Suspenden a 192 purificadoras de agua en el DF

La Agencia de Protección Sanitaria suspendió las actividades en estas plantas por incumplir con las medidas de control sanitario que permiten que el agua sea apta para el uso y consumo humano.
Por trabajar fuera de la norma se aplican sanciones económicas que van desde seis mil hasta 25 mil pesos.
La APS hizo la verificación desde 2014 a noviembre de este año en la totalidad de las plantas purificadoras del DF. (Miguel González)

Ciudad de México

La Agencia de Protección Sanitaria (APS) del gobierno capitalino suspendió la actividad de 192 de las 488 plantas de purificación, envase y venta de agua, que existen en la ciudad por incumplir con las medidas sanitarias.

En un comunicado, la APS informó el resultado que se obtuvo de la verificación hecha desde 2014 a noviembre de este año en la totalidad de las plantas purificadoras, como parte del programa de vigilancia para el control sanitario del agua y a efecto de identificar que sea apta para uso y consumo humano.

Resaltó que la Secretaría de Salud local, a través de la APS, lleva a cabo acciones de rastreo y verificación en más de 963 purificadoras de agua detectadas en las 16 delegaciones.

Las visitas se llevan a cabo de manera permanente a estos establecimientos, al igual que la supervisión que se hace en los expendios de hielo y pipas transportadoras de agua potable, con la finalidad de que cumplan con las normas sanitarias y no se ponga en riesgo la salud de los capitalinos y personas que vistan o laboran en la ciudad.

Indicó que la APS, que empezó a funcionar a partir de 2013, ha corroborado que de las purificadoras detectadas y verificadas, 35 por ciento de ellas cuentan con el Aviso de Funcionamiento, y que suspendió al 45 por ciento, por no acreditar los principales puntos de riesgo sanitario.

Subrayó que los tres puntos críticos que tienen que cumplir cabalmente las purificadoras de agua son: que el área de llenado de garrafones esté aislada totalmente y los tanques de almacenamiento estén bien tapados.

Además de que no exista evidencia de contaminación y que los filtros de purificación de ozono, lámpara de ultravioleta y de carbón activado funcionen a la perfección, ya que las fallas en alguno de estos se considera, por Norma Sanitaria, como un riesgo a la salud, al no haber un procedimiento de filtración adecuado.

Los verificadores de la APS, también corroboran que las áreas recepción de envases y entrega del agua estén separadas; se usen desinfectantes de agrado alimenticio inocuo y que el personal de llenado porte guantes, cubre boca y cubre cabello.

También deben contar con señalamientos las tuberías respecto al tipo de agua que transportan, así como cumplir con los análisis microbiológicos del agua, la cual normalmente es surtida por pipas y viene de pozos.

Aclaró que antes de las visitas de inspección, ofrecen información para fomentar las buenas prácticas de higiene y sanidad; se informa y orienta a los responsables de los locales sobre las normas, puntos, requisitos y documentos que cubrir, conforme a las Normas Oficiales 251 y 201 y el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de Control Sanitario de Actividades, Establecimientos, Productos y Servicios.

Además se les hacen recomendaciones de lo que hay que corregir para estar en condiciones de ofrecer un servicio adecuado y un producto saludable, para no incurrir en irregularidades y evitar sanciones.

Invitó a la población a consultar cualquier información al respecto o presentar alguna denuncia por detectar irregularidades a los teléfonos de la APS 51 32 12 00, extensiones 1677 y 5741 4383.