Van contra tatuadores que operan en tianguis

Grabar sin permiso de la Secretaría de Salud equivaldrá a una multa de más de 120 mil pesos.
La exposición fotográfica "Tatu-arte lo justo" busca combatir los estereotipos que cuestionan sus cualidades personales, incluida su capacidad profesional.
Según el Inegi, 10% de la población se hizo un dibujo en la piel. (EFE)

Ciudad de México

La Secretaría de Salud del Distrito Federal firmó un convenio con la Asociación Nacional de Dermografía para fortalecer la regulación de establecimientos y erradicar a los tatuadores clandestinos que operan en tianguis, casas o departamentos.

En el Museo del Tatuaje, el secretario de salud local, Armando Ahued Ortega, explicó que las multas a quienes realicen tatuajes sin los permisos necesarios van desde los 120 mil a los 360 mil pesos. 

“Sobre todo en mercados sobre ruedas, casas y departamentos donde clandestinamente se tatúan las personas. Realizar grabados es una profesión y nosotros estamos en favor de ello, pero que quien lo haga tenga capacitación y conozca los riesgos”, dijo el funcionario.

Explicó que en la capital únicamente hay 63 establecimientos registrados que cuentan con la certificación necesaria para trabajar, de los 358 que hay en todo el país. Según el último reporte del Inegi, 10 por ciento de la población mexicana tiene algún tatuaje.

Ahued destacó la necesidad de regular esta práctica, pues hacerlo sin prevención e higiene puede representar un riesgo para la salud.

“Los establecimientos dedicados en este oficio deben contar con las condiciones de higiene adecuadas, productos específicos, como tintas biocompatibles para no ocasionar reacciones alérgicas o cicatrices queloides, evitar la dispersión de pigmentos en la piel, infecciones o enfermedades contagiosas, como la hepatitis B y C, VIH/Sida o tétanos”, señaló.

Los tatuadores deberán tener una tarjeta de control sanitario que garantice conocimientos de higiene y primeros auxilios, indicó.

El secretario de Salud anunció que realizarán inspecciones aleatorias en los 63 establecimientos registrados para que sigan cumpliendo con las normas de operación. Mientras que evitarán que se instalen tatuadores en la vía pública.

Señaló que la edad promedio en que las personas se tatúan está entre los 10 y 20 años a pesar de que está prohibido que un menor de edad se haga un tatuaje sin el consentimiento de su padre o tutor.

“Hacer un llamado a jóvenes de esta capital social y a quienes han tomado la libre decisión de hacerse un tatuaje a que  no acudan a tianguis, lugares informales o ambulantes porque ponen en riesgo su salud y su vida”, dijo.