Instalan trabajos sin la presencia de mantas o protestas

Justo el día en que dos perredistas comenzaron a dirigir los trabajos de ambas cámaras, los legisladores identificados como los que siempre encabezan las tomas de tribuna no asistieron o ...

Ciudad de México

Sin una sola protesta o manta en el salón de plenos de la Cámara de Diputados y con una izquierda que se balanceó entre la crítica al gobierno federal y el llamado al diálogo, diputados y senadores —instalados en Sesión de Congreso General— recibieron ayer el segundo Informe de labores del presidente Enrique Peña Nieto.

Fue una sesión sin sobresaltos. Lejos quedaron las imágenes del periodo extraordinario en el que durante la discusión de la ley secundaria en materia energética, pancartas y flores convivieron con las imágenes y un busto del general Lázaro Cárdenas.

En el exterior tampoco se presentaron mayores incidentes. En la puerta principal —ubicada en la avenida Congreso de la Unión— y sin que se entorpeciera la circulación vehicular o el acceso al recinto, se instaló desde la mañana una protesta en la que se mezclaron familiares de los niños que murieron en la Guardería ABC en Sonora y jubilados y pensionados del IMSS.

En la calle Sidar y Rovirosa se encontraba el único punto donde fueron colocados camiones del agrupamiento de la policía a caballo para ayudar a contener cualquier posible protesta.

En tanto, al interior del salón de plenos, con los perredistas Silvano Aureoles y Miguel Barbosa instalados en la tribuna y fungiendo como presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, las cosas fueron muy diferentes a ocasiones anteriores.

 Diputados perredistas identificados como los principales promotores de anteriores tomas de tribunas y protestas, como Alejandro Sánchez Camacho, ni siquiera se encontraban presentes.

 La vicepresidenta de la Mesa Directiva, Aleida Alavez, quien buscaba presidir la Cámara de Diputados y, quien en su oportunidad acusó que se le había estigmatizado por haber participado en las tomas de tribuna, se limitó a ocupar su lugar en la Mesa Directiva, dialogando constantemente con el senador mexiquense y también perredista Luis Sánchez.

Una vez instalada la sesión y decretado un receso, Aureoles y Barbosa salieron juntos del salón de plenos para recibir al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien hizo la entrega del Informe presidencial.

Osorio Chong realizó un ajuste de tiempo en el Museo Legislativo, a un costado del salón de protocolo, donde se realizó el acto de entrega del documento.

 Hasta ahí llegaron primero a saludarlo los priistas Manlio Fabio Beltrones y el senador Emilio Gamboa, con quienes permaneció por algunos minutos.

 Los priistas salieron del lugar y fue entonces cuando los perredistas ingresaron para, desde ese lugar, acompañar al secretario de Gobernación hasta donde se llevó a cabo el acto protocolario.

Ya de vuelta en el salón de plenos, y Barbosa y Aureoles con el Informe presidencial en las manos, se dio inicio al posicionamiento de los partidos.

La coordinadora del Partido Nueva Alianza, María Sanjuana Cerda, y la diputada del Partido del Trabajo Magdalena del Socorro Núñez pronunciaron sus discursos sin interrupciones.

Fue hasta que el coordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, hizo uso de la palabra, cuando desde la bancada del PRI se dio una muestra de descontento.

“¡Otro!, ¡otro!” Gritó un par de  ocasiones el diputado quintanarroense Raymundo King de la Rosa. Acción que desconcertó incluso a algunos de sus compañeros, quienes buscaban entre las curules el origen del reclamo cuando Monreal apenas comenzaba su discurso.

Más adelante, fue el posicionamiento de la senadora perredista Dolores Padierna el que ocasionó chiflidos cuando, ya fuera del tiempo acordado, hizo una crítica a los legisladores priistas y al gobierno federal e insistió en la necesidad de hacer una consulta ciudadana en materia energética.

“Aquí estamos, hay que repetirlo una y 100 mil veces, de pie y dispuestos a continuar la lucha, seguros de que el triunfo será indiscutiblemente nuestro, porque nosotros marchamos por la senda de un pueblo resuelto a mejorar sus condiciones de vida”, señalaba la legisladora cuando comenzaron los chiflidos.

“Nuestra senda está iluminada por las tres luces deslumbrantes: la luz de la razón, la luz de la justicia y la luz de la verdad, y por esa senda marcharemos a la conquista definitiva de nuestro porvenir como un pueblo libre y fuerte”, culminó su discurso mientras en las curules se mezclaban los silbidos priistas y los aplausos de las legisladoras de PRD.

Cuando llegó el turno de Manlio Fabio Beltrones, presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de la bancada priista, los perredistas intentaron, sin éxito, devolver la rechifla recibida por Padierna.

El priista culminaba su discurso  cuando al reconocer el trabajo de todos los legisladores y del titular del Ejecutivo, vino una rechifla perredista que fue apagada de inmediato con aplausos de los priistas que obligaron a su coordinador a retomar su discurso.

“Sí, reconozco que el Presidente Enrique Peña Nieto ha demostrado, al igual que sus colaboradores, que el ejercicio discreto, pero eficaz, de la política y del diálogo democrático y plural son la única fuente de los resultados y las transformaciones que están en marcha”.

Al final de la sesión fue el propio presidente de la Mesa Directiva, Silvano Aureoles, quien suavizó la postura perredista al señalar que el hecho de que el Partido de la Revolución Democrática presida la Mesa Directiva de las dos cámaras “en una actitud de oposición responsable, es una muestra de la pluralidad y la madurez política que sin duda también es reflejo del avance en la apertura democrática”.

Tras asegurar que revisarán puntualmente el Informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, se comprometió a facilitar la conducción del proceso legislativo para el desahogo de los diversos asuntos que se abordarán en este año legislativo.

Dijo que las Cámaras del Congreso “han cumplido; los resultados así lo demuestran y, ante los retos que como legisladores tenemos, debemos de seguir haciendo de las ideologías, puentes de comunicación frente al que piensa distinto para enriquecer nuestro quehacer legislativo y estar a la altura de las circunstancias”.

Aureoles dijo a los diputados que más allá de sus legítimas diferencias, “trabajaremos todos y todas, por un objetivo común, superior y patriótico, que es nuestro amor a México”, unificando aplausos de las distintas fracciones legislativas.