• Regístrate
Estás leyendo: Judicializar elección, “inmaduro”: Tribunal
Comparte esta noticia

Judicializar elección, “inmaduro”: Tribunal

Otálora prevé comicios federales muy impugnados y expresa inquietud por la tendencia de políticos a litigar todos los procesos, porque revela la desconfianza en que el voto se expresó de manera libre.
Publicidad
Publicidad

La presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora, advirtió que la creciente judicialización de los procesos electorales revela no solo desconfianza, sino inmadurez de los actores políticos por pensar que se puede ganar en los tribunales lo que no se ganó en las urnas.

Anticipó unas elecciones federales muy impugnadas, sobre todo en la competencia por los espacios en la Cámara de Diputados y el Senado, donde están en juego las mayorías parlamentarias y, en buena medida, la gobernabilidad.

En su charla con el director general editorial de MILENIO, Carlos Marín, para el programa El asalto a la razón, la magistrada expresó su inquietud por la tendencia de los actores políticos a litigar todos los comicios.

“Revela una gran desconfianza en los procesos electorales y revela una gran falta de madurez en los actores políticos (…); me parece inquietante esta creciente judicialización de las elecciones municipales, legislativas y presidenciales, pues quiere decir esa dificultad en creer que el voto ciudadano se expresó de manera libre, en que no hubo fraude, en pensar que se puede ganar en los tribunales lo que no se ganó en las urnas”, puntualizó.

Otálora subrayó, sin embargo, que el TEPJF no decide quién va a gobernar, sino el ciudadano en las urnas y deploró el asesinato de políticos y candidatos durante el actual proceso electoral.

Asimismo, advirtió que existe “un vacío en cuanto a la respuesta de las autoridades” frente a la exacerbación de la violencia en el ámbito político-electoral.

Por ello convocó a los ciudadanos a responder a la violencia con votos el próximo domingo.

“Si bien las autoridades tienen que asumir su papel de garantizar la seguridad de todos y de encontrar quiénes son los autores de todos estos crímenes, lo cierto es que la gente tiene que salir a votar; me parece que la boleta el 1 de julio es la mejor respuesta a una bala en el camino”, remarcó.

La presidenta del máximo tribunal en materia de justicia electoral señaló que el asesinato de más de 120 políticos durante el actual proceso electoral evidencia la intromisión de las organizaciones criminales en la contienda política.

“Lo preocupante es justamente que sea el crimen organizado el que esté decidiendo quién va a llegar a la boleta y quién no va a llegar a la boleta, o quién está en la boleta y llegará o no al día de la jornada electoral”, enfatizó.

6 DE SEPTIEMBRE

En su conversación con el periodista Carlos Marín, la magistrada presidenta indicó que el Tribunal está listo para atender los litigios derivados de los comicios y entregar, a más tardar el 6 de septiembre, la constancia de mayoría al vencedor de la elección presidencial.

El tribunal cuenta para ello con una plantilla de mil 800 personas, a las que se sumaron provisionalmente 900 empleados, entre abogados y personal de apoyo, para integrar las ponencias de los magistrados.

Otálora cuestionó en ese contexto la concurrencia de las elecciones federales con la renovación de nueve gubernaturas, así como procesos locales en 30 de las 32 entidades federativas, como nunca antes en el país.

“Habrá que ver y sacar resultados al final de este proceso electoral; lo que uno sí puede saber viendo este proceso electoral, comparado con otros, es que una sola elección —la presidencial— parecería que está jalando todas las demás y ese es el gran tema que el Constituyente tendrá que pensar”, dijo.

La titular del Tribunal Electoral indicó que la competencia por la Presidencia de la República no ha permitido poner atención ni darle su debida importancia a la elección de nueve gobernadores y un alto número de alcaldes, que en los hechos tienen una gran relevancia en la vida cotidiana de muchos miles de mexicanos.

—No la quiero mortificar, ¿pero la decisión de cuatro de sus compañeros sobre la elegibilidad de Jaime Rodríguez, El Bronco, no restó credibilidad pública al Tribunal? —inquirió Marín.

—Fue una decisión de la mayoría; yo estuve en la minoría; una decisión sumamente controvertida, criticada (…); a mí me parece que sería muy inquietante un Tribunal que tome todas sus decisiones por unanimidad y que ninguno de los integrantes cuestione la decisión de los demás con o sin razón jurídica. Creo que la diferencia es buena y habrá que juzgar la actuación del Tribunal al concluir todo el proceso —atajó la presidenta del máximo órgano en justicia electoral.

PROMETEN CERTEZA EN FASE DE CALIFICACIÓN

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación trabajará de cara a la ciudadanía para dar certeza y transparentar el proceso de calificación de la elección de este 1 de julio, garantizó la magistrada presidenta, Janine Otálora.

Para ello, dijo, se elaborará un proyecto que permita a los ciudadanos conocer paso a paso cada una las actividades que lleva a cabo el TEPJF para emitir la declaración de validez de la elección de presidente.

“Nuestro compromiso es impartir justicia que dé certeza a la democracia y demostrar que en México el voto se respeta. Probaremos la solidez de las instituciones electorales y la vigencia de la democracia como sistema de gobierno”, sostuvo.

En el “Foro informativo para visitantes extranjeros”, Otálora destacó que la democracia lleva en su esencia los mejores valores de la humanidad, además de que implica el reconocimiento, el respeto y la protección de los derechos humanos.

El titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, Héctor Díaz, aseguró que el 1 de julio se contará con 14 mil 644 funcionarios de la PGR para inhibir posibles conductas delictivas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.