¿Qué encontrará Francisco en su visita a México?

Desde ser el primer Papa invitado al Palacio Nacional, hasta reuniones con indígenas chiapanecos. Francisco se acercará a los sectores más excluidos y marginados del país.
Con sus visitas a Ecatepec, Chiapas, Michoacán y Chihuahua, Francisco se dirigirá a un sector social diferente.
Con sus visitas a Ecatepec, Chiapas, Michoacán y Chihuahua, Francisco se dirigirá a un sector social diferente. (Foto: Reuters/José Luis González)

Visto desde fuera, la primera gira de Francisco en México abarca los enfoques social, religioso y político. No obstante, integrantes de la Iglesia hacen otra lectura particular: es el modo que tiene Francisco para acercarse a las periferias, los sectores excluidos, marginados y víctimas de la violencia.

Clase política y religiosa

Francisco llegará a Palacio Nacional el sábado 13, donde se reunirá con el presidente Peña Nieto y la clase política mexicana; se espera que su mensaje central sea similar al que ofreció en Cuba, donde pidió mantener el camino del diálogo en favor de la paz y la reconciliación entre los pueblos, como una forma de evitar la violencia. “El mundo necesita reconciliación en esta atmósfera de tercera guerra mundial por etapas que estamos viviendo”, dijo en aquella ocasión.

En la Catedral Metropolitana se congregará con la clase religiosa y más tarde acudirá a la Basílica de Guadalupe donde oficiará su primera misa a la Virgen. Ambos eventos se sitúan en el marco de “2016, año de la Misericordia” donde fomentará el perdón, la reconciliación, la compasión y la indulgencia entre personas, familias y naciones.

Jóvenes y niños enfermos

En Ecatepec, el domingo 14, se dirigirá a los jóvenes con la misa que ofrecerá en el Centro de Estudios Superiores. Para Francisco las sedes escolares se han convertido en un tema clave para su proyecto Scholas, que promueve la creación de una red mundial de colegios que se encuentren vinculados para compartir proyectos y actividades deportivas populares, la iniciativa busca erradicar la exclusión educativa y fomentar valores en niños y jóvenes.

En su agenda destaca además la visita que realizará –por la tarde-, en la Ciudad de México, a niños del área de oncología del hospital Federico Gómez. Su mensaje se enfocará a la enfermedad como una crisis que abre la oportunidad para acercarse a Dios.

Los indígenas y las familias

En el Centro Deportivo Municipal de San Cristóbal de las Casas, el Papa celebrará una misa con las comunidades indígenas el lunes 15 en un acto privado. Sus palabras se enfocarán al perdón; como ha dicho ya en otros países, estos pueblos han sido víctimas de los conquistadores y la propia Iglesia.

En Tuxtla Gutiérrez -en el estadio Víctor Manuel Reyna- se reunirá con familias. Más que un mensaje unidireccional, Francisco escuchará testimonios de familias del modelo tradicional y otras de modelos actuales (por ejemplo con un solo padre, madre o padres divorciados), se prevé la inclusión de familia con hijos enfermos y mantendrá un diálogo con ellos. No es casualidad, la familia es un tema clave en sus discursos y la define como el “sueño de Dios”. Sus palabras se referirán a mantener la unidad de este núcleo para enfrentar las adversidades.

Un llamado a la paz

En Michoacán se comenta que Francisco eligió por motu proprio visitar Morelia y no por una sugerencia de los coordinadores de giras del Vaticano. Aquí, el martes 16, los encuentros serán tres: con religiosos, niños y jóvenes.

En el primero pedirá a los sacerdotes cuentas de su trabajo con la juventud, ya que en los últimos años han sido los más afectados desde diferentes ángulos. Por ejemplo, en los conflictos estudiantiles (los normalistas) y con la autoridad (delincuencia organizada y narcotráfico). Esto como consecuencia directa de la situación social que experimenta la región desde hace ya varios años: extorsiones, secuestro, pago por derecho de piso, enfrentamientos entre cárteles, nacimiento de nuevas organizaciones delictivas, las autodefensas y el vacío de autoridad.

En el discurso a jóvenes y niños el Papa pediría –además de fomentar la religión- encauzarse a la realización de acciones positivas y cultura del esfuerzo, para no aspirar a la vida fácil. Tampoco se descarta que su discurso llegue a oídos de los delincuentes.

Los presos y los migrantes

En Ciudad Juárez, Francisco tendrá dos eventos importantes el miércoles 17 antes de su despedida. Primero visitará una capilla construida por presos de alta peligrosidad que purgan una sentencia como responsables de la violencia y desintegración del tejido social. A ellos dirigirá un mensaje que muy probablemente se refiera no solo a su rehabilitación como persona sino como parte de una comunidad a la que, tarde o temprano, deberán reintegrarse.

Más tarde oficiará una misa binacional en la frontera Chihuahua-Texas dirigida a los migrantes y víctimas de las violencia. Francisco ha sido muy crítico en lo que se refiere a la migración forzada vista como una forma de abuso de poder que altera y modifica el núcleo familiar.