“Pido un ratito solo con la Guadalupana”

El camerín donde se encuentra la tilma de san Juan Diego se abrirá para el pontífice.
La virgen cuida al pueblo mexicanoo, afirma.
La virgen cuida al pueblo mexicanoo, afirma. (Octavio Hoyos)

México

El 13 de febrero el papa Francisco sostendrá un encuentro con la Virgen de Guadalupe en el camarín donde se encuentra la tilma de san Juan Diego en la Basílica. La petición que hizo el pontífice fue: "Que esta vez me dejen un ratito solo delante de la imagen" de la virgen de Guadalupe. Es el favor que les pido, ¿me lo van a hacer?"

A unos días de encontrarse nuevamente frente al ayate que luce la imagen, recuerda dos visitas previas, una en la antigua Basílica, y otra en el nuevo recinto, y en ambas describe "una imagen que dice mucho".

La imagen, explica, es "la de una madre que cobija, que cuida, que está metida en su pueblo, con la tez de su pueblo".

El camerín es un espacio en donde se puede contemplar la imagen, creado especialmente para acercarse a ella; es una bóveda que la resguarda en caso de que ocurra algún siniestro.

En el Sistema de Información de la Arquidiócesis de México se informó que en 1976 se encargaron tres proyectos para la instalación de un mecanismo retractor que, sin necesidad de tocarla, modera la imagen: éste es obra del arquitecto Óscar Jiménez Gerard, el cual destaca por su simplicidad y eficiencia. Tiene piezas como de relojería, que ha funcionado con precisión y con mínimo mantenimiento.

La bóveda se encuentra entre el altar y la escalera, mide 4.15 por 4.55 metros y tiene una altura de 5 metros aproximadamente. A pesar de que se requieren condiciones especiales para el mantenimiento de ésta, el camerín no cuenta con aire acondicionado ni otro instrumento para regular la temperatura.

El camerín ésta protegido por una puerta de seguridad de doble combinación a la cual le sigue una reja con cerradura, lo que convierte a este espacio en el más protegido del recinto mariano en México.

La imagen no puede ser tocada porque se encuentra en un cristal dentro de un estuche metálico.

Al concluir la visita se hace funcionar un pasador y regresa a su lugar para mirar hacia la feligresía.

Antes del papa Francisco, en el camerín también estuvo san Juan Pablo II en su penúltima visita.


“Un pueblo con madre”

Con motivo de la visita que el papa Francisco realizará en México, el pontífice respondió, a través de una entrevista a Notimex, algunas preguntas que le hicieron los fieles del país.

Entre ellas la de un habitante de la Ciudad de México, quien le cuestionó: "¿A qué viene a México, qué nos viene a traer?", a lo que Bergoglio respondió: Lo que más me mueve es qué voy a buscar en México (...) que me den la riqueza de fe que tienen (...) ustedes no son un pueblo huérfano porque se glorían de tener madre".

Otra interrogante fue qué piensa de la virgen de Guadalupe y su contestación fue: "Seguridad, ternura. Cuántas veces estoy con miedo de algún problema, o que ha sucedido algo feo y uno no sabe cómo reaccionar, le rezo. Me gusta repetirme a mí mismo: 'No tengas miedo. Acaso no estoy yo aquí que soy tu madre"'.

Deja claro que no espera el milagro de las flores que, según la tradición, sirvieron a Juan Diego como testimonio de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac.