrez—, hasta llegar al Parque Chiapasiónate, donde develará una placa conmemorando la visita.

Ahí acabará la oportunidad de verlo pasar por las calles, pues abordará un vehículo cerrado que lo llevará hasta el aeropuerto Ángel Albino Corzo para viajar a la Ciudad de México.

Fabio Martínez Castilla, arzobispo de la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, señaló que el 15 de febrero los ingresos al estadio Víctor Manuel Reyna serán restringidos y monitoreados por las autoridades del Estado Mayor Presidencial.

Indicó que arribarán a Chiapas visitantes de entidades sureñas, obispos y miembros de 58 diócesis que han confirmado su asistencia a las dos sedes donde están programados los encuentros de Francisco, incluyendo la de San Cristóbal de las Casas.

Según Martínez, entre los asistentes destaca el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, quien desde enero solicitó un lugar a la arquidiócesis.


Fieles apoyan con dinero a indígenas

Ciudadanos de diferentes entidades del país han enviado recursos económicos para que indígenas chiapanecos en pobreza extrema puedan presenciar la misa que oficiará el papa Francisco el 15 de febrero, informó Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas.

Son varios los indígenas que viven en zonas apartadas de la zona altos de Chiapas que no podrán asistir al encuentro; sin embargo, la respuesta de la ciudadanía ha sido positiva enviando dinero que ha sido canalizado a la Iglesia católica, expuso Arizmendi.

"No es que nosotros lo hayamos pedido (dinero), sino que espontáneamente algunas gentes de buen corazón han ofrecido cierto apoyo", acotó el prelado.

Los recursos, resaltó, serán ejercidos para apoyar con el pago de transporte de pobladores indígenas que viven en Tumbalá, Ocosingo y Nueva Palestina, localidades de difícil acceso que se encuentran en la sierra y en la frontera con Guatemala.

Ante la prohibición del Estado Mayor Presidencial para que se introduzcan alimentos, el prelado comentó que solicitó a la autoridad que a los indígenas sí se les permitiera la introducción de su comida.

"Las comunidades indígenas traen lo suyo: sus tortillas y tostadas que le sirven para días [...] para los indígenas es fundamental traer pozol y lo traen en botellas de plástico", comentó el obispo.

Por último, Arizmendi confirmó la presencia de diversos pueblos indígenas como mayas, nahuas, mixtecos, quiches, chontales, choles, tlapanecas, otomíes, mazatecos, purépechas y triquis que estarán presentes en la ceremonia litúrgica del 15 de febrero en San Cristóbal. (Issa Maldonado/México)


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]