Piden al GDF solucionar pleitos en rutas de transporte

Representantes de la Ruta 13, que se mueve en la zona de Taxqueña y avenida del Imán, señalaron que el gobierno capitalino hace caso omiso a sus denuncias contra los choferes de la Ruta 1.
Familiares de los choferes agredidos de la Ruta 13 se han manifestado en múltiples ocasiones para exigir la atención de las autoridades.
Familiares de los choferes agredidos de la Ruta 13 se han manifestado en múltiples ocasiones para exigir la atención de las autoridades. (Ilich Valdez )

Ciudad de México

Representantes de la Ruta 13 de transporte exigieron al Gobierno del Distrito Federal (GDF) atender sus denuncias contra las golpizas, intimidaciones y asaltos que han sufrido de manera continua desde hace ocho años por parte de los choferes de la Ruta 1 y que han sido ignoradas.

En conferencia de prensa, Rosalío Juárez, representante de la Ruta 13, lamentó que la  Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) tenga acumuladas 20 averiguaciones previas por agresiones contra sus chóferes tan sólo por rebasar a los de la Ruta 1, como lo muestran videos captados en el lugar de los hechos.

“Fernando Ruano, representante de la Ruta 1, nos sigue mandando a su grupo de choque Los Mexicanos, para golpearnos y amenazarnos, y decirnos que el ramal Taxqueña-Imán es de ellos.  El parque vehicular que ha incrementado la Ruta 1 nos ha originado una pérdida del 80 por ciento de los ingresos, además de que 80 de nuestros chóferes se han ido, y de 46 microbuses que teníamos sólo quedan 15”, señaló.

Óscar Cruz, uno de los agredidos, indicó que luego de hacer denuncias, ha tenido que cambiar de domicilio a su familia, pues aparecieron pintas afuera de su vivienda en la que le decían que si continuaba trabajando en la Ruta 13 lo iban a matar junto con sus hijos y esposa.

Los denunciantes cuentan con videos y fotografías entregadas en las agencias ministeriales de las coordinaciones territoriales 1, 3 y 4 de Coyoacán, como prueba de su dicho y sin embargo, no hay detenidos.

Semovi, actúa con ‘tibieza’ en el caso

La Secretaría de Movilidad (Semovi) cuenta con varias quejas y ha intervenido de manera “tibia” sin conseguir imponerse como autoridad, y pese a las sanciones de las que ha sido objeto, la Ruta 1 mantiene su forma de operar como banda delictiva más que como un grupo laboral.

La problemática comenzó en 2006, cuando el 1 de junio de 2012, la entonces Setravi giró el oficio STV/OS/202/2012, para intentar detener el problema con advertencias que fueron “letra muerta” para la Ruta 1.

"Me permito advertirlos categóricamente que cualquier nuevo incidente entre chóferes o concesionarios de las rutas 1 y 13 del ramal Taxqueña-Av. Del Imán, en la Delegación Coyoacán, será sancionado con suspensiones temporales y eventualmente con la cancelación de las concesiones individuales o por ruta", dice el oficio, firmado por el Secretario de Transporte y Vialidad, Armando Quintero.

Al continuar las agresiones, el 9 de junio de 2014, tras dos días de una última denuncia contra la Ruta 1, esa dependencia hizo firmar a amabas partes una minuta de acuerdo de no agresión.

“Con la finalidad de garantizar la eficiencia y eficacia en la prestación del servicio, así como la seguridad de los usuarios, peatones y operadores de las rutas que prestan el servicio en la zona, los CC. Fernando Ruano Bolaños y Rosalío Juárez Rodríguez, se comprometen a conminar a sus asociados a evitar  actos de violencia que pongan en riesgo la prestación del servicio y a la integridad física de la personas”, indica el documento.

Sin embargo las agresiones y denuncias penales continuaron hasta la fecha, la última de ellas hace un par de días.  

“El problema entre la Ruta 1 y la Ruta 13 ha escalado a un grado de violencia que para los chóferes de la Ruta 13 es ya imposible. Las agresiones no cesan, y ahora incluyen cerrones y bajar el chofer a golpes, situación que pone en riesgo la integridad física de los usuarios”, indica Rosalío Juárez Rodríguez en una queja presentada ante el jefe delegacional en Coyoacán, Mauricio Toledo.

En un intento por ser escuchados por alguien, pues ni siquiera la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ha atendido las quejas, hizo un llamado al delegado de Coyoacán “ustedes que son las autoridades, que deben guardar el orden y garantizar que los usuarios tengan un servicio de transporte, que se preste en forma regular, continua, y en las mejores condiciones de higiene y seguridad, intervengan y den por terminado dicho conflicto”.

Los representantes de la Ruta 13 solicitaron la reducción del parque vehicular de la Ruta 1,  pues el corredor se encuentra sobreofertado, y obligarlos a que respeten su recorrido autorizado,  que es de ingreso por la Unidad Habitacional Villa Panamericana, por la calle de Céfiro, reincorporándose a la avenida a Aztecas a la altura de Calzada del Imán.