Proyectan viaducto de tres pisos a Santa Fe

La obra, que iniciará en Periférico, forma parte de los trabajos del Tren Interurbano México-Toluca.

México

El Gobierno del Distrito Federal construirá un viaducto vehicular de tres pisos para conectar Santa Fe con Periférico, como parte de las obras del Tren Interurbano México-Toluca.

De acuerdo con el proyecto que se publicó en la Gaceta Oficial del DF y se realizará en conjunto con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el viaducto consiste en una vialidad de dos y hasta tres niveles cuando comparta estructura con el tren.

Se espera que la licitación sea lanzada este año y que las obras inicien en 2015.

La obra, que tiene como objetivo descongestionar la zona, iniciará en Periférico sobre Camino Real a Toluca, seguirá sobre Camino a Santa Fe y su continuación por la avenida Vasco de Quiroga, hasta el entronque con avenida Tamaulipas.

El gobierno capitalino aportará los recursos para la implementación del proyecto y construcción del viaducto vehicular y se encargará de obtener permisos, liberar derechos de vía y de la mitigación social.

"El GDF será responsable de elaborar el proyecto ejecutivo del viaducto vehicular y hacer las adecuaciones necesarias al proyecto ejecutivo del proyecto ferroviario que sean necesarias, para que conviva con el viaducto vehicular, sujeto a la revisión y aprobación de la SCT", especifica.

Además, se descongestionarán las calles transversales como la Carretera México Toluca, las avenidas Antonio Dovalí Jaimes, Roberto Medellín, Javier Barros Sierra, Escuadrón 201, Sur 122, y calle Canario, delegaciones Cuajimalpa y Álvaro Obregón.

Los recursos que aporte el gobierno capitalino podrán ser propios o a través de las inversiones que realicen los terceros con los que celebre contratos de asociación pública o privada, "o a quienes otorgue las distintas concesiones que en el ámbito de su competencia y que de conformidad con su normatividad le corresponden".

A su vez, el Tren Interurbano será una construcción de doble vía con terminales en Toluca y Observatorio, con cuatro estaciones intermedias en Metepec, Aeropuerto, Lerma y Santa Fe.

La Federación será responsable de elaborar y entregar el proyecto ejecutivo del tren, así como los recursos para su construcción.

Desde el inicio del actual sexenio, el presidente Enrique Peña Nieto estableció que para cerrar las brechas entre las diferentes regiones del país e impulsar la actividad económica se fortalecería la red ferroviaria.

"La SCT aportará los recursos suficientes para la implementación y construcción del proyecto ferroviario, en términos de la normatividad aplicable y de las autorizaciones presupuestarias que al efecto emita la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para los convenios específicos. Lo anterior, de conformidad con el proyecto ejecutivo, catálogo de conceptos y precios unitarios elaborados y entregados por la SCT", detalla.

El convenio contempla total coordinación entre el gobierno capitalino y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

"Las partes se obligan a mantener una adecuada comunicación institucional, a efecto de atender en forma expedita las solicitudes de permisos, licencias y autorizaciones relacionadas con las obras del proyecto ferroviario y/o el viaducto vehicular, que permitan reunir la información administrativa, técnica, económica y jurídica que, en su caso, sea requerida", señala.

El convenio muestra que la Secretaría de Hacienda y la Auditoría Superior de la Federación vigilarán los recursos federales que aporte la SCT, mientras que lo aportado por el GDF será revisado por la Fiscalía Superior de la Ciudad de México y la Contraloría General local.

El Tren Interurbano realizará un recorrido de 58 kilómetros, de los cuales 36 se construirán en el Estado de México, ya que saldrá de Zinacantepec y pasará por los municipios de Toluca, Metepec, San Mateo Atenco, Lerma y Ocoyoacac, y concluirá su trayecto en la Ciudad de México, en un lapso de 39 minutos, debido a que alcanzará una velocidad de 160 kilómetros por hora.

Esta obra permitirá ahorro en el tiempo de traslado hasta de 90 minutos por usuario, reordenará el flujo de más de 200 mil vehículos diarios y reducirá el mantenimiento a infraestructura de vialidades hasta por 680 millones de pesos anuales.

Además, en materia ambiental dejarán de emitirse 34 mil 500 toneladas de dióxido de carbono.

La inversión aproximada en las obras para la construcción del Tren Interurbano México–Toluca será de 41 mil 500 millones de pesos, según estimaciones de la SCT.

Cuando esté operando al ciento por ciento por ciento, el tren tendrá un recorrido seguro con la comodidad del siglo XXI y capacidad para transportar 270 mil pasajeros de inicio y casi 10 millones de pasajeros al año.

En tanto, el próximo 29 de julio se lanzará la licitación del último tramo del Tren Interurbano México-Toluca , que corresponde a la salida del túnel a Santa Fe.

El fallo del proyecto se dará a conocer a finales de agosto, con lo que se estaría cumpliendo con los tiempos establecidos para su entrada en operación.

Será hasta el próximo 10 de octubre que se dé a conocer información para la instalación del material rodante, sistemas ferroviarios y sistemas de comunicación, además del centro de control, el boletaje, los sistemas electromecánicos del túnel y el viaducto.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]