'Presionan' al Papa para reunirse con padres de los 43: Vaticano

Quienes asistan a la misa en Ciudad Juárez “son bienvenidos; los que no, son libres, no se puede priorizar encuentros con un solo grupo de víctimas”, dijo el vocero del Vaticano, Federico Lombardi.
Francisco llegó en helicóptero a las inmediaciones del estadio Víctor Manuel Reyna, en Tuxtla Gutiérrez.
Francisco llegó en helicóptero a las inmediaciones del estadio Víctor Manuel Reyna, en Tuxtla Gutiérrez. (Héctor Téllez)

México

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, consideró que se está presionando al papa Francisco para que se reúna en privado con los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, a pesar de que en reiteradas ocasiones se ha rechazado esta posibilidad debido a que el pontífice considera que sería injusto hacerlo con ellos y no con todos los familiares de personas desaparecidas y víctimas de violencia en el país.

En conferencia de prensa ofrecida en el teatro Hermanos Domínguez, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Lombardi respondió a la pregunta realizada por un reportero respecto a las declaraciones del abogado de los familiares de los normalistas, Vidulfo Rosales, quien afirmó ayer en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva que no asistirán a la misa en Ciudad Juárez a la que fueron invitados con tres lugares reservados:

—El abogado de las víctimas de los 43 ha dicho que ellos no van a asistir a la misa porque creen que no hay una posibilidad (de reunirse). Ya nos han explicado que están invitados a esta celebración eucarística en Juárez, pero él dice que no van a asistir. ¿(Quiero saber) si de pronto se está mirando la posibilidad de que haya un mensaje para estas personas? —se le cuestionó a Lombardi.

—No tengo mucha nueva información que dar en este sentido. Yo pienso que hay la disponibilidad del papa de que en su misa estén presentes y sin hacer diferencias de algunos si sufren más o de otros que sufren menos. Es un poco extraño que se tenga que presionar en particular al papa sobre lo que tiene qué hacer —respondió el vocero.

"El papa habla con todos con gran comprensión y él tiene corazón para cada uno y es muy consciente de muchas otras tragedias y de los que sufren violencia. Yo pienso que el papa ha hecho su ofrenda de cercanía a que estén presentes a una misa como la de Ciudad Juárez. Los que vienen son bienvenidos y los que no, son libres", añadió Lombardi.

Lombardi insistió en que la agenda el papa es muy "densa" y que no puede priorizar encuentros con personas cercanas a un solo grupo de víctimas y dejar de lado a otros.

En la conferencia, a la que también asistió el padre Jesús Avilés, Lombardi dijo que el pontífice reconoce el dolor de todos los afectados por la violencia y la inseguridad, incluidos los padres de los 43 normalistas.

En la entrevista con Ciro Gómez Leyva, Vidulfo Rosales expresó: "No vamos a acudir a Ciudad Juárez porque el traslado es muy complicado para los padres y además no hay lugares; se ofrecieron tres espacios. La mayor expectativa era que ayer (domingo) pudiese tener ocasión la reunión; sin embargo, como no fue posible esto, las posibilidades ya son, como mucho, muy lejanas".

De acuerdo con recientes declaraciones del sacerdote jesuita Sergio Cobo, previo a la visita pastoral, la Nunciatura Apostólica y la Conferencia del Espicopado Mexicano recibieron más de 600 solicitudes de audiencia con el obispo de Roma, incluso de extranjeros que llegaron durante su estancia en México.

El sábado pasado, los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa hicieron llegar una carta al pontífice a través de los sacerdotes jesuitas para reiterar su interés de tener una reunión privada con ellos y exponer su problemática.