Comparte el coche y viaja barato

Rides es un servicio que permite a la gente compartir su auto cuando va a realizar un viaje cobrando una cuota menor a la que tienen los autobuses comerciales.

Ciudad de México

¿Alguna vez has viajado de aventón? ¿Qué te parece ganar dinero al compartir tu auto cuando realizas un viaje? Ese es el servicio que ofrece Rides, vender tus asientos vacíos cuando viajas por una pequeña cuota de recuperación que dependerá de la distancia.

Hace casi un año, Javier Rincón se inscribió a Rides. Decidió llevar a un desconocido a Querétaro, lo recogió en una tienda de conveniencia ya que se sentía un poco inseguro del encuentro. Ahora él y Jorge, la persona con la que viajó, salen a comer y se han convertido en buenos amigos, así es como funciona Rides.

Rides es una empresa hermana de Aventones, la cual fue fundada por Alberto Padilla hace cuatro años en la Ciudad de México con el objetivos de transportar de forma comunitaria a los empleados de empresas y dependencias gubernamentales de México, Chile y Colombia.

"Siempre nos preguntaban que cuándo íbamos a dar el servicio para los simples mortales, no solo para los corporativos, así nació Rides", asegura Padilla.

El desafío de Rides era que convencer a las personas de subir a un extraño en su auto para compartir un viaje, por ello creó un sistema para verificar a los usuarios registrados que hasta ahora ha tenido éxito.

Para abrir una cuenta en Rides, la empresa verifica los datos de la persona que se está registrando: se revisan sus perfiles de Facebook, LinkedIn y se comprueban los números de celular y la tarjeta de crédito, todo esto tiene un cargo de 10 pesos, que se reembolsan a la cuenta del usuario una vez que termina el autentificación.

La cuenta funciona como una red social, la persona hace un perfil, adquiere un saldo de viaje y construye una reputación, como ocurre en sitios web como Mercado Libre, la reputación le ayudará a ser electo por los otros viajeros.

Después solo tienes que publicar cuándo tienes un viaje a algún sitio: fecha de salida y de regreso, cuántos lugares tienes disponibles y especificaciones como si solo viajas con mujeres, aceptas mascotas o solo recibes pagos en efectivo. El entorno

"Como usuario puedes decidir si aceptas o rechazas a un viajero en tu auto después de ver su perfil, su reputación y las calificaciones de otros usuarios. Y es lo mismo al elegir con quién viajar", dice Padilla.

Cuando decides que Rides cobre por ti, la plataforma recibe un porcentaje y ese dinero se abona en tu cuenta. Puedes utilizarlo para otros viajes o retirarlo, cuando optas por pago en efectivo el 100 por ciento del costo del boleto se queda para el usuario, sin embargo, este tipo de cobro tiene la desventaja de contar con la verificación Rides, pues toda la transacción es entre los usuarios.

La plataforma sugiere un costo de acuerdo a la distancia que tendrá el recorrido, pero es el usuario quien define cuánto va a cobrar por los lugares que tiene disponibles en su auto.

Miguel Ángel Castro recuerda que conoció el servicio cuando unos amigos le contaron que estaban vendiendo sus asientos libres para un viaje que realizarían a Valle de Bravo. Creyó que se trataba de una excelente forma de conocer gente nueva y se inscribió.

"Estás poniendo el ride no por hacer negocio, sino porque vas solo. Prefiero poner el viaje a un precio accesible porque es algo que de todos modos me iba a gastar, pero así reduces el gasto, evitas que te cueste caro y haces amigos. Está padre", dice Castro.

La reputación es sumamente importante, ya que todo el sistema se fundamenta en la confianza. Castro cree que la posibilidad de ver qué amigos tienen en común en Facebook y las reseñas son my importantes para brindar seguridad a los viajeros. "Es una experiencia para compartir algo que tienes en común, en este caso un destino. Ir en el camión es viajar con 40 personas donde nadie pela a nadie. Aquí es más intimo", apunta Miguel Ángel.

Para Alberto Padilla, el surgimiento de Rides fue algo natural la gente se organiza en redes sociales a través de grupos solo que con menos controles. Actualmente, cuentan con una base de datos de unos siete mil usuarios y se han realizado unos mil 500 viajes, que difunden a través de la página web, su perfil de Facebook y su cuenta de Twitter.

Los viajeros tienen la posibilidad de decidir si quieren que su viaje se publicite a través de alguna de las redes e, incluso, de crear alertas de viajes.

"Digamos que quieres ir a Acapulco, pero no hay ningún viaje registrado. Creas la alerta y en cuanto se registre uno en la base de datos, se te notifica", dice Padilla.

El crecimiento de Rides ha sido orgánico, aunque la idea estuvo latente desde el 2010, cuando surgió Aventones, el mercado no estaba maduro como para lanzar un producto como éste. Fue la expansión de la empresa hacia Chile, así como las alianzas con eventos, como el Vive Latino o el Corona Capital, lo que permitió que Rides viera la luz en 2013.

La fortaleza del servicio no es solo abaratar los costos, sino que permite viajar con mayor comodidad, ya que puedes llevar objetos. Por ejemplo, si tienes que llevar una televisión a Puebla, solo necesitas viajar con alguien que tenga una camioneta pickup y especifique que puedes usar la batea.

"Una vez nos pasó que un chico reservó un asiento en un viaje a Cuautla. Resultó que él no quería viajar, sino mandarle una despensa a su mamá. El ride fue para la despensa, que su mamá fue a recibir cuando llegó allá", se ríe.

Rides tiene una app para móviles y permite hacer pagos con Pay Pal, Pago Fácil y en efectivo.