Embajada checa rehabilitará estatua del presidente Masaryk

La escultura fue donada en el 2000 por la alcaldía de Praga y es una réplica de una escultura que se encuentra en esa ciudad.

Ciudad de México

El jefe delegacional en Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo e Irena Válkyová, encargada de negocios de la embajada de la República Checa en México, firmaron un Convenio de Hermandad para rehabilitar la escultura del presidente Tomás Garrigue Masaryk y la avenida que lleva su nombre.

"Nos complace suscribir este convenio para mejorar las condiciones físicas y logísticas de la escultura del presidente Tomáš Garrigue Masaryk. Es un gesto que confirma la solidaridad y colaboración histórica entre ambos pueblos, y que hoy ratifica la delegación con el gobierno de la República Checa", explicó.

Irena Válkyová detalló que la firma del compromiso tiene como objetivo la preservación de los elementos físicos de la glorieta Presidente Masaryk, "ubicada en la avenida más cosmopolita y lujosa del Distrito Federal y que es conocida internacionalmente como zona comercial y turística".

La diplomática también habló sobre la relevancia que tiene para los checoslovacos que una avenida tan importante lleve el nombre del Presidente Tomáš Garrigue Masayk.

El titular de la Autoridad del Espacio Público, Eduardo Aguilar Valdez, afirmó que existe un trabajo coordinado en la Avenida Masaryk, donde se sembraron 400 árboles como parte del saneamiento ambiental y destacó la inauguración de una escuela para que los trabajadores de esta obra concluyan sus estudios.

El jefe delegacional adelantó que harán las gestiones necesarias ante la Autoridad del Espacio Público, para corregir el trazo geométrico del basamento de la escultura del Presidente Tomáš Garrigue Masaryk y que sea colocada al centro de la glorieta de la avenida y la calle Arquímedes.

También, se colocará una protección metálica y se elevará el nivel de la ubicación de la escultura para que el agua que emana de la misma, no obstruya la visibilidad de la estatua.

La avenida fue nombrada Presidente Masaryk en 1936, por decreto del presidente Lázaro Cárdenas, como una forma de consolidar las relaciones diplomáticas entre México y la República Checa.

El 28 de octubre del 2000, el Gobierno del Distrito Federal inauguró la escultura del presidente Tomáš Garrigue Masaryk, donada por la Alcaldía de Praga, la cual es una reproducción exacta de la estatua ubicada frente al castillo de esa ciudad inaugurada en marzo del mismo año.