Rankings no reflejan calidad educativa: UNAM

Expertos de la UNAM consideraron que las listas que clasifican a las universidades no son confiables, pues algunas instituciones recurren a servicios de consultorías para aparecer en ellas.
Instituciones de Europa becaron a alumnos de la universidad mexicana.
Invetigadores de la UNAM recomendaron ser cuidadosos en la lectura de estos parámetros, no obstante, dejaron en claro que la UNAM no dejará de participar en ellos. (Nelly Salas)

Ciudad de México

Investigadores y especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) consideraron que los rankings que clasifican a las universidades del mundo no son confiables y no reflejan la calidad educativa en las instituciones.

Advirtieron que en algunos casos, las universidades recurren a servicios de consultorías para aparecer en estas listas.

En víspera de que se comiencen a generar las primeras publicaciones de rankings, Imanol Ordorika, director de evaluación institucional de la UNAM, dijo que en el caso de la máxima casa de estudios se determinó que aunque se aportaría cualquier información necesaria para evaluaciones, no se pagaría por asesorías o consultorías.

Los expertos recomendaron ser cuidadosos en la lectura de estos parámetros, no obstante, dejaron en claro que la UNAM no dejará de participar en ellos.

"Ha habido un proceso de transformación paulatina en donde los rankings se han ido comercializando y han aparecido rankings cuyo interés es estrictamente comercial y el interés es que en el juego de los medios de comunicación, los rankings se han dado cuenta del prestigio de las universidades y venden servicios a las instituciones de educación superior que supuestamente los llevarían a mejorar en su posición en los rankings internacionales", señaló Ordorika.

Humberto Muñoz, coordinador del seminario de educación superior de la UNAM, dijo que por sus características no deben utilizarse en la elaboración de políticas públicas o para asignar financiamiento a las universidades.

"Todos estos rankings tienen el problema de un enfoque reducido limitado a la investigación, de un sesgo de la producción y de idioma de la producción científica, los problemas metodológicos que mencioné y el reflejo de las diferencias estructurales de los países y de las universidades de cada país y por estas razones los rankings internacionales no sirven para medir la calidad académica de las universidades en todo el mundo", abundó Muñoz.

Explicaron que los rankings surgieron en Estados Unidos como guías informativas respecto a qué programas académicos eran los más rentables, pero hoy intentan usarse como evaluaciones de la calidad educativa.