Rechazan concesionarios tarjeta multimodal de transporte

El GDF quiere un “sistema de recaudo centralizado”, según su iniciativa de ley de movilidad. No debe convertirse en controlador de los ingresos de las empresas, reclaman transportistas.
El secretario de Transporte y Vialidad del Distrito Federal, Rufino León, dijo que el corredor de transporte Palmas-Reforma va, "porque es mayor el interés general y a los vecinos no les afectará, por el contrario, ayudará a un reordenamiento vehicular de la zona".
Concesionarios se oponen a que el gobierno capitalino recaude los ingresos de una tarjeta multimodal de transporte. (Milenio-Archivo)

Ciudad de México

Transportistas de la Ciudad de México rechazan incorporarse a la tarjeta multimodal, con la cual el gobierno capitalino busca manejar los recursos que se obtengan por el pasaje.

Así lo indica la propuesta de ley de movilidad que envió el Gobierno del Distrito Federal a la Asamblea Legislativa y que está próxima a su discusión.

Los concesionarios que forman parte de rutas como la 2, 5, 12, 14, 17, 24, 30, 33, 42, 57 y 98 pretenden revertir esa propuesta, pues con eso se monopolizan los recursos y va contra su autonomía.

Rutas Unidas, Movilidad de Vanguardia, el Bloque de Transportistas del Poniente y el Campamento 2 de Octubre, piden crear un fondo de sustitución de unidades, que considere un monto equivalente a 20 por ciento del valor comercial.

José Antonio Sánchez Escalante, de Rutas Unidas; Alejandro Luna, de Movilidad de Vanguardia; Saúl Valencia, del Bloque de Transportistas del Poniente, y Francisco de la Cruz, del Campamento 2 de Octubre, pidieron que en lugar de que se centralicen los recursos, en la iniciativa de ley de movilidad se estipule la creación de un fondo de sustitución de unidades, que considere un monto equivalente a 20 por ciento del valor comercial.

"Es importante resaltar que, si bien es cierto que la transformación requiere un sistema integrado de transporte, también lo es que éste no debe irse al extremo de ser un ente controlador de los ingresos de las empresas, ya que esto iría en contra de la autonomía financiera que por naturaleza requiere, y esta incertidumbre desinhibe la transformación del hombre-camión a empresa", dijo Sánchez Escalante.

Además, solicitan que las tarifas del transporte público concesionado se actualicen, de acuerdo con el índice de precios al consumidor, lo que permitirá la rentabilidad y el sostenimiento del servicio.

Consultados, los concesionarios indicaron que no se oponen a convertirse en empresas, pero sin que el gobierno capitalino sea quien maneje los recursos que se obtienen por cada pasajero, como se indica en la iniciativa de ley de movilidad, que presentó el GDF a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y que está próxima a su discusión.

Control del recaudo

De acuerdo con la iniciativa, la administración local busca controlar el recaudo del pasaje que se genera en los corredores viales de transporte, como los que actualmente operan en Reforma, Periférico, Tepalcates, Ermita y Circuito Interior.

MILENIO tuvo acceso a la iniciativa de ley en la cual indica que el gobierno capitalino pretende centralizar el recurso económico en los corredores viales, donde circulan autobuses, y donde el dinero es operado por los concesionarios.

Para lograr su objetivo, en la pretendida ley se establece el uso de tarjetas de prepago, con la Tarjeta DF que se utiliza para ingresar al Metrobús, el Metro y el Tren Ligero.

De acuerdo con el documento que fue enviado por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, al presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF, Manuel Granados, la centralización permitirá hacer más ágil el servicio de transporte.

“Se propone el establecimiento de un sistema de recaudo centralizado”, se indica en el documento.

Actualmente circulan más de mil 100 unidades, todos autobuses, en los corredores viales que quiere controlar el gobierno capitalino, pero busca que las cerca de 30 mil unidades concesionadas de transporte colectivo entren a ese esquema.

Esos corredores viales fueron creados desde la anterior administración y, a diferencia del Metrobús, los recursos por peaje son manejados por los propios concesionarios.

En el Metrobús el dinero va a una bolsa general, desde donde se distribuye para cada uno de los concesionarios en las cinco líneas más la ampliación de la 1, aunque el pago se realiza por kilómetro.

De acuerdo con la iniciativa de ley, para poder centralizar los recursos, el gobierno capitalino tendrá que crear un órgano descentralizado que controle los corredores viales, aunque el mismo dependerá directamente de la actual Setravi, que cambiará por Secretaría de Movilidad.

Desde antes de la administración de Miguel Ángel Mancera, varios de los presidentes de las concesionarias, como Jesús Padilla, quien tiene a su cargo el corredor de Periférico, pidieron ese órgano.

El también presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad consideró necesario consolidar un mejor servicio, de calidad, pero teniendo un órgano regulador.

La operación actual de los corredores viales se da con tarifas establecidas, con paradas fijas y como empresas.

Por ese motivo, también en la ley se específica que el gobierno buscará que desaparezca la actual medida de operación de las cerca de 96 rutas de transporte público de la ciudad y que lo hacen bajo la figura de hombre camión, para que se conviertan en empresas.

Como punto complementario a las modificaciones, se indica que el GDF ya no entregará más concesiones individuales, por lo que ahora serán solo las concesiones para personas morales.