Barrales urge a aprobar reforma política en el DF

La senadora local dijo que la falta de Constitución expedida por autoridades locales genera desigualdad entre los habitantes.
Alejandra Barrales  y Maestra Freiga
Alejandra Barrales (Roberto Aguilar)

Ciudad de México

La senadora por el Distrito Federal, Alejandra Barrales, señaló que la falta de la Reforma Política para el DF afecta los derechos político electorales de los capitalinos y disminuye las atribuciones de sus autoridades. 

Además, amenaza la continuidad de los programas sociales, las políticas incluyentes y el marco de protección de los derechos reproductivos y de la familia que se han logrado durante las administraciones perredistas. 

Por ello, señaló que es urgente que la Ciudad tenga su propia Constitución expedida por autoridades locales. 

“Con ello, eliminaríamos la tentación que tienen algunos partidos políticos de retroceder en los avances sociales que se han tenido en los últimos 17 años en esta entidad y dar marcha atrás a decisiones con las que no concuerdan, como por ejemplo la protección de las familias en un sentido amplio, los derechos sexuales y reproductivos, así como la tutela de las prerrogativas de la población LGBTTTI”, indicó.

La integrante de la Comisión del DF del Senado, dijo que mientras los legisladores de otras entidades de la república sigan definiendo el contenido del ordenamiento fundamental de la Ciudad de México, estarán en riesgo estos derechos. 

"En ocasiones se aprueban cambios sin tomar en cuenta en su justa dimensión la problemática, necesidades y sentir de la sociedad capitalina, un buen ejemplo es la conformación de la Comisión para la familia y el Desarrollo Humano en el Senado de la República, y el discurso de instalación de su presidente”, expuso.

“Nos preocupa que la presidencia de una Comisión sea aprovechada para promover acciones de partido y medidas discriminatorias que tan sólo se basan en ideologías y prejuicios, pero no en análisis jurídicos o estudios científicos, además de que no son acordes a las necesidades y la realidad de una sociedad del siglo XXI”. 

Las modificaciones legales en el Distrito Federal que prevén la interrupción legal del embarazo y el matrimonio entre personas del mismo sexo fueron validadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por lo que su constitucionalidad no está en duda.

Señaló que además de insistir en que se concrete la Reforma Política del Distrito Federal, habrá de promover medidas legislativas que sienten las bases para que desde el nivel federal se dispense la más amplia tutela a los derechos derivados de la convivencia o concubinato entre personas del mismo sexo; los de las familias “homoparentales” y “alternativas”, así como los derechos reproductivos y sexuales.