Invierten 30 millones para rehabilitar tren del Metro

El convoy fue nombrado Daniel Cosío Villegas y entró a servicio en la Línea 3 que corre de Indios Verdes a Universidad.

Ciudad de México

El Sistema de Transporte Colectivo Metro invirtió  cerca de 30 millones de pesos en la rehabilitación de un tren, que regresó a la operación en la Línea 3.

Dicho convoy fue nombrado Daniel Cosío Villegas, y forma parte de parque de 16 unidades rehabilitadas.

El convoy motrices M303/M304, fue recuperado por trabajadores del Metro, y entra al servicio de la Línea 3, la tercera con mayor afluencia, en su tramo que va de Indios Verdes a Universidad.

El décimo sexto tren recuperado, de los 22 que es la meta mínima para este año, es un modelo NM 79, adquirido entre 1981 y 1984, con tecnología “Chopper japonés” y forma parte de la flota de 49 convoys asignados a la Línea 3.

La Línea 3, que va de Indios Verdes a Universidad, transportó en el segundo trimestre de este año a 57 millones 948 mil 356 usuarios, por lo que fue el tercer lugar en afluencia luego de las Líneas 2 y 1, que ocupan el primero y segundo sitios en cuanto a demanda de servicio, respectivamente.

La terminal Indios Verdes es la estación que de manera Individual tiene mayor afluencia en toda la Red del Metro. La terminal Pantitlán capta más usuarios, con la peculiaridad que a ésta arriban trenes provenientes de cuatro Líneas.

Por medio de sus 23 kilómetros y 21 estaciones, la Línea 3 lleva en días laborables a miles de jóvenes usuarios a sus clases en Ciudad Universitaria, a la que arriban por medio de las estaciones Universidad y Copilco; también pasa por dos de los principales centros hospitalarios del país, el Hospital General de México y el Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Con la puesta en operación de dicho convoy,  STC rinde homenaje al historiador Daniel Cosío Villegas, quien nació en la Ciudad de México el 23 de julio de 1898 y murió el 10 de marzo de 1976, también en la capital mexicana. Cursó la carrera de abogado en la Universidad Nacional y desde 1919 escribía en el periódico Excélsior, además de colaborar con José Vasconcelos en la revista La Antorcha, la cual también dirigió.

Abogado (1925) por la Universidad Nacional, con anterioridad se había iniciado en el periodismo (Excélsior, 1919), la cátedra (sociología y economía política en la Escuela de Jurisprudencia, 1920) y la creación literaria (Nuestro pobre amigo, novela, 1924). Colaboró con José Vasconcelos en La Antorcha y más tarde dirigió esta revista.
Se le otorgó el Premio Nacional de Letras en 1971 y formó parte del Colegio Nacional desde el 2 de abril de 1951.