Buscan detonar el repoblamiento de la zona centro

En Paseo de la Reforma se construyen cuatro torres que concentrarán por lo menos a 10 mil oficinistas, quienes necesitarán alternativas dónde vivir.
Los proyectos que se construyen son un panorama para las inmobiliarias.
Los proyectos que se construyen son un panorama para las inmobiliarias. (Héctor Téllez)

México

La construcción de rascacielos de oficinas en Paseo de la Reforma detonará la repoblación de la zona centro de la Ciudad de México, que hasta el momento no registra un aumento significativo en su número de habitantes.

Las inmobiliarias que trabajan en la zona coincidieron en que los grandes proyectos en esa avenida servirán para que el primer cuadro de la ciudad se logre habitar por personas de clase media en adelante.

En 12 años de trabajo, el Fideicomiso del Centro Histórico únicamente ha conseguido que se vayan a vivir al centro de la ciudad 8 mil personas, 3 mil de 2006 a 2010 y 5 mil más de 2010 a 2014. Es decir, la zona tiene un total de 39 mil habitantes, aproximadamente.

Por eso los proyectos que se construyen en Reforma son un buen panorama para las inmobiliarias.

"Todo lo que se está pautando en temas de torres están programado entre 2015 y 2017, que es cuando la gente va a llegar y buscar alternativas por la zona. Un poquito antes de que culminen estos proyectos de tantas torres, es cuando se va a tener el boom", expresó Alesio Ricoy Berlanga, director de Ricoy Bienes Raíces.

La nueva tendencia que existe entre la población, según Ricoy Berlanga, es a usar más el transporte público o la Ecobici para evitar pasarse más de dos horas en medio del tránsito vehicular o atrapados en una manifestación.

"La gente en esta ciudad, que es tan complicada, está buscando acercarse a estos centros de trabajo y está empezando a tratar de ubicar vivienda en la zona centro de la ciudad, quizá todavía con sus reservas, porque es un espacio que se puede llegar a convertir en una pesadilla cuando haya bloqueos, cierres o manifestaciones, pero si viven cerca no es una preocupación", acotó.

A su vez, el director de Habitar Inmobiliaria, Álvaro Mejer, aseguró que el boom de vivienda llegará a la zona centro entre 2017 y 2018, cuando estén completamente consolidadas las nuevas oficinas en Reforma.

"Algunas cuantas decenas de miles de empleados van a trabajar en esas oficinas y esas personas van a necesitar vivir, sobre todo los que vengan de lejos, y se van a ver en la necesidad de moverse más cerca, ellos van a generar la demanda adicional, explicó.

Este crecimiento alcanzará otras zonas cercanas al primer cuadro de la ciudad como las colonias Condesa, Roma, Escandón e incluso más al norte, Lindavista.

"Va a llegar toda esta gente al centro, Santa María la Ribera, Tabacalera, e incluso la Morelos, y la Guerrero... La gente que simplemente no encuentre vivienda a su alcance económico tendrá que seguir buscando, y dónde es eso bueno, lo lógico es claramente lo que señalé, pero si no me puedo ir más al norte porque solo me subo al Metrobús o más al sur, que solo son unas estaciones del Metro", subrayó el especialista.

Habitantes potenciales

En Paseo de la Reforma se construyen cuatro proyectos emblemáticos que concentrarán a miles de oficinistas, por lo menos 10 mil, y según el pronóstico de los expertos causará paulatinamente una repoblación significativa del centro de la ciudad.

La Torre BBVA Bancomer es uno de los principales rascacielos y el más alto de los cuatro. Tiene 50 pisos que significan 225 metros de altura, en los que se concentrarán alrededor de 4 mil 500 empleados bancarios. El costo fue de 13 mil dólares por metro cuadrado y diseñado por el Despacho Arquitectónico Legorreta.

También destaca el proyecto Torre Reforma, con 244 metros de altura y capacidad para albergar alrededor de 3 mil trabajadores. El edificio está ubicado a un costado de la Torre Mayor y tendrá 57 niveles. El proyecto es un concepto diseñado por LBR&A Arquitectos.

En la esquina de Insurgentes y Reforma se encuentra otro de los rascacielos que transformarán Reforma y la vida del centro de la ciudad. Se trata del proyecto Punta Reforma. Tiene 185 metros de altura y contará con 37 pisos para oficinas. En este lugar trabajarán alrededor de 2 mil 500 personas, construcción a cargo de ZVA y Almena.

Finalmente, la Torre Diana, desarrollada por Paul Reichmann, Fibra Uno y el Fideicomiso Farca/Salame, consiste en una torre de 33 pisos que incorporan un total de 23 oficinas, tres locales comerciales, dos mecánicos y siete plantas de estacionamiento. Tendrá capacidad para albergar alrededor de 3 mil oficinistas.

Los cuatro proyectos presumen en sus sitios electrónicos que serán amigables con el ambiente y tendrán espacio suficiente para que los oficinistas desarrollen sus labores con comodidad y eficiencia.

Crecimiento sostenido

El director del Fideicomiso del Centro Histórico, Inti Muñoz, aseguró que la zona centro ha registrado un crecimiento sostenido en su población y se logró frenar un despoblamiento de 60 años de historia.

Explicó que solo en 1985 había 90 mil habitantes y para 2005 se alcanzó la cifra más baja de solo 31 mil personas. Fue a partir de ese año que empezó a rehabitarse el primer cuadro de la ciudad.

"Los número confirman que después de 60 años de perder habitantes aceleradamente, el proceso de repoblamiento está caminando con buen ritmo y de manera intensa, al recuperar 10 mil habitantes, más de 9 mil en menos de ocho años. Después de seis décadas años es un logro", señaló.

El fideicomiso se creó en 1990 con carácter privado y fue hasta 2002, durante la administración de Andrés Manuel López Obrador, cuando el Gobierno del DF tomó el control.

A partir de entonces se lograron reducir de 70 a 45 por ciento los espacios abandonados o que se usaban como bodegas, pero que tienen vocación de vivienda. Actualmente hay 150 edificios en remodelación.

"Se han venido registrando de 2010 a la fecha un conjunto de acciones, intervenciones, y rehabilitaciones de decenas de edificios. La prioridad en el nuevo uso es el reciclamiento de la vivienda siempre que sea posible. Buscamos edificios con vocación polivalente para que sea una ciudad sostenida con oficinas, turismo, con oferta cultural educativa y de servicios", dijo.

A mediano plazo, es decir para 2018-2020, se estima que la población del Centro Histórico se va a duplicar. La apuesta es a que lleguen habitantes de cualquier nivel económico.

Aunque no son la solución, las torres de Reforma serán un impulso para por fin repoblar el primer cuadro de la capital.

"Es un factor que se integrará a una sinergia y hay que hacerlo de manera equilibrada generando todas las opciones posibles para una repoblación plural que integre a todos los sectores sociales", dijo Muñoz.

El funcionario capitalino explicó que el repoblamiento del centro debe ser plural, por lo que de las últimas 5 mil personas que llegaron, la mitad se ubicó en viviendas de interés social y el resto en departamentos con rentas competitivas en colonias que están de moda "como en la Roma Sur, Alamos o Narvarte".

Finalmente, el director del Fideicomiso coincidió con los especialistas en que las manifestaciones no son la principal preocupación de los habitantes del centro, sino que los servicios públicos sean eficientes, "hay una adaptación habitacional a la dinámica de las marchas".

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]