Aunque nos remitan "miles de veces" no dejaremos el Metro: vagoneros

La ayuda de dos mil 18 pesos que les ofrecerá el gobierno capitalino para que dejen el ambulantaje no es tentadora ya que ellos ganan eso en una semana, advirtieron los vagoneros.
El GDF estima que en las 11 Líneas operan 3 mil vagoneros.
La oferta del gobierno capitalino no es tentadora para los vagoneros (Archivo)

Cd de México

Vagoneros de la Línea 2 del Sistema de Transporte Colectivo Metro aseguraron que no dejarán de vender dentro de las instalaciones del tren aunque los remitan ante las autoridades "miles de veces."

"Nos vamos a seguir aferrando al comercio en el Metro, no importa que nos remitan miles de veces, que nos tengan encerrados 13 horas o que nos saque 740 pesos por la multa. Ésta es nuestra fuente de trabajo y no la vamos a dejar tan fácilmente," señaló un vendedor de chicles antes de abordar un vagón del tren con dirección a Cuatro Caminos.

Vendedores de chicles, dulces, pomada para labios, paletas y encendedores, aseguraron a MILENIO que a la semana ellos ganan más dinero que los 2 mil 18 pesos que el gobierno del Distrito Federal pretende otorgarles como ayuda mensual.

"Si la armas y las ventas están buenas en una semana sacas más de lo que está ofreciendo el gobierno, así que dudo que los compañeros quieran dejar el Metro", aseguró un joven que tiene ocho años trabajando en la línea "azul."

Los vagoneros señalaron que si el gobierno de Miguel Ángel Mancera quiere acabar con el ambulantaje en el Metro deberá ofrecerles trabajo fijo a todos los vagoneros.

"La ayuda va a ser por hasta seis meses y después de eso ¿nos vamos a quedar sin trabajo otra vez? Lo que no piensa el gobierno es que nosotros no tenemos estudios y conseguir un empleo así, sin papeles es más difícil. Además ya nos acostumbramos a esto, si nos van a dar otro trabajo no tiene que ser pesado y tiene que estar cerca de nuestras casas para que no gastemos en pasajes," dijo un joven que vende paletas enchiladas.

En cambio, los vagoneros propusieron al gobierno capitalino regular el comercio informal en beneficio de los usuarios.

"Nosotros podemos portar un gafete que nos identifique para que la gente se sienta segura. También podemos bajarle el volumen a nuestras bocinas para no molestar con la música a los pasajeros, todo eso con tal de que nos dejen seguir trabajando aquí. El comercio eso lo único que sabemos hacer," aseguró un vendedor de pomadas para labios entrevistado en el anden de la estación Cuitláhuac.

Los vendedores señalaron que toda la atención que han recibido en los últimos meses por parte de las autoridades y de los medios de comunicación ha dañado su imagen y ahora los usuarios no les quieren compran sus productos.

"Nos dicen que nos bajemos, que por nuestra culpa subieron el precio del boleto y ya no nos compran, pero nosotros sólo queremos trabajar; no somos delincuentes," sentenció otro vendedor de chicles.