Vecinos de Álvaro Obregón, contra el Tren Interurbano

Se oponen al trazo original porque “colapsará la zona y afectará su patrimonio”. Falta el proyecto informativo, acusa delegado.
Inconformes marcharon ayer y amagan con radicalizar su protesta.
Inconformes marcharon ayer y amagan con radicalizar su protesta. (René Soto)

Ciudad de México

Vecinos de Álvaro Obregón rechazan la construcción del Tren Interurbano México-Toluca y amagan con frenar las obras si las autoridades no acceden a modificar la ruta, la cual colapsará la zona y afectará su patrimonio, aseguraron.

Integrantes de por lo menos 90 comités vecinales de la delegación Álvaro Obregón se manifestaron pacíficamente para exigir a los gobiernos federal, capitalino y del Estado de México que cambien la ruta del tren y el viaducto elevado que conectará ambas entidades, el cual pasará por la avenida Vasco de Quiroga.

Los colonos piden que el ferrocarril pase por la carretera federal a Toluca y baje por avenida Constituyentes, ya que esta arteria es más amplia.

Por ello, ayer caminaron de la glorieta de la avenida Vasco de Quiroga y calles del pueblo de Santa Fe con pancartas y cacerolas que golpearon durante su recorrido.

“Ahorita estamos pacíficamente, pero después ya veremos”, señaló Olga Álvarez, integrante del comité vecinal de la colonia La Huerta.

El proyecto que actualmente se trabaja prevé que inicie en Zinacantepec, en el predio ubicado en las avenidas de Las Torres y Reyes Heroles para pasar por Camino Real a Toluca, continuar por avenida Vasco de Quiroga y culminar en Observatorio.

El tramo al que se oponen correría desde el corporativo de Santa Fe hasta Vasco de Quiroga y abarca por lo menos nueve kilómetros.

En tanto, el viaducto elevado iniciará en Periférico, pasará sobre Camino Real a Toluca para llegar hasta la avenida Tamaulipas, así lo detalla la ficha técnica de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.  

Sin embargo, el jefe delegacional en Álvaro Obregón, Leonel Luna, aseguró que hasta el momento no hay respuesta a la petición que hizo hace dos semanas a la secretaría federal y al gobierno capitalino para que le presenten el proyecto ejecutivo.

El funcionario calificó de “imprudente” haber dado a conocer el proyecto sin tenerlo realmente.

“Fue una imprudencia del gobierno dar a conocer la obra sin tener siquiera el proyecto ejecutivo, porque eso es lo que pasa, por eso no hay respuesta a mi petición  y la de los vecinos”, enfatizó el delegado.

Los colonos, entre ellos Édgar Mendoza, presidente del comité vecinal en Santa Fe, señalan que de llevarse a cabo el proyecto, que dicen “ni siquiera les han mostrado las autoridades”, serán afectados de manera importante, lo que ocasionará un impacto urbano, social y económico, por lo que no permitirán su construcción.

“El beneficio será para zona de ricos y no para nosotros, porque nosotros siempre hemos sufrido”, indicó.

Además, dijo que analizan solicitar la realización de una consulta con base en la Ley de Participación Ciudadana.

El próximo domingo realizarán otra marcha que partirá nuevamente de la glorieta de Vasco de Quiroga, pero esta vez su destino será la caseta de cobro de Toluca, explicó Silvia Carrillo Bolaños, representante vecinal y presidenta de la organización Nueva Generación de Familia Procalli.

“A nosotros no nos beneficia en nada, no pretendemos estar en contra del desarrollo, pero va a venir de Toluca y ellos serán los beneficiados. Además, es un proyecto mal planeado”, dijo.

“Por qué nosotros tenemos que buscar a la autoridad para decirle lo que no queremos que haga, que nos pregunten, debieron presentar el proyecto a los comités, pero nos ignoraron”, cuestionó la líder vecinal.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes prevé que el tiempo de recorrido de Observatorio (Distrito Federal) a Zinacantepec (Estado de México) sea de 38 minutos, porque los trenes alcanzarán como velocidad máxima 160 kilómetros por hora.

Será un transporte ferroviario moderno, eficiente, seguro y económico, a la altura de los que existen en grandes ciudades de otros países, indicó la dependencia federal.

De acuerdo con las autoridades, 80 por ciento del trayecto del Tren México-Toluca será un viaducto elevado.

Según el proyecto, de los 57.7 kilómetros de los que constará la vía, alrededor de 46 tendrán esta característica, para no causar conflictos en las zonas donde pasará el tren.  



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]