Terapia húngara para discapacitados de Tlalpan

Unas 45 personas con parálisis cerebral, espina bífida, esclerosis múltiple y daños cerebrales reciben una terapia de rehabilitación por parte de una fundación húngara.

Ciudad de México

Autoridades de la delegación Tlalpan, en coordinación con especialistas húngaros, aplican terapias a personas con discapacidad, para mejorar sus condiciones de vida, pues en la demarcación hay unas 25 mil personas con ese tipo de problemas.

La jefa delegacional en Tlalpan, Maricela Contreras Julián, informó en un boletín que a través de un taller de origen húngaro, que dura seis meses, se atiende a 45 personas con parálisis cerebral, espina bífida, esclerosis múltiple y daños cerebrales, entre otros males.

Dicha terapia de rehabilitación para personas con discapacidad se lleva a cabo en coordinación con la fundación húngara PETO (Programa Educativo de Trabajo Ortofuncional), que se enfoca a rehabilitar a personas con discapacidad y de escasos recursos, sobre todo a niños, para que tengan una mejor calidad de vida y logren ser independientes.

En este programa se llevan a cabo actividades de tres a ocho horas diarias con avances notables en los primeros 15 días de terapia, en pacientes que van desde uno a 64 años, pues trabaja en círculos de estudios para acreditar primaria y secundaria, y da apoyo emocional, aparatos ortopédicos y sistemas de comunicación.

Contreras Julián señaló que se buscan mayores recursos, adicionales a los 400 mil pesos ya invertidos, para que este taller sea permanente para los tlalpenses, pues explicó que en la actualidad se brinda el apoyo a 45 personas y se tiene una lista de espera de más de 100 personas.

Reconoció que para impulsar este tipo de programas y actividades en favor de los que menos tienen se necesita de la participación y trabajo con las asociaciones civiles y la comunidad.

De acuerdo con el INEGI, la población de personas con alguna discapacidad es de 25 mil 862 personas, por lo que este taller pretende atender a la mayor cantidad de personas para darles una mejor calidad de vida mediante una educación conductiva.

Es decir, que se enfoca a personas con parálisis cerebral, Síndrome de Down, cuadraplejia, Parkinson, esclerosis múltiple, espina bífida, lesiones y daños cerebrales, entre otros, para desarrollar habilidades y resultados a corto, mediano y largo plazo.

Contreras Julián puntualizó que se continuará trabajando para tener mejores condiciones y apoyar a las personas con alguna discapacidad de escasos recursos.