“Persisten violencia y muertes en Michoacán”

El estado es mucho más de lo que se dice sobre la inseguridad; no siempre corresponde la percepción con la realidad: José Martín Godoy.

Morelia

Morelia fue hace siete años escenario de violencia. La detonación de dos granadas el 15 de septiembre de 2008 dejó ochos muertos y más de 130 heridos. Para 2013 la actividad criminal se había extendido a prácticamente todo el territorio y eso originó el levantamiento armado de grupos civiles. Los hechos quedaron marcados en un Michoacán que recibe al papa Francisco con la imagen de un estado violento e inseguro.

Aunque esa entidad dejó los primeros sitios en la incidencia delictiva nacional (ocupa el lugar 11), la percepción de un estado violento se extendió hasta en la opinión de la Iglesia católica.

Las autoridades michoacanas advierten que el estado no vive un clima generalizado de violencia, pero lo que prevalece es su mala imagen a escala nacional e internacional.

“Ya no es el levantamiento de las autodefensas y ya no hay enfrentamientos numerosos, pero sigue habiendo violencia, muerte; sigue habiendo inseguridad. En el valle de Apatzingán sigue habiendo muchos muertos”, admite el titular de la comisión de evangelización en radio y televisión de la Arquidiócesis de Morelia, el cura Mateo Calvillo.

En el contexto de su visita, admite que el papa Francisco tiene pleno conocimiento de la situación que el estado vive y enfrentó hasta hace un par de años de manera más aguda.

“Yo estuve en Roma y cuando sabían que éramos de Michoacán, conectaban con una situación difícil; a escala mundial se sabía de la situación de Michoacán y el papa sin duda se enteró de esto”.

Para el secretario de Gobierno del estado, Adrián López, aún prevalecen hechos de violencia en Michoacán, pero también hay un problema grave de percepción, que, con la visita del papa, puede contrarrestarse.

“No compartimos la apreciación, porque en todo caso debiera ir a muchas más partes del país, pero yo creo que aquí lo importante es la gran oportunidad que tenemos de visualizar a Morelia y a Michoacán como lo que es. Es mucho más de lo que se dice en el tema de violencia. No siempre corresponde la percepción a la realidad. No negamos el problema de la imagen del estado, pero estamos trabajando para mejorarla”.

El procurador  José Martín Godoy reconoce que la desarticulación de la  estructura criminal de Los caballeros templarios generó el surgimiento de células que buscan fortalecer su presencia, con la aparición de nuevos liderazgos.

“Hoy por hoy muchos de los líderes de células que no pintaban en aquella estructura, de tal forma que se empieza a conocer de alguna actividad que empieza a surgir en alguna zona y nos damos cuenta que andan liderando en una región y a la hora de estar checando, nos damos cuenta que era una persona que estaba en la estructura en la base, estaban como estacas o vigilantes y ahora aparece queriendo fortalecerse, levantarse y ser líder”.

La visita del papa Francisco a Morelia, capital de uno de los cuatro estados del país con más católicos, estará resguardada por 2 mil elementos de la policía estatal y 330 policías ministeriales, además de los elementos del Estado Mayor Presidencial y la Guardia Suiza.

Aunque de inicio el recorrido en el papamóvil estaba previsto para que fuera de 36 kilómetros, la ruta se acortó a solo 16, debido a que tras el encuentro con jóvenes que encabezará en el estadio José María Morelos, no volverá a subir al vehículo de regreso al aeropuerto, sino que abordará un helicóptero que lo llevará de regreso a la terminal aérea.

Se estima que habrá una presencia de 2 millones de michoacanos y asistentes de otros estados que presenciarán alguna de las actividades del papa, o su paso por las calles de Morelia.