Cada mes, presas reciben 150 toneladas de basura

La CdMx tiene 17 embalses que deben ser saneados para abastecer de agua a la ciudad; la gente lanza muebles y chatarra, explica funcionario.

Ciudad de México

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) invierte cada año cerca de 100 millones de pesos para retirar más de 150 toneladas de basura que se acumulan mensualmente en cada una de las 17 presas de la Ciudad de México.

Durante un recorrido que realizó MILENIO por las presas, el jefe de la unidad departamental del Sistema de Aguas, Herminio Quechol, explicó que este problema no es nuevo, año con año las presas o vasos reguladores se convierten en tiraderos a cielo abierto, debido a la inmensa cantidad de basura que arrojan los vecinos.

Detalló que desde que inicia el año se limpian las presas para que al llegar la temporada de lluvias tengan mayor capacidad de almacenaje, pero es un trabajo que no tiene fin, porque diariamente se llenan con desperdicios.

"Es asombrosa la cantidad de basura que la gente tira sobre los vasos reguladores, arrojan enceres domésticos, PET, roperos, sillones, muebles, chatarra, animales muertos y hasta partes de automóviles.

"La gente no entiende que están mal, porque si la rejilla que da al drenaje o al río entubado se tapa, el agua se comienza a desbordarse y toda esa basura se les regresa", explicó Quechol.

Tan solo para los trabajos de desazolve, que consisten en extraer la tierra que arrastran las aguas, se invierten anualmente 100 millones de pesos, cifra que no contempla los gastos extras que se hacen para retirar la basura que lanza la gente en cada una de las presas que se encuentran dentro del territorio de la capital.

"En sacar el material del fondo de la presa es en lo que el Sistema de Aguas invierte más dinero, porque se requiere de maquinaria para hacerlo, pero este dinero no está incluido en el presupuesto que se asigna a los trabajos de desazolve, por lo que se tiene que trabajar con los recursos que existen y a veces son insuficientes", detalló.

En este año se han desazolvado 12 presas de las 17, es decir 290 mil metros cúbicos, que consiste en sacar el material contaminado y evitar malos olores, también ayuda a dar mayor regulación a los vasos durante la temporada de lluvias y detener más el agua para que no entre a la ciudad y ésta no se inunde.

De acuerdo con el director de Drenaje del Sacmex, el problema tiene varios orígenes, pero uno de los principales tiene que ver con la gente que construyó sus casas a menos de 100 metros de distancia de los vasos. También destacó que son predios irregulares porque están en zona federal.

"Es una constate lucha. Como ves, esas casas están sobre los taludes de las barrancas y la mayoría son personas que invadieron y se plantaron, empezaron con una construcción rudimentaria y con el tiempo se convirtieron en construcciones completas. La verdad ya no creo que los retiren, aunque a largo plazo les afecte a su salud, pues es obvio que vivir en una zona insalubre afecta directamente a su familia".

Para realizar el desazolve y retirar los desechos sólidos, los trabajadores de Sacmex recurren a maquinaría pesada, lanchas y hasta a buzos, personal que tiene que sumergirse en las aguas negras y extraer manualmente toda la basura que será llevada posteriormente a las zonas de transferencia.

"Tan solo la limpieza nos lleva tres días, pero traemos recursos de otras oficinas, en lo que refiere al personal y camiones para agilizar la tarea de limpieza, pero como le vuelvo a repetir son 17 presas las que se tiene que limpiar durante toda la temporada de lluvias, además del mantenimiento que se les da semanalmente".

Otro de los casos es la presa San Joaquín, en los límites de la delegación Miguel Hidalgo y Naucalpan, Edomex aquí se retiran cerca de 60 mil kilos de basura al día.

La presa San Joaquín puede almacenar hasta 43 mil metros cúbicos en una tormenta y en solo seis horas llega a su máximo nivel, si Sacmex no realizara los trabajos de limpieza necesarios puede llegar a su máximo en menos de cuatro horas, lo que puede ocasionar un desastre.

A pesar de que las autoridades realizan operativos y hacen llamados de concientización a la población para que se evite tirar basura, no solo en las presas sino en todas las vías públicas de la ciudad para disminuir el riesgo de una inundación, la gente atiende las recomendaciones.

"Las presas regulan el agua de lluvia, lo que ayuda a que el sistema de drenaje profundo trabaje de forma correcta, debemos recordar que esto era un lago y que además tenemos cerca de 70 ríos entubados a los que se les debe de dar mantenimiento, porque sino la ciudad quedaría completamente bajo el agua".

"Desgraciadamente, algunos no toman conciencia y dicen que están en su derecho de disponer del espacio en el que viven; si tuvieran conciencia, no tuviéramos esta problemática", explicó Quechol.

Las presas fueron diseñadas para contener el agua de lluvia y evitar problemas al centro de la ciudad, pero a medida que ha crecido la población se ha tenido que conectar el drenaje en algunas casas a estas presas generando agua residual, es decir un drenaje al aire abierto que provoca ratas, serpientes, moscos y maleza, además de mal olor".


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]