Siglo y medio de iluminar a la Ciudad de México

El 2 de agosto de 1857 se colocaron las primeras luminarias del DF, que funcionaban con gas; ahora la red subterránea del Centro Histórico es una de las modernas del país.
La esquina de Santa Isabel, hoy el Eje Central Lázaro Cárdenas, y la Calle de la Mariscala, ahora la avenida Hidalgo. Los edificios fueron demolidos en 1904 para comenzar la construcción del palacio de Bellas Artes.
La esquina de Santa Isabel, hoy el Eje Central Lázaro Cárdenas, y la Calle de la Mariscala, ahora la avenida Hidalgo. Los edificios fueron demolidos en 1904 para comenzar la construcción del palacio de Bellas Artes. (Tomada del perfil de Facebook "La Ciudad de México en el Tiempo")

Ciudad de México

El pasado 3 de junio se inauguró la red subterránea eléctrica del Centro Histórico, una de las más modernas y menos contaminantes de la Ciudad de México, en contraste con el gas que hace siglo y medio iluminaba sus calles.

La ciudad de México cuenta actualmente con 345 mil 420 lámparas públicas, pero en sus inicios las primeras luces fueron de gas, que se instalaron el 2 de agosto de 1857 y fueron inauguradas por el presidente Ignacio Comonfort.

Cuando en la actualidad algunas de las luminarias son incluso alimentadas por la luz solar, en el pasado lámparas de trementina e hidrógeno seco fueron usadas para las primeras luces en las calles Plateros y San Francisco (ahora Francisco I. Madero), remplazando los candiles de aceite de nabo y ajonjolí.

El alumbrado se generaba de dos formas: una, líquida utilizando la trementina obtenida de la destilación con vapor de resina oleosa extraída de árboles terebintáceos y, la segunda, de gas hidrógeno seco.

De acuerdo con datos de la página de Internet de la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) del Gobierno del Distrito Federal, al incipiente sistema de luces se agregaron 450 faroles alimentados por otras sustancias que reemplazaban el aceite para brindar una luz más limpia y de mayor intensidad.

Para 1869, la capital contaba con dos mil 109 lámparas, un alumbrado público que cada vez llegaba a más colonias y evolucionaba en la parte técnica al pasar a luz eléctrica.

El siguiente paso se dio en 1928, con circuitos en serie de luz que permitieron aumentar a ocho mil 811 lámparas que brillaban en la vida nocturna de calles y plazuelas del Distrito Federal.

Actualmente, la capital dispone de 345 mil 420 luminarias, 48 mil 600 de ellas colocadas en vialidades principales y 157 mil en postes con 20 luces cada una, ubicadas en zonas principales como distribuidores viales, plazas comerciales, paraderos de transporte, entre otros.

Además, en la principal avenida de la Ciudad de México, Paseo de la Reforma, se renovó la red eléctrica con la construcción de ductos, registros, bases y nichos para el incremento de la calidad y servicio de iluminación.

En Avenida Juárez también se colocaron postes como los de Reforma, con dobles lámparas, cónicos y ornamentales tipo dragón.

Para ampliar la seguridad en el Centro Histórico, se asentaron diversos postes de 12 y nueve metros de altura que permiten esparcir la luz para que los paseantes puedan ver con más detalles las fachadas de los edificios emblemáticos del primer cuadro de la ciudad.

El pasado 26 de junio, el Gobierno del Distrito Federal y las delegaciones acordaron destinar más de dos mil 600 millones de pesos a la modernización de más de 340 mil puntos de luz de mil 500 colonias de la ciudad de México.

Esto permitirá tener un ahorro de entre 23 y 28 por ciento y contribuirá a evitar la emisión de 43 mil toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera al año, al utilizar tecnología sustentable.