CRÓNICA | POR FRANCISCO MEJÍA

“Pasamos frente a los policías y ni nos ven”: vagoneros

COMERCIANTES AMBULANTES

Vendedores ambulantes continúan con su oferta de mercancías en los trenes, a pesar de la vigilancia.

Por tiempo indefinido, los usuarios del Metro tendrán que seguir su convivencia durante sus trayectos con vendedores ambulantes conocidos como vagoneros, ya que ese transporte colectivo carece de personal policiaco para emprender las acciones que lleven a la salida definitiva de esos comerciantes.
(Milenio-Archivo)

Ciudad de México

Vendedores ambulantes que ofrecen su mercancía en los vagones de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro tratan de evadir a los 590 elementos de las policías Bancaria e Industrial y Auxiliar, al ingresar sus productos en una bolsa de plástico negra.

“No será fácil sacarlos en esta línea ni en la 2, es donde hay más organizaciones y líderes y es donde hay más usuarios; el pastel es más grande”, afirmó personal de la estación Zaragoza.

De acuerdo con información oficial, la Línea 1 es utilizada por al menos 800 mil usuarios al día; es la segunda después de la 2.

La estrategia de los vagoneros en la Línea 1 es que al cerrar las puertas el tren, sacan su mercancía

de la bolsa y la comienzan a ofrecer.

Hay otros vendedores que antes de cerrar las puertas del vagón comienzan a ofrecer sus productos sin que intervenga la policía.

Se ha podido observar que los policías asignados, entre ocho y diez elementos en ambos andenes

de las 20 estaciones de esa línea, se encuentran en la parte media, en grupo y platicando.

“SU OBLIGACIÓN…”

En la estación Balderas un usuario increpó a tres elementos de la Policía Bancaria por estar platicando y no sacar a los vagoneros:

“Tienen que bajarlos, pues para eso les estamos pagando”. Uno de ellos le reviró: “La obligación de usted como ciudadano es bajar la palanca y denunciarlos y nosotros vamos”.

Una mujer que pasaba por el lugar dijo: “Sí, y que nos golpeen ¿no? Si son muy violentos, además, para eso están los policías”. En la estación Isabel la Católica un vagonero afirmó: “Pasamos frente a sus narices (de los policías) y ni nos ven…”.

Un policía en esta estación acusó: “Tenemos órdenes de no detener a los invidentes para no violar sus derechos humanos”, por ello, en la Línea 1 aún se les puede ver con su sonido sobre el pecho.

LETREROS PERDIDOS

Además del operativo anunciado el pasado 12 de diciembre e intensificado a partir del 7 de enero, las autoridades del Metro colocaron pequeños letreros donde se invita a los usuarios a no comprar a los vagoneros: “Si no les compras desaparecen”.

Sin embargo, pocos usuarios los han visto, ya que fueron pegados casi escondidos entre la publicidad que se coloca en los vagones.

INSUFICIENTES

“Joel Ortega dijo que iban a ser 590 elementos de la PBI y de la Auxiliar, pero échale cuentas, si hay 10 por estación, serían 200, ¿dónde están los demás”, acusó un vigilante vestido de civil en la estación Zaragoza y negó que los faltantes estén de vigilancia en la Línea 2.

Dijo que la policía “resulta insuficiente, pues los vendedores han adoptado nuevas estrategias para la venta. No hay de otra que subir uniformados a los vagones”.