El DF tiene rezago habitacional: ALDF

La presidenta de la Comisión de Vivienda de la Asamblea Legislativa del DF, Miriam Saldaña indicó que más de un millón de familias han sido expulsadas de la ciudad por falta de vivienda.

Ciudad de México

La Presidenta de la Comisión de Vivienda en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Miriam Saldaña, señaló que existe un rezago habitacional que se incrementa progresivamente en el sector además de una falta de movilidad en el desarrollo inmobiliario.

Manifestó que esto se ha agudizado por la suspensión de la Norma 26 que autoriza la construcción de vivienda popular, y ahora más de un millón de familias han sido expulsadas de la ciudad ante la falta de viviendas y condiciones de habitabilidad.

Explicó que en el tiempo de suspensión de la Norma 26 el impacto económico en el DF es de aproximadamente 30 mil millones de pesos, lo que equivale a 40 mil viviendas no construidas.

La diputada local del PT comentó que la inversión de las inmobiliarias está detenida en el DF debido a un vacío legal y por ello las obras y proyectos de construcción han caído 50 por ciento, con lo que se agudiza el rezago en la edificación y entrega de miles de viviendas.

“Como salida a esta situación de caos, está la iniciativa de Ley de Vivienda propuesta recientemente ante el pleno de la ALDF, pues resuelve y atiende de manera sustancial, con visión robusta y de futuro, las necesidades del sector, a fin de no dejar lagunas que permitan los malos manejos o interpretaciones erróneas que terminen en actos de corrupción o de falta de transparencia”, manifestó.

Saldaña dijo que el aplazamiento en la materia es de 115 mil casas, aproximadamente, las que se dividen en 55 mil 410 de viviendas nuevas y 58 mil 916 de mejoramiento.

La intención es que en 2015 el Distrito Federal arranque una etapa de esplendor y transparencia en la construcción y entrega de vivienda con respeto al medio ambiente y en condiciones de habitabilidad suficientes.

“La demanda de vivienda que concentra 49.13 por ciento, está en la población con menos de 8 salarios mínimos mensuales, de los cuales sólo 46.2 por ciento es atendido por el Instituto de Vivienda del Distrito Federal, lo anterior, trae como consecuencia que sean expulsadas de la ciudad alrededor de un millón de familias”, expuso.