CRÓNICA | POR JIMENA CAMPUZANO

"Otro ratito" para dormir antes de ir a clases

Inicia ciclo escolar 2013-2014

Ante el frío de esta mañana, Andrey, Samuel y Ximena se resistían a levantarse para el regreso a las aulas; ellos como más de 26 millones de niños no faltaron a su primer día de clases.

Ciudad de México

El sueño interrumpido por una voz que decía que debían levantarse y el resistirse a abandonar la cama ante el intenso frío, fue la historia que vivieron Andrey, Samuel y Ximena, como miles de niños que hoy regresaron a clases.

Andrey, de cinco años, pidió "otro ratito" para seguir durmiendo pero no le fue concedido ante la posibilidad de que se hiciera tarde para llegar a la escuela.

El reloj marcaba las 7:00 horas y ya debía despojarse de las cobijas y arreglarse para su primer día de clases. Sin embargo, el sueño lo venció aún y cuando trató de resistirse.

Con la pijama aún puesta y sentado en la cama, sin percatarse, cerró los ojos y durmió por algunos minutos más.

Después de la breve 'pestañita', se vistió y comió un poco de flan antes de salir de su casa, en Atizapán de Zaragoza, acompañado por sus padres.

Con un pants y tres playeras puestas, así como dos sudaderas, sin olvidar la bufanda y el gorro se enfrentó a los efectos por la presencia del frente frío 24 en el país.

Durante el trayecto al jardín de niños "Cocone", en el Estado de México, no pudo ocultar la alegría por llegar y contar lo que los Reyes Magos le habían traído.

Samuel, alumno de primero de primaria, también estaba contento por regresar a la escuela. Debió despertar más temprano que en los otros días, cuando estaba de vacaciones.

Aún estaba oscuro. Eran las 6:30 de la mañana cuando se levantó, motivado porque regresaba a clases.

Se puso el pants, pues hoy además de su maestra vería a su profesor de Educación Física.

A cada rato se asomaba por la ventana, esperando que no se le hiciera tarde para llegar a la escuela. Comió un sándwich, que acompañó con leche, para después lavarse los dientes, agarrar la mochila, gorro, bufanda y una chamarra adicional para iniciar su día en la primaria "República de Venezuela".

En tanto, Ximena no deseaba regresar a clases porque quería seguir disfrutando de los juguetes que le trajeron los Reyes.

Le costó trabajo levantarse y durmió 15 minutos más que de costumbre cuando va a la escuela.

Se peinó y se puso el uniforme. Aún y cuando el termómetro marcó 7 grados, debió usar el jumper a cuadros en azul con rojo, pero mitigó el frío con mallas y un abrigo en color azul, así como una bufanda.

Sin desayunar, salió a las 5:30 de casa, junto a su madre, y abordó el automóvil, en donde no olvidó la cobija para taparse y seguir durmiendo durante el trayecto.

Ximena acude a la Escuela de Participación Social No. 5, que se encuentra en Tlalpan en donde, antes de clases, desayuna y come, además de tomar lecciones de inglés, danza y manualidades.

Para Andrey, estudiante de 5 años, fue un día feliz porque además de que los Reyes le dejaron una pelota en su escuela, se reencontró con sus amigos y partió la tradicional rosca.

En total, 26 millones 12 mil 816 estudiantes de preescolar, primaria y secundaria, así como 9 millones 693 mil 748 jóvenes de nivel medio superior y superior regresaron a clases en el país al concluir el periodo vacacional de invierno.

Además, un millón 906 mil 256 maestros y directores se reincorporaron a sus actividades en sus planteles a nivel nacional.