Condenan a 20 años a mujer que dejó que mataran a su hijo

Karen Maya Hernández fue encontrada penalmente responsable del delito de homicidio doloso calificado por permitir que su pareja golpeara hasta matar a su bebé.

Ciudad de México

Karen Maya Hernández fue sentenciada por un juez a 20 años de prisión al participar en el homicidio de su hijo, ya que no evitó que su concubino lo golpeara en diversas ocasiones hasta causarle la muerte, informó la Procuraduría General de Justicia de Distrito Federal.

La Fiscalía capitalina detalló que la ahora sentenciada fue encontrada penalmente responsable del delito de homicidio doloso calificado, por lo que recibió dicha pena que también contempla el pago de 327 mil 685 pesos por concepto de indemnización del daño moral y gastos funerarios.

De acuerdo con la PGJDF el sujeto que privó de la vida al menor también ya recibió pena de cárcel por estos hechos.

La Subprocuraduría de Procesos informó que el juez 33 penal del Reclusorio Preventivo Sur estableció en la causa penal 243/2013, que encontró culpable a Maya Hernández gracias a que el Ministerio Público adscrito a dicho juzgado aportó los elementos suficientes.

Según el expediente, el 8 de septiembre del año pasado, elementos policiacos acudieron a un llamado de emergencia en un departamento ubicado en la avenida Centenario, colonia Puerta Grande de la delegación Álvaro Obregón.

En este punto se informó del accidente de un niño de un año once meses, que según dichos de su padrastro Luis Enrique Sánchez Juárez, el pequeño se había caído en el baño.

Sánchez Juárez fue llevado junto con el pequeño al hospital Dr. Enrique Cabrera, donde horas más tarde el niño falleció debido a las lesiones que presentaba.

De acuerdo con el dictamen de criminalística, se estableció que el menor presentaba el síndrome de Kempe y debido a diversos golpes que había recibido en el abdomen y cabeza había fallecido, por lo que el sujeto fue detenido.

Posteriormente, Karen Maya fue asegurada por elementos de la Policía de Investigación, ya que no impidió que su concubino golpeara a la víctima en repetidas ocasiones y durante varios meses.