Taxistas apelan en tribunal por el caso Uber y Cabify

Taxistas organizados presentaron 23 juicios de apelación, luego de que fueron desechados juicios de nulidad que interpusieron contra la autorización de aplicaciones para Uber y Cabify.

Ciudad de México

Taxistas Organizados de la Ciudad de México presentaron 23 juicios de apelación contra el Tribunal Contencioso Administrativo, por haber desechado sus juicios de nulidad contra la autorización de aplicaciones en móviles para la prestación de servicio público de transporte de personas en autos particulares, como los de Uber y Cabify.

Antes de acudir a la sede de ese tribunal, en la delegación Benito Juárez, los taxistas realizaron una caravana en torno al inmueble y después una conferencia de prensa.

Se quejaron de que la presidenta del tribunal, Yazmín Esquivel, no actuó con imparcialidad en el caso de los taxistas contra el gobierno capitalino y la aprobación para que puedan operar aplicaciones para el servicio público y autos particulares.

Ignacio Rodríguez, representante de taxistas organizados, dijo que la apelación también se interpone en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y ahora esperan tener una resolución favorable, ya que su petición se basa en que las aplicaciones operaron de manera ilegal en la ciudad violando la ley y después fueron regularizadas.

“El 5 de agosto presentamos el juicio de nulidad y la presidenta del tribunal contencioso nos lo desechó, entonces ahora estamos presentando 23 juicios de nulidad y tendrán 15 días hábiles para decir si se aprueban o los desechan”, indicó Rodríguez.

“Lo que ha ocurrido es que Yazmín Esquivel fue seleccionada por la presidenta del tribunal a petición del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y por eso están desechando nuestras peticiones para no afectar al gobierno capitalino, pero los afectados somos los taxistas regulares”.

Antes de interponer estos dos juicios, los representantes de los taxistas organizados habían presentado un recurso de revisión, para que se actuara de manera legal y congruente en su petición de que no prospere la regulación de las aplicaciones como las de Uber y Cabify.