• Regístrate
Estás leyendo: Lo que revelan los trajes de los candidatos
Comparte esta noticia

Lo que revelan los trajes de los candidatos

#Elecciones2018

La firma Justo Grau Sartorial analizó la imagen de los presidenciables durante el segundo debate para saber si transmiten o no, confianza en el electorado.
Publicidad
Publicidad

Por la facha y por el traje se conoce al personaje, o al menos eso dice el refrán. La firma Justo Grau Sartorial, especializada en Diseño de Imagen,  lo tomó muy en serio y analizó la imagen de los candidatos presidenciales durante el segundo debate realizado el 20 de mayo en la Universidad Autónoma de Baja California.

“El buen vestir y la comunicación van de la mano cuando se quiere dirigir una empresa o el rumbo de un país, y por ello este análisis nos da elementos adicionales para tomar decisiones en torno a la credibilidad, confianza e imagen que proyectan los candidatos”, dijo Justo Grau.

Grau, maestro en Comunicación e Imagen Pública, analizó la imagen de los presidenciables a partir del ajuste del traje, color, uso de calzado y accesorios.

Esto fue lo que encontró:

1. Ricardo Anaya Cortés

Es el que más se preocupa por su vestimenta, pero no logra mimetizarse con los votantes.

De acuerdo con el especialista, le falta estructura a sus trajes pues usa un corte Slim Fit, que le hace lucir más delgado de lo que es y transmite cierta debilidad.

“En mi opinión necesita trajes con más estructura, especialmente en el pecho y torso, una zona muy varonil; con ello proyectaría más solidez y firmeza”, destacó.

Para el segundo debate vistió un traje azul marino que siempre es una buena opción, pero si utilizara cuadro de ventana o cuadro Príncipe de Gales conseguiría transmitir un efecto de corpulencia que no tiene.

El analista de imagen recomendó a Ricardo Anaya utilizar tonos azules en los trajes y corbatas color pastel, pues por su tonalidad de piel debe evitar los colores negro, naranja y amarillo porque luciría muy pálido, casi enfermizo.

2. Andrés Manuel López Obrador

A partir de la elección de su vestimenta podemos saber que busca la identificación con la gente al usar prendas comunes y sin ostentación: sombreros regionales, ponchos, guabayaberas, y prendas típicas en sus giras de campaña y, aunque la idea es acertada, resulta un exceso y parece poco natural.

Insípido en la elección del color de los trajes. El gris Oxford le va bien, pero la recomendación es que no sean lisos, al menos no siempre.

El especialista consideró que la raya diplomática le ayudaría a verse más esbelto, porque los trajes demasiado grades reflejan cierta desidia y falta de preocupación por su imagen.

No aprovecha la fuerza visual del color de las corbatas, ya que suele utilizar colores intensos y por su tono le vendrían bien las corbatas en tonalidades pastel.

3. José Antonio Meade Kuribreña

Utiliza trajes muy grandes y le sobra tela por todos lados. Si corrige este aspecto transmitirá mayor preocupación por su imagen y lo que proyecta.

En colores la recomendación es utilizar azul marino lisos o con una línea diplomática suave, casi sin marcar.

Para la corbata, recomendó a Meade Kuribreña el uso de rojo y hacer un buen nudo (porque lo lleva desajustado, las más de las veces).

Un punto positivo es el uso frecuente y correcto de los jeans en talla y ajuste.

4. Jaime Rodríguez Calderón

El Bronco logra mimetizarse con la gente al punto de la teatralidad: fotos en caballo y con sombrero. Al igual que Andrés Manuel, el recurso es positivo pero en exceso es poco natural.

La recomendación es utilizar trajes azul marino o negro, siempre con raya diplomática para que estilice su imagen porque es muy corpulento.

La camisa blanca o azul cielo son buena opción para él.

Las corbatas que mejor le quedan son de color azul marino, azul rey o gris plata, pero suele utilizar morado intenso que no le favorece.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.