Reforma política del DF se enfocará en derechos humanos

La Constitución del DF responderá a las organizaciones sociales, los estudiantes y de ciudadanos que han reclamado libertades políticas y derechos civiles, aseguró el presidente de la ALDF.
Discusión en la ALDF del presupuesto de 2014
El presidente de la ALDF dijo que la Reforma Política del Distrito Federal dará autonomía a la ciudad, representa solo el inicio de la construcción de una nueva ciudad. (Notimex)

Ciudad de México

Con la Reforma Política se tendrá la primer Constitución del siglo XXI enfocada en los derechos humanos, aseguró el presidente de la mesa directiva en la Asamblea Legislativa, Alejandro Robles.

"La Reforma Política del Distrito Federal dará autonomía a la ciudad, representa solo el inicio de la construcción de una nueva ciudad, que se libre por fin del yugo presidencial, alejado de un sistema centralizado y donde antepongan los derechos de las personas", afirmó.

El diputado local dijo que es momento de pensar también en un Constituyente federal que retome el nuevo modelo y haga frente a la realidad que vive el país.

Ante el anuncio del acuerdo para que esta semana sea aprobada en el Senado de la República la minuta que modificará la naturaleza jurídica de la capital del país, mencionó que las organizaciones sociales, los movimientos de trabajadores, de estudiantes y de ciudadanos que han reclamado libertades políticas y derechos civiles, verán cristalizados sus deseos.

Además, dijo, eso fue el resultado de un proceso democrático, pacífico, de negociaciones "para finalmente lograr este acuerdo histórico".

El jueves pasado, el presidente del Senado, Miguel Barbosa, informó sobre el acuerdo para aprobar la reforma política durante la sesión del próximo martes, que plantea dos asambleas: la ordinaria, y la Constituyente, que se encargará de elaborar la primera Constitución Política del Distrito Federal.

Estará formada por 100 ciudadanos, 60 electos por el voto directo y 40 designados por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el Congreso de la Unión.

Ante este escenario, Robles expuso que el acuerdo se logró gracias a todos los grupos parlamentarios, quienes durante años han debatido, argumentado y cedido en algunas de sus propuestas para finalmente tener la altura de colocar el interés de la ciudad por encima de beneficios particulares.

La fórmula 60 - 40 para el Constituyente es cuestionable porque el componente popular debería ser mucho más claro, al menos pensar en los 66 que significa la representación de los 40 distritos y su correspondiente proporcionalidad de 16, esta debería ser la referencia elemental, aunque la fórmula no es la deseable puede ser suficiente con tal de que se concrete la reforma.

"Brindamos un reconocimiento al cabildeo del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, así como al senador Barbosa por su arduo esfuerzo, y de manera anticipada al presidente de la Cámara de Diputados, Julio César Moreno, quien seguramente abreviará el proceso legislativo para que el decreto llegue a su consecuente promulgación", expresó.

"El de la Ciudad de México será el primer constituyente del siglo XXI. La nueva Carta Magna habrá de ser profunda, pero breve, y acorde con el nuevo modelo de justicia. Será una declaración de derechos humanos", anticipó.

Esta Constitución del siglo XXI debe poner fin a las deudas de justicia social que la nación tiene con los campesinos; de educación que debe a los jóvenes; de igualdad que merecen las mujeres; de protección a la infancia; de salud y opciones de vida digna para los más pobres, concluyó.