Preparan súper alegría con bloques de amaranto en CdMx

Productores de amaranto de la Ciudad de México y 5 estados elaboraron el dulce de alegría más grande del mundo, con 34.64 metros cuadrados, en el Monumento a la Revolución.
La alegría más grande del mundo, elaborada con bloques de amaranto en el Monumento a la Revolución, alcanzó una superficie de 34.64 metros cuadrados.
La alegría más grande del mundo, elaborada con bloques de amaranto en el Monumento a la Revolución, alcanzó una superficie de 34.64 metros cuadrados. (Especial)

Ciudad de México

Productores de amaranto de la Ciudad de México y de otras entidades del país celebraron por primera vez y a manera de propuesta el Día Nacional del Amaranto, con la elaboración del dulce de alegría más grande del mundo, que midió 34.64 metros cuadrados.

Convocados por la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) del gobierno capitalino, productores de Santiago Tulyehualco, en la delegación Xochimilco; de Morelos, Oaxaca, Tlaxcala, Hidalgo y el Estado de México, se congregaron en el Monumento a la Revolución.

TE RECOMENDAMOS: El amaranto: Patrimonio Cultural Intangible de la CdMx

Ahí, desde las primeras horas de la mañana comenzaron la elaboración de una alegría con cientos de bloques de amaranto.

Con esas dimensiones, se logró superar la primera alegría más grande del mundo, elaborada en 2015 en el estado de Oaxaca y que midió 15 metros cuadrados.

La titular de la Sederec, Rosa Icela Rodríguez, se pronunció por que en la distribución del presupuesto para el próximo año, los legisladores no se olviden de la zona rural de la capital, la cual abarca 60 por ciento del territorio de la Ciudad de México.

“A veces se nos olvida y hay que recordarlo, que la Ciudad de México tiene 40 por ciento de suelo urbano y 60 por ciento de zona rural, entonces hay que estar viendo los problemas de la zona urbana, por supuesto, que son muchos y muchos millones de habitantes.

"Pero no hay que olvidar 60 por ciento de la superficie de esta ciudad, porque si no tuviéramos los servicios ambientales que da la parte rural, esta ciudad no tendría una sustentabilidad, no tendríamos agua ni tendríamos el oxígeno que necesitamos para esta gran urbe, para esta gran metrópoli”, dijo Rodríguez.

En su oportunidad, Mauricio del Villar Zamacona, representante del Grupo de Enlace para la Promoción del Amaranto en México, destacó que esta semilla nativa de nuestro país es un cultivo estratégico.

Dijo que además de tener un valor histórico cultural por ser un cultivo prehispánico, tiene un valor agrícola al formar parte de la producción de los pequeños agricultores, es benéfico para la salud y ayuda a combatir la obesidad infantil, impulsa la economía familiar de las zonas rurales, por lo que debe ser impulsado con una política pública que fortalezca y aproveche dichos beneficios.

Del Villar explicó que la propuesta planteada a la Cámara de Diputados es que se instale el Día Nacional del Amaranto el 16 de octubre, un día antes del Día Internacional de la Alimentación.

MSP