Rechazan activar alerta de género en CdMx

El grupo de trabajo para atender la solicitud reveló que las primeras tres delegaciones con mayores índice de violencia contra las mujeres son Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.
También exigieron por los transfeminicidios.
El grupo dijo que en la Ciudad de México prevalecen la falta de coordinación, de comunicación, de criterios homologados y hay duplicidad de funciones sobre la violencia de género. (Twitter: @CentroTrans)

Ciudad de México

El Grupo de Trabajo para Atender la Solicitud AVGM/07/2017 de Alerta de Género contra Mujeres en la Ciudad de México que entregó la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), concluyó que no hay condiciones para dictar la referida alerta.

Detalló que pese a los avances legislativos para proteger los derechos de la mujer y de la existencia de instituciones especializadas, en la Ciudad de México prevalecen la falta de coordinación, de comunicación, de criterios homologados y hay duplicidad de funciones.

TE RECOMENDAMOS: Exigen activar alerta de violencia género en CdMx

El grupo de trabajo presentó un documento de 102 cuartillas, en respuesta a la petición que el 7 de septiembre de 2017 hicieron el Centro de Derechos Humanos Francisco de Vitoria y Justicia Pro Persona.

Se concluyó que los mayores índices de violencia contra las mujeres se registran en las delegaciones Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Gustavo A. Madero, Tláhuac, Álvaro Obregón e Iztapalapa, mientras en el Milpa Alta hay más atenciones por lesiones y violencia.

El grupo llegó a un total de 20 conclusiones, entre las que destaca la necesidad de mejorar la investigación científica en materia forense y la urgencia de crear un protocolo para la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos contra la Mujer.

Recomendaron que los funcionarios entiendan las asimetrías existentes, para lo cual es necesario capacitarlos y cuidar sus perfiles.

En materia de atención médica, es fundamental la capacitación respecto a la norma NOM046 y que haya un procedimiento para los médicos objetores de conciencia y crear un protocolo de aviso al Ministerio Público.

La Procuraduría de Justicia capitalina debe tener un área específica de seguimiento y estadística en violencia de género, mientras el Tribunal de Justicia debe mejorar la atención en los juzgados familiares.

Y aunque el gobierno de la Ciudad de México y las delegaciones tienen áreas especializadas, la falta de coordinación y de criterios específicos y homologados entre ellas entorpece la atención, por lo que es urgente un Modelo Único de Atención y una Cédula Única de Registro.

En cuanto a los hoteles donde puede darse trata de personas, el grupo de trabajo recomendó a las autoridades mejorar la vigilancia.

También es necesaria la atención especializada para los niños que son víctimas directas o indirectas de violencia doméstica.

Se advierte que el personal que atiende a las víctimas no cuenta con contención emocional, además de que las instalaciones y condiciones de trabajo del personal de la procuraduría capitalina son inadecuadas.

Por lo que hace a los juzgados, estos suelen emitir resoluciones con poca fuerza judicial, lo que impide que, de acuerdo con la Ley General de Víctimas, se entreguen reparaciones de daño adecuadas.

Además, hace falta crear un mecanismo para identificar delitos y faltas administrativas y crear una política sobre atención a los agresores, que el grupo no pudo identificar.

Aunque se reconocen los esfuerzos para terminar con la violencia contra la mujer en el transporte público y para evitar la discriminación por embarazo, el grupo advierte que se debe reforzar el combate a la violencia en calles, parques y el propio transporte público.

Hay un desconocimiento técnico del tipo penal del feminicidio y por lo tanto es difícil identificar los casos.

En términos generales, el grupo insiste en la necesidad de mejorar la capacitación para el personal que atiende los casos de este tipo, aunque considera que no se presentan las condiciones necesarias para dictar la alerta de género.


EB