Gracias por la cálida hospitalidad: Papa

El pontífice abordó un avión en el aeropuerto de Ciudad Juárez para regresar a Roma, luego de encabezar una misa masiva en la frontera con Estados Unidos.

Ciudad Juárez

El papa Francisco agradeció en Ciudad Juárez por la "cálida hospitalidad" de que fue objeto durante su visita a México, así como el cariño, la fiesta y la esperanza que vivió junto a la “gran familia mexicana”.

Al finalizar la misa ante miles de personas en la explanada El Chamizal de Ciudad Juárez, Francisco dio gracias a los mexicanos por abrirle las puertas de sus vidas y de su nación, y destacó el trabajo de quienes hicieron posible su visita apostólica.

Destacó la ayuda de las autoridades federales y locales que contribuyeron al buen desarrollo de todas las actividades en la Ciudad de México y los estados de México, Chiapas, Michoacán y Chihuahua.

Agradeció de corazón a quienes colaboraron de distinto modo, como "servidores anónimos" que, desde el silencio, dieron lo mejor de sí para que estos días fueran una fiesta de familia. "Me he sentido acogido, recibido por el cariño", apuntó.

Citó versos del poema Hermandad de Octavio Paz: “Soy hombre: duro poco y es enorme la noche. Pero miro hacia arriba: las estrellas escriben. Sin entender comprendo: también soy escritura y en este mismo instante alguien me deletrea".

"La noche nos puede parecer enorme y muy oscura, pero en estos días he podido constatar que en este pueblo existen muchas luces que anuncian esperanza”, relató el pontífice.

"He podido ver en muchos de sus testimonios, en sus rostros, la presencia de Dios que sigue caminando en esta tierra guiándolos y sosteniendo la esperanza; muchos hombres y mujeres, con su esfuerzo de cada día, hacen posible que esta sociedad mexicana no se quede a oscuras”, añadió.

Recordó que "muchos hombres y mujeres cuando pasaba en las calles levantaban a sus hijos, me los mostraban. Ellos son los profetas del mañana, son signo de un nuevo amanecer, cuidémoslos y amémoslos".

"Muchas gracias por esta tan cálida hospitalidad mexicana", dijo tras afirmar que su primera visita al país "ha sido sorprendente, México es una sorpresa”.

Al término de la misa, el Papa tomó un vehículo abierto para trasladarse al Aeropuerto Internacional Abraham González, en Ciudad Juárez.

Antes de partir a Roma, el pontífice se reunió en privado con el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera.

En la ceremonia de despedida también estuvieron presentes los titulares de la secretarías de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, entre otros.

Además del embajador de México ante El Vaticano, Mariano Palacios Alcocer; la procuradora general de la República Arely Gómez González, y el gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez.

Por la dirigencia eclesiástica estuvo el arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera; el coordinador general de la visita del Papa a México y secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Eugenio Lira Rugarcía; así como el obispo de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos.