Nos quitan trabajo y se lo dan a los que sí pueden ver

Desde febrero comerciantes invidentes y débiles visuales realizan manifestaciones exigiendo al gobierno capitalino que les restituyan sus puestos ambulantes.

Ciudad de México

En el altoparlante un hombre con gafas oscuras repite una y otra vez “no podemos ver, pero queremos ser escuchados”, y a un costado de él, sobre el circuito de la Plaza de la Constitución medio centenar de personas bloquean la vialidad.

Son comerciantes invidentes y débiles visuales manifestándose contra el desalojo de ambulantaje en calles de la delegación Benito Juárez. “Es como la segunda manifestación en lo que va de la semana”, comparte José Luis Bracho López, uno de los comerciantes que participa en el movimiento.

“No sé decirle cuantas manifestaciones hemos hecho, pero nunca habíamos hecho tantas desde el mes de febrero, pero es como si no las hiciéramos, aquí (en la oficinas del gobierno del Distrito Federal) no atienden nuestras demandas”, comparte.

En la parte baja del Antiguo Palacio del Ayuntamiento otro medio centenar de comerciantes toma asiento y resguarda del sol, forman parte de la manifestación; ahí está Elisa Santiago Casas quien explica que el 28 de febrero fueron desalojados dos puestos que tenía, uno en la calle Bretaña cerca de Portales y otro en la entrada de Metro Xola.

“Lo hicieron cuando yo no estaba, a las 11:30 de la noche. Las estructuras y todo lo llevaron a un corralón, pero para el sábado, al día siguiente, los lugares ya estaban nuevamente ocupados por puestos que mandó el señor delegado Jorge Romero”, comparte.

“Desde ese día no hay ingresos. Me la he pasado pidiendo al delegado que nos devuelvan los puestos, ¿se imagina de que voy a vivir?” dice.

Elisa Santiago comparte que a los 15 años fue diagnosticada con desprendimiento de retina y un par de años más tarde comenzó a dedicarse al ambulantaje en calles de la delegación Benito Juárez. Hoy Elisa tiene 67 años de edad.

“Trabajo para un gente ciega no hay, lo único que nos queda nada más es el comercio, pero hasta eso se nos está negando, a estas alturas hasta eso se nos niega ya”, explica.

Al cabo de 40 minutos la comitiva de comerciantes libera la circulación y todos se agrupan a un costado del Antiguo Palacio de Ayuntamiento; hoy no tuvieron respuesta y acuerdan regresar a sus casas y esperar una nueva convocatoria para manifestarse.

“ Nos quitan el trabajo y se lo dan a los que si pueden ver. Nos dicen que es por la imagen de la delegación que no quieren comerciantes pero como quiera ponen a otros. La verdad es que nos cobran cuotas muy altas de hasta 70 mil pesos por recuperar nuestros puestos, y lo que estamos pidiendo que paren esta levantada de puestos, estamos pidiendo que cesen las arbitrariedades en contra de nosotros”, comparte Guadalupe del Carmen Pantoja.