Provoca contrariedades el nuevo Hoy no Circula

Automovilistas plantean que las nuevas medidas no resolverán problemas de contaminación ni de tráfico, pero sí pegará en el bolsillo de quienes menos recursos tienen.
Las modificaciones hechas al programa Hoy no Circula han generado contrariedades a propietarios de autos de modelos atrasados.
Las modificaciones hechas al programa Hoy no Circula han generado contrariedades a propietarios de autos de modelos atrasados. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Las restricciones incorporadas en el programa Hoy no Circula también han generado desagrado entre automovilistas con vehículos que tendrán que dejar de circular más días que ahora y que sienten que a final de cuentas su bolsillo se verá afectado, sin que se resuelva el problema de la contaminación.

Jessica Reyna tiene un “Vocho” 1991 que no ha cambiado, porque “no le alcanza” y ahora tendrá que dejar de conducirlo todos los sábados y un día entre semana, por una medida que lamenta y considera afecta “a uno que está amolado, que es al que siempre pasan a torcer”.

Dice no incomodarle que su auto deje de circular un día a la semana, pero los sábados es cuando más trabajo tiene, ya que se dedica a la iluminación, montaje y armado de escenografías teatrales, tarea que suele concluir de 1:00 a 3:00 de la mañana, “y pagar taxis todos esos días, está canijo”.

Durante la semana, Jessica tiene que trasladarse de un lugar cercano a la estación Revolución del Metro, donde trabaja, hacia Coapa, donde vive, en horario nocturno, en el que la tarifa de taxi es más cara.

“A la quincena gasto 600 pesos de gasolina, pero ahora será la gasolina más los taxis; odio el transporte público, no es nada eficiente y siempre está atiborrado por lo mismo. Veo afectado mi bolsillo”, dice.

Jessica cree que las modificaciones al Hoy no Circula no van a servir, y le irá mejor a la gente que tiene dinero, con auto último modelo o que puede adquirir otro.

Si el gobierno capitalino llega a ofrecer apoyos económicos para adquirir un vehículo más reciente, considera que esto será limitado, “no creo que con mucho. Entre renta y comidas se me va el salario, no me he podido comprar un coche mejor, porque no alcanza, y si prestan, pues es eso, un préstamo”.

Empresas y gobierno, los beneficiados

Sol Chaylian es consultora independiente y tiene un auto Platina 2005, “que no quiero cambiar porque me gusta”, y si bien desde este año ya no circula un día a la semana, con las nuevas medidas tampoco lo hará dos sábados al mes.

Sabe que quien tiene posibilidades económicas, tendrá dos automóviles. “La mayoría de familias que conozco tienen dos y hasta tres coches, y esto afectará a familias de menos recursos, que además quizá su trabajo depende de su auto”.

En su opinión, las modificaciones al programa Hoy no Circula solo beneficiarán a las empresas que venden vehículos, al gobierno que recaudará más por tenencias más caras “y van a afectar de nuevo a la clase media, media baja y baja. Serán más coches circulando y no se resuelve el tráfico para nada”.

Sol cree que la contaminación atmosférica tampoco disminuirá, y de paso hace notar que al menos en la colonia Del Valle, donde vive, hasta la contaminación acústica va en aumento, ahora por el paso de aviones sobre esa área.

Considera que se deben encarecer las tenencias de vehículos de modelos más recientes, que las empresas que los venden paguen más, al igual que los bancos que otorgan los créditos para obtener automóviles. “Son a los que tienen que castigar, porque eso es, un castigo”.

Para resolver los problemas ambientales, plantea, se requiere más vegetación, más parques, mayor cuidado de los jardines y menos autorizaciones de cambio de uso de suelo para construir edificios, los cuales además deberían tener, por ley, un sistema de captación de lluvias y no pasar de tres pisos de alto.

“En la Benito Juárez, por favor ya no construyan más edificios, es una de las delegación más afectadas con tanto edificio. Deberían prohibir tirar casas, que son las que tienen jardines, porque construyen en esos espacios edificios, sin jardines”.

Sol Chaylian propone que para la recarga de los mantos freáticos se autorice en la ciudad la colocación de pavimento que inventaron jóvenes del Politécnico, material que permite la absorción del agua.

Y que para el transporte público concesionado, se exijan autobuses eléctricos, híbridos o con recarga de celda solar.